Excónsul peruano envuelto en denuncia sobre mafia china

Pesquisas. La fiscalía anticorrupción investiga al ex representante diplomático de nuestro país en Shanghái Carlos Alvarado Montoya. El gobierno chino lo expulsó luego de acusarlo de reunirse y recibir dinero de dos bandas que trafican ciudadanos chinos al Perú. La policía del país asiático investiga el caso desde el 2006, mientras Alvarado Montoya niega los cargos. 

Pesquisas. La fiscalía anticorrupción investiga al ex representante diplomático de nuestro país en Shanghái Carlos Alvarado Montoya. El gobierno chino lo expulsó luego de acusarlo de reunirse y recibir dinero de dos bandas que trafican ciudadanos chinos al Perú. La policía del país asiático investiga el caso desde el 2006, mientras Alvarado Montoya niega los cargos. 

Las mafias del "Dragón Rojo" habían infiltrado el consulado peruano en Shanghái al menos desde el año 2006, según las autoridades chinas, para el tráfico de inmigrantes a Estados Unidos, vía el Perú.
 
 
Tal es así que la policía y fiscalía china tienen declaraciones de sospechosos de integrar la mafia china y videos de reuniones que estos habrían sostenido con un cónsul peruano en eses país, el 2009 y el 2011, para coordinar la expedición de visas de negocios o turismo, que permitieran los viajes al Perú.
 
Además, comprobantes de transferencias bancarias e historial de llamadas telefónicas, donde se coordina la expedición de documentos para el viaje de los migrantes, a cambio de pagos de mil a dos mil dólares, por solicitante.

Expulsión

Por este motivo, el 10 de marzo, el gobierno chino comunicó al embajador peruano en ese país, Juan Carlos Capuñay Chávez, que el cónsul general peruano en Shanghái, ministro consejero Alvarado Montoya, era declarado persona no grata y se disponía su expulsión de ese país, en el plazo de 48 horas.
 
El retiro de Alvarado Montoya debía realizarse sin despedirse de ninguna autoridad y evitar cualquier participación en un acto público. La salida del cónsul peruano se hizo efectiva de inmediato y se oficializó el 22 de marzo del 2015, mediante resolución suprema.
 
Pero los motivos de esa expulsión recién se empiezan a conocer ahora. Los chinos han informado que entregarán todos los detalles de la investigación criminal, en caso que los peruanos la soliciten vía cooperación judicial internacional.
 
Enterado de esta noticia,  luego de recibir una denuncia del procurador del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Rodríguez Hernández, la fiscalía anticorrupción de Lima inició una investigación por delitos de cohecho pasivo propio y tráfico de inmigrantes en su modalidad agravada, contra Alvarado Montoya y otros que resulten responsables. 
 
 
Entonces, el fiscal anticorrupción Mario Huamán solicitó a las autoridades chinas, a través de la Oficina de Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones de la Fiscalía de la Nación, tener acceso al expediente del caso, las declaraciones de los involucrados, fotos y videos a los que se hace referencia en la nota diplomática, en relación al caso Alvarado Montoya.
 
Además, se ha solicitado que la Dirección de Trámites Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores informe sobre las visas de negocios y/o turismo expedidos entre los años 2009 al 2011 por el Consulado General del Perú en Shanghái.
 
Igualmente, se requerirán la declaraciones de los empleados del consulado peruano en Shanghái, que laboran en el área de expedición de visas y registro de actividad migratoria.

Desde Costa Rica

Según trascendió ayer en medios judiciales, las investigaciones de la policía china de este caso se remontan a octubre del 2006.
 
Ese año, la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, intervino el bote "Nalu" de bandera peruana, varado a 100 millas de Cabo Blanco, en Costa Rica, con 128 inmigrantes ilegales. La embarcación había sido abandonada por sus tripulantes y se movía a la deriva. 
 
Cuando los guardacostas abordaron la embarcación se encontraron con 54 peruanos y 74 chinos que tenían como destino Guatemala, rumbo a los Estados Unidos.

Secretos

Un grupo de 13 ciudadanos chinos llamó la atención de las autoridades porque tenían pasaportes con visas de turismo emitidas por el consulado peruano de Shanghái, entre mayo y junio del 2005. Habían llegado al Perú, supuestamente vía Holanda. 
 
Los otros 61 chinos tenían pasaportes falsos, con registros de ingreso y salida del Perú, Chile, Panamá y Estados Unidos.
 
Al ser interrogados por la policía costarricense, los chinos declararon que habían pagado entre 10 mil y 15 mil dólares por los documentos que les permitieron llegar al Perú y embarcarse rumbo a Estados Unidos.
 
Todo este grupo de inmigrantes fue repatriado al Perú en un avión Hércules de la FAP enviado por el gobierno peruano. En el avión viajaron agentes de Seguridad del Estado y dos inspectores de migraciones.
 
Según reportó la revista Caretas en su edición del 2 de noviembre, al regresar a Lima, los inspectores Luis Quiñón y Emilio Sosa emitieron un informe en el que se quejaban de que fueron obligados a embarcar primero a los chinos.
 
Quiñón y Sosa explicaron que las autoridades argumentaron que se trataba de una "operación secreta" que "no debía dejar huellas", para que los chinos se embarcaran antes que el grupo de peruanos, donde había niños. 
 
En Lima, el grupo de chinos fue liberado y se desconoce si regresaron a su país o completaron su viaje a Estados Unidos, por otros medios. Todo se mantuvo en secreto y del caso nunca más se habló en el Perú, ni en la Cancillería.
 
El cónsul general del Perú en Shanghái en esa época y que emitió las visas de turismo era el ministro Enrique Belaunde Vargas. 

Visado en Shanghái

Pero las autoridades chinas sí habrían seguido con las investigaciones. En la nota resumen entregada a la Cancillería, los chinos dicen que los mafiosos operan desde el 2006 en el tráfico de inmigrantes al Perú y que establecieron relaciones con el cónsul peruano en Shanghái el 2009 y el 2011.  
 
La nota diplomática de queja de la República Popular China, a la que ha tenido acceso este diario, dice textualmente: "Según pruebas recopiladas por la parte china, dos bandas criminales sospechosas de organizar tráfico ilícito de más de 150 ciudadanos chinos hacia el Perú desde el año 2006 establecieron relaciones con el señor Diego Alvarado Montonya, el entonces Cónsul General del Perú en Shanghái, en el año 2009 y 2011, respectivamente.
 
Las bandas criminales falsificaron documentos requeridos para sacar visas de negocios del Perú, entrenaron a los solicitantes según informaciones ofrecidas por el señor Alvarado y los llevaron a entrevistas con el Sr. Alvarado solo, pagando como beneficio al Sr. Alvarado en efectivo o a través de transferencia bancaria de 1.000 a 2.000 dólares estadounidenses, por cada solicitante.
 
La parte china ha obtenido confesiones de los sospechosos de las bandas, video de una reunión entre un sospechoso y el Sr. Alvarado en la que el último recibió un sobre con dólares estadounidenses, registro de transferencias bancarias, entre otros sospechoso y el Sr. Alvarado y sus historiales telefónicos con referencia a la cantidad de solicitantes, hora de entrevista, costo de comisión, etc. 
 
Las dos bandas arriba mencionadas han sido capturadas y se encuentran en proceso judicial. Según las leyes de China, la transferencia de las pruebas criminales debe realizarse a través de estricto proceso judicial. Si la parte peruana quiere obtener las pruebas detalladas, sírvase solicitar a la parte china vía asistencia judicial penal".

Cónsul

Este documento fue emitido en julio último por el encargado de negocios de la embajada de la República Popular China en Lima, a insistencia de la Cancillería peruana, en el marco de la Cumbre de la Alianza del Pacífico
 
El actual encargado del consulado peruano en Shanghái ha informado que un ciudadano peruano se encuentra detenido en ese país, procesado por delito de trata de personas. 
 

Alvarado Montoya radica actualmente en Lima y rechaza haber tenido contacto alguno con alguna mafia de trata de personas. Él fue nombrado cónsul general del Perú en Shanghái, el 22 de enero del 2010, por el entonces presidente Alan García Pérez. 
 
Antes, desde el 2008, Montoya se desempeñó como director ejecutivo del Programa Umbral de la Cuenca del Desafío del Milenio y asesor de la presidencia del Consejo de Ministros, en el gabinete de Jorge del Castillo.

Alvarado Montoya dice que no ha recibido dinero ni festinó trámites

"No es cierto lo que dice esa nota resumen, no es cierto porque no existen los hechos, no se ha producido ninguna reunión, ni he recibido dinero en efectivo, ni transferencias bancarias ni festiné ningún trámite", afirmó el ministro consejero Carlos Diego Alvarado Montoya, en declaraciones al programa 'Cuarto Poder' de América Televisión. 
 
Alvarado Montoya enfatizó que salió de China sin saber por qué lo declararon persona no grata y no preguntó por qué no podía pedir ninguna explicación, porque un país puede tomar esa decisión hasta por un tema subjetivo, como considerarlo demasiado gordo.
 
El ministro consejero se mantiene en actividad en la Cancillería peruana. En octubre último, con retroactividad a marzo del 2015, labora en la Dirección General para África, Medio Oriente y el Golfo y se le ha considerado en el quinto lugar de la lista para el acenso en el servicio diplomático. 

Claves

Cónsul. Carlos Diego Alvarado Montoya se desempeñó como cónsul general del Perú en Shanghái, de enero del 2010 a marzo del 2015.
 
Mafia. La mafia china de emigrantes opera desde el 2006 trayendo ciudadanos chinos hasta el Perú, desde donde se vuelven a embarcar a otros países de Sudamérica o Estados Unidos.
 
Shanghái. El consulado peruano en Shanghái atiende las provincias chinas de Zhejiang, Jiangau, Anhui, Fujian y Jiangxi.

Te puede interesar