Denuncian a Toledo, su esposa, su amigo Maiman y su ex seguridad Dan On

Por presunto lavado de activos. Fiscalía les atribuye haber transferido 9.4 millones de dólares de presunto origen ilícito, que el ex jefe del Estado destinó a la compra de una residencia en Las Casuarinas y dos oficinas en Monterrico por intermedio de una compañía off shore constituida en Costa Rica.

Por presunto lavado de activos. Fiscalía les atribuye haber transferido 9.4 millones de dólares de presunto origen ilícito, que el ex jefe del Estado destinó a la compra de una residencia en Las Casuarinas y dos oficinas en Monterrico por intermedio de una compañía off shore constituida en Costa Rica.

César Romero C.

El juez Abel Concha Calla deberá definir en los próximos 15 días hábiles si el ex presidente Alejandro Toledo, su cónyuge Eliane Karp, su suegra Eva Fernenbug y su amigo Yosef Maiman, además de su ex jefe de seguridad, Avi Dan On, pretendieron cometer delito de lavado de activos al transferir, fondos por 9'445.547 dólares, a la empresa off shore Ecoteva, en Costa Rica, fondos que luego utilizaron para adquirir propiedades y pagar dos hipotecas en Lima.

A las 8:30 de la mañana de ayer, la fiscal provincial de lavado de activos, Cristirosi Morales, se presentó en el despacho del juez Concha, en el 16° Juzgado Penal de Lima, para presentar el documento con el que reiteró la denuncia penal que la fiscal provincial, Elizabeth Parco, presentó el 22 de mayo del 2014 contra Eva Fernenbug y su abogado David Eskenazi, por presunto lavado de activos de origen ilícito.

Además, conforme lo advirtió ayer La República, la fiscalía también formuló denuncia penal contra el ex presidente Alejandro Toledo, su esposa Eliane Karp, el ex asesor de seguridad de Palacio de Gobierno, Avraham Dan On, el hijo de este, Shai Dan On, y el empresario Josef Maiman Rapaport.

Aunque también se pidió un plazo ampliatorio para diligencias complementarias. La fiscalía de lavado de activos y el juzgado guardaron hermetismo sobre el documento.

Antiguo Código

La fiscal Morales, que se hizo cargo de esta investigación hace 20 días, denunció al ex presidente Alejandro Toledo y los demás implicados por delito de lavado de activos, en la modalidad de ocultamiento y tenencia agravada de fondos de origen ilícito.

El proceso se tramitará con el antiguo Código Procesal Penal. Una idea para adecuar este caso al nuevo Código Procesal Penal, para que la fiscalía continúe investigando, no prosperó. No era viable, concluyeron en la fiscalía.

El Poder Judicial ya había tomado conocimiento de este caso, en mayo del 2014, con las reglas procesales antiguas. El juez Concha había hecho una serie de observaciones y planteado realizar diversas diligencias, lo que motiva esta denuncia ampliatoria.
las novedades

Junto con la denuncia, que constan de menos de 20 páginas, se entregaron 72 tomos de documentos. El personal de la fiscalía de lavado de activos y del juzgado penal están contabilizando y verificando cada una de las páginas de los documentos recibidos.
Al terminar este proceso, que podría concluir recién el lunes próximo, la denuncia habrá ingresado oficialmente al juzgado.

Diversas fuentes judiciales y de la fiscalía precisaron que allí terminan las novedades. Casi no hay nada nuevo a las diligencias, documentos y testimonios recogidos por la fiscal Elizabeth Parco, el año pasado. 

Como se recordará, en junio del 2014, el juez Abel Concha devolvió la denuncia de Parco al considerar que estaba incompleta para tomar una decisión, y le pidió al Ministerio Público ampliar las diligencias y precisar los cargos contra el ex presidente Toledo y su familia.

Uso del dinero

Pero, desde esa fecha poco se habría avanzado. En los nueve meses que el expediente permaneció en la fiscalía de lavado de activos solo se hizo la traducción oficial de una serie de documentos bancarios de la cooperación judicial Suiza y la declaración de los peritos que buscaron precisar el monto total del dinero que ingresó a las cuentas de Ecoteva.

De acuerdo con las denuncia, Eva Fernenbug, con la activa colaboración de Alejandro Toledo y de su hija Eliane Karp, adquirió dos propiedades en Lima.

Una ubicada en calle Cascajal 709, urbanización Panedia, Surco, por 3'750,000 dólares y una oficina y tres estacionamientos, en la Torre Omega,  en Surco, por 882,000 dólares.

La participación de Toledo y Karp en el manejo de los fondos de Ecoteva se establecería por el hecho de que con parte del dinero recibido en Costa Rica se cancelaron dos hipótecas: una por 217,007 dólares de una casa en Camacho ubicada en la calle Los Olivos 185-183, en La Molina y otra por 277,308.96 dólares de una casa de playa, en el balneario de Punta Sal, en Tumbes.

Además, de la participación de Alejandro Toledo en la constitución de la empresa Ecoteva en Costa Rica, al acudir el 19 de enero del 2012, a las oficinas del notario Melvin Rudelman, en compañía de Dan On. Las contradicciones en las declaraciones de Toledo, a la prensa y en la fiscalía, no son tomadas en cuenta por que están dentro de la esfera del derecho de defensa.
Las cuentas

Las compras y cancelación de las hipotecas se realizaron  con un préstamo bancario por tres millones de dólares del Scotiabank, que se cancelaron con certificados de depósitos de la empresa Ecoteva Consulting Group, constituida en Costa Rica, el 23 de enero del 2012.

Posteriormente se estableció que los fondos de Ecoteva provinieron de las empresas Milan Ecotech Consulting y Ecostate Consulting, también creadas en Costa Rica, en julio del 2011 y octubre del 2011, respectivamente. 

Los peritajes posteriores establecieron que por estas tres empresas pasaron un total de 9'445,549. 87 dólares, cuyo origen inicial es incierto, para la fiscalía.

Eva Fernenbug y Josef Maiman y la Cooperación Internacional Suiza han indicado que ese dinero provenía de cuentas en ese país de la empresa Confiado International Corp, que pasaron por Panamá, hasta llegar a Costa Rica.

Los fondos transferidos a Ecoteva estuvieron previamente bajo administración de Avraham Dan On en las Ecostate, Milan Ecotech y Shirlon Dash Consulting, y parte de los mismos concluyeron en Ecoteva.

Maiman ha declarado que entregó este dinero para que Dan On lo invirtiera a su nombre, pero al no obtener resultados firmó un contrato para las inversiones inmobiliarias a través de Eva Fernenbug.

Posteriormente, Maiman refirió que al quedar un faltante, el presidente Toledo le pidió  un préstamo para cancelar sus hipotecas, a lo que accedió, pero sobre lo cual la fiscalía mantiene dudas.

El Procedimiento

De acuerdo con el antiguo Código Procesal Penal, el juez Abel Concha dispone de 15 días para tomar una decisión. El juez tiene hasta tres opciones.  Desestimar la denuncia por falta de pruebas y mandarla al archivo; considerar que no se han cumplido las observaciones que hizo el 2014 y devuelve, por segunda vez, a la fiscalía o abre instrucción para una investigación a nivel judicial.
En la tercera alternativa, el juez también deberá decidir si dispone una medida restrictiva de libertad contra alguno o todos los denunciados: detención, comparecencia con impedimento de salida del país o comparecencia simple.

Deberá tener en cuenta que Eva Fernenbug, Josef Maiman, Avraham y Shai Dan On no viven en el país, en tanto, que Toledo y Karp suelen viajar regularmente fuera del país. Si, luego, alguno no se pone a disposición de la justicia deberá plantear su captura internacional para extradición.

Uno de los temas que podrá ser materia de debate en esta instancia es definir cuál es el delito que generó los fondos que llegaron a Ecoteva. La fiscalía y el Poder Judicial tienen diferentes opiniones sobre este punto.

Los fiscales consideran que no es necesario probar un delito fuente para investigar, mientras que para los jueces sí es necesario saber de dónde salió el dinero.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO