MELGAR VS INTER - Cuadro arequipeño clasificó a las ‘semis’ de la Copa Sudamericana
Política

La ciudadanía empieza a movilizarse contra el Gobierno y el Congreso

Organizaciones sociales y colectivos juveniles han convocado diversas marchas para este fin de semana. El gabinete Valer y la contrarreforma universitaria encabezan su lista de reclamos.

Marchas. La población organizada vuelve a las calles en defensa de sus derechos. Foto: Clinton Medina/La República
Marchas. La población organizada vuelve a las calles en defensa de sus derechos. Foto: Clinton Medina/La República
Elizabeth Prado

Diversas organizaciones sociales y colectivos juveniles vienen anunciando marchas de protesta ante el desgobierno, las evidencias de corrupción, el autoritarismo y la defensa de intereses políticos sobre los intereses del país que se evidencian tanto en el Gobierno como en el Congreso de la República.

La convocatoria para las movilizaciones no es para la quincena ni para fin de mes. Es para hoy viernes 4 de febrero y mañana sábado 5 de febrero en la plaza San Martín, a las 3.00 de la tarde.

Sin duda, la designación de Héctor Valer como presidente del Consejo de Ministros y el modo como revictimizó a su hija el mediodía de ayer fue la gota de derramó el vaso.

¡Fuera, Valer! ¡La educación se respeta! ¡Basta de corrupción!”, se lee continuamente en las redes sociales. Y agregan: “¡Ni Castillo, ni el Congreso podrán contra nuestros derechos!”, en clara alusión a la aprobación de la norma que debilita a la Sunedu, promovida por las bancadas de Renovación Popular, Fuerza Popular y el gobiernista Perú Libre.

Héctor Valer

La marcha por la educación y en rechazo al retorno de la Asamblea Nacional de Rectores de mañana sábado ha sido convocada por gremios como la Federación Peruana de Estudiantes de Medicina Humana (ver página 16).

También hay una manifestación pública de las mujeres contra el gabinete Valer. Ellas gritan: ¡Fuera, gabinete machista y corrupto!

Las feministas y mujeres en su diversidad se han autoconvocado para realizar un plantón en el Ministerio de la Mujer, Camaná 605, hoy viernes a las 3.00 de la tarde.

A través de un comunicado señalan que la designación de Héctor Valer como premier no es coherente con la lucha para enfrentar la violencia hacia las mujeres. “Esta designación nos agrede”, mencionan en relación a las denuncias por violencia física contra su esposa e hija que tiene Héctor Valer.

Las primeras muestras de inconformidad por parte de la ciudadanía ante la coyuntura política ya empezaron a mostrarse. Foto: @jfowks / Twitter

En cuanto al ministro de Defensa, José Luis Gavidia, señalan que esa designación las insulta, por haber minimizado los cargos contra Valer y pretender catalogarlos como asunto privado. Además de tener denuncias por violencia psicológica contra su expareja.

Asimismo, se refieren a Katy Ugarte como ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. De ella dicen que su designación “es un agravio para las mujeres”, por las declaraciones cargadas de expresiones que discriminan a la población LGBTQI+ y que está contra el enfoque de género, lo cual es incompatible con el mandato que este cargo exige.

La Amazonía indígena también se dirigió al presidente Pedro Castillo. “Hace tres semanas el hoy premier acusaba a los pueblos indígenas de terratenientes, de paralizar la economía nacional. También propuso convertir lo comunal en propiedad individual, además de acusar a las comunidades nativas de perforar el oleoducto y atacar a quienes protestan”, cuestionaron en su cuenta de Twitter.

Agregaron que Héctor Valer ignora los estudios sobre el Oleoducto Norperuano que evidencian 474 roturas por corrosión y fallas solo entre el 2000 al 2019; documentos que exoneran a las comunidades y sospechan del negocio de US$ 434 millones en la ‘reparación’ con empresarios vinculados a Petroperú.

Una declaración desaprobada con fuerza en redes fue la de la congresista Milagros Jáuregui de Aguayo, de Renovación Popular, respecto al sueldo de los parlamentarios. Dijo que no les alcanza, que no les dan carro, chofer, gasolina ni canasta de Navidad. Y que se merecen al menos S/ 20.000 líquidos. Ya se creó la frase “estoy aguayo”.