VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización para jóvenes de 25 años a más

Tras la dación en pago a acreedores laborales de Doe Run, ¿qué seguirá para el complejo metalúrgico?

Hasta el 31 de julio, habían casi 2 mil acreedores adheridos a la dación en pago. Acreedores laborales mantienen conversaciones con 3 inversionistas. Circuitos de plomo y zinc necesitan 60 y 40 millones de dólares para su reactivación.

Foto: AFP
Foto: AFP
Christian Silva

Este viernes 31 de julio culminó el registro para que los acreedores laborales de la compañía minera Doe Run puedan adherirse al proceso de dación en pago.

De acuerdo a su último reporte, 1 mil 937 acreedores se adherieron a esta posibilidad, lo que representa el 55,81% del total de acreedores laborales. Además, comprende 410 millones 133 mil 562 soles y 20 céntimos de la deuda, representando el 80,21% del total de la deuda laboral, tanto la concursal como la corriente.

PUEDES VER Junta de acreedores de Doe Run buscará liquidar la compañía en 180 días

Ya para el 25 de julio, 2 mil 450 acreedores habían actualizado sus datos, aunque no todos se habían adherido a la dación en pago. Además, sol alrededor de 3 mil 450 trabajadores y extrabajadores a quienes Doe Run les debe de pagar.

Aún los números faltan actualizarse, señala Luis Castillo, delegado titular de los acreedores laborales de Doe Run Peru, por lo que el lunes estaría actualizado.

Fuente: Dación en pago Doe Run.

¿Qué implica esta dación en pago?

El traspaso del Complejo Metalúrgico La Oroya (CMLO) a los acreedores laborales como parte del pago de la deuda que tiene Doe Run. Los activos pasan a la empresa Nueva La Oroya S.A. y las acciones a los acreedores laborales.

Pero para ello, se realiza este proceso de dación en pago, comprendiendo a un grupo de acreedores. El proceso consiste en que el complejo es transferido como activo a la nueva empresa y esta le entrega las acciones. Con la dación en pago, se determinó la cantidad de acciones, no para cancelar el total de la deuda con los trabajadores y extrabajadores, sino una parte, explica Castillo.

El siguiente paso es hacer una reorganización simple y, a la par, dialogar con los alcaldes de La Oroya y Pampa - Coris por impuestos y alcabalas no canceladas, agrega. Tras ello, “los trabajadores de Doe Run pasan a estas empresas”.

Añade que Doe Run también se quedará con una parte de las acciones, la cual venderá para continuar cancelando la deuda con los acreedores. Con parte de la deuda cancelada con las acciones de Nueva La Oroya que recibirán los acreedores laborales, aún quedará pendiente el pago de cerca de 56 millones de dólares, estima Castillo.

Cuenta que los futuros accionistas van a contratar personas expertas a cargo de la empresa, a quienes estarán fiscalizando.

La situación de La Oroya y Cobriza

El 8 de julio, la Dirección General de Minería (DMG) del Ministerio de Energía y Minas (Minem) dispuso levantar la paralización de actividades en el Complejo Minero La Oroya, situación que no sucede con la mina Cobriza -también activo de Doe Run-, dado dos suspensiones, de la DMG y del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), apunta el representante de los acreedores laborales.

En el caso de Cobriza, en octubre de 2019 y enero de este año se determinó que se venderá a un nuevo operador, “que tendrá que reactivar la mina”. El proceso de venta se determinará en junta de acreedores, a llevarse a cabo el 18 y 21 de agosto.

Con el CMLO se encuentra operando parcialmente un área anexa concesionada, de 300 trabajadores y que genera ingresos por un millón de dólares, pero que le deben de pagar 2,5 millones de dólares al año para operar, aspecto que debe cancela la empresa minera el 30 de septiembre. “Si no se paga, cierran todo”, indica.

En junio, Carlos Carrizales, administrador concursal de Doe Run, apuntó a que en 180 días -alrededor de 6 meses- iban a solicitar la liquidación de la empresa minera, luego del traspaso de acciones de Nueva La Oroya, así como la venta de la mina Cobriza -que será transferida a Nueva Cobriza-.

¿Qué necesita el complejo para reactivarse?

El complejo tiene 3 líneas de producción: de cobre, plomo y zinc. De ellas, solo el circuito de cobre “no va a trabajar, porque falta un proceso a terminar”, señala Castilla en referencia a la planta de ácidos, cuya construcción se encuentra en un 50% y el resto representa un costo de 200 millones de dólares. para la implementación. A ello añade una planta gases sulfúricos.

En el caso de las líneas de plomo y de zinc, para la reactivación se necesitan 60 millones y 40 millones de dólares, respectivamente, para su reactivación. Para ello, los futuros accionistas necesitan de inversores. Luis Castilla apunta a que hay conversaciones con tres inversionistas extranjeros, con los que se espera retomar el diálogo cuando se reinicien los vuelos internacionales y que se podrían ya concretar cuando se traspasen las acciones a los acreedores laborales adheridos a la dación en pago. En las próximas reuniones de la junta de acreedores se definiá la fecha de traspaso de acciones a este grupo.

El representante de los acreedores señala que ese monto es para la operación total, en el caso del circuito de plomo, zinc, de las escorias -subproducto para la fundición- y los talleres en el complejo, pero que “Hay un grupo de 12 personas que están realizando este trabajo de la reactivación”, agrega. Aunque reconoce que el monto de inversión a entrar inicialmente puede ser menor, para que opere un porcentaje del complejo.

Con ello, “se necesita un mantenimiento general y una evaluación de los equipos, lo que durará hasta 3 meses. Entre 4 a 5 meses estaríamos comenzando a producir para empezar a vender”, acota.

A detalle, pueden laborar 380 ingenieros, 400 empleados y 1500 trabajadores, indica Castilla.

Asimismo, solicitan que el Minem libere el fideicomiso PAMA para el pago de arbitrios y deudas a los municipios de La Oroya y Pampas Cori, además de la concesión de operación. Entre ambos, calcula que son 5 millones de dólares. El monto restante estará destinado para cancelar los beneficios de los trabajadores que se adeuda.

Datos

Recontratación. La empresa ha señalado que los acreedores laborales -trabajadores y extrabajadores- de la unidad minera Cobriza con deuda corriente y concursal que se han adherido a la dación en pago mantendrán sus puestos de trabajo en la mina.

Producción. De acuerdo a Castilla, el complejo metalúrgico producía entre 60 a 70 mil toneladas de zinc al año, 900 mil toneladas de plomo y 1 millón 100 mil toneladas de cobre.