La revolución de Velasco

Patricio Quintanilla 

Director general de Ovis Consulting

Patricio Quintanilla 

Director general de Ovis Consulting

La semana pasada, exactamente el miércoles 3, se han cumplido 50 años de la revolución —mejor dicho golpe de Estado— que el general Juan Velasco Alvarado dio en contra del gobierno constitucional de Fernando Belaúnde Terry.

Los Antecedentes

Muchos años antes, se genera un litigio por el área que ocupaba la empresa estadounidense International Petroleum Company (IPC) para la explotación de yacimientos petroleros, conocidos como La Brea y Pariñas por su localización geográfica. El presidente Belaúnde asume la presidencia el año 1963 y ofrece solucionar este antiguo problema, que se concreta en la Ley 16674 del 26 de julio de 1967, que autoriza al Gobierno la reivindicación de los yacimientos e instalaciones de la IPC contra los adeudos.

Se firma el acta correspondiente por el presidente de la República, el presidente del Senado y el presidente de la Cámara de Diputados, lo que fue de aceptación general, hasta que se denuncia que no estaba la “página 11”, la que supuestamente consideraba costos y precios.

Este fue el pretexto para el golpe de Estado, realizado por el general Juan Velasco Alvarado.

La Política Económica

La posición política de Velasco Alvarado, ayudado por algunos civiles, fue de estatismo, con la convicción de que los principales medios de producción debían ser propiedad del Estado; es así que expropia varias empresas privadas creando una estructura empresarial del Estado como, por ejemplo, Petro Perú (el origen del problema), Aero Perú, Minero Perú, Hierro Perú, Centromin Perú, Entur Perú, Sider Perú, entre otras.

Otra decisión emblemática fue la reforma agraria, que limitaba el tamaño de los fundos que podrían quedar en poder de sus propietarios; los que excedían esta área, se convertirían en cooperativas, cuyos socios fueron los trabajadores; por falta de preparación de estos, el resultado fue una gran baja de la producción, especialmente en los complejos agroindustriales.

Medidas estatistas similares afectaron el sector pesquero, telecomunicaciones, medios de comunicación, entre otros.

Contexto Regional 

En la misma época, toma vigencia en Latinoamérica la posición de un economista argentino, el Dr. Raúl Prebisch, quien propone su modelo centro-periferia  acompañado de la propuesta de sustitución de importaciones, esto es que los países debían ser autosuficientes, promoviendo su industrialización.

Esta propuesta fue avalada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), de la cual Prebisch fue su secretario ejecutivo; los hechos demostraron que era una política errada que solamente conducía a ineficiencia.

Hechos Anecdóticos

En su obsesión nacionalista, llegó a prohibir los comics de Walt Disney como el Pato Donald y Mickey Mouse por ser alienantes e impidió un concierto del reconocido músico Carlos Santana, quien fue llevado a Seguridad del Estado y, de allí, directamente al aeropuerto.

Velasco declaró que su propuesta política no era “ni capitalista ni comunista” y que era el “modelo peruano” (¿?).

Conclusión

El gobierno de Velasco Alvarado fue catastrófico para la economía. Todas las variables macroeconómicas eran preocupantes: caída de las exportaciones, déficit fiscal, reservas internacionales netas, inflación y otras.

Todo esto motivó las “tres décadas perdidas” porque el ingreso per cápita se recuperó el año 2004. ß

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO