‘‘Que se ponga falda’', la frase machista que usó Héctor Valer para minimizar la defensa a las mujeres

Especialistas coinciden en que el legislador de Somos Perú-Partido Morado utilizó la frase para atacar a José Ventura, quien pidió respeto para Vivian Olivos, presidenta de la Comisión Agraria.

Héctor Valer es congresista de la República en representación de Lima. Foto: Marco Cotrina/La República
Héctor Valer es congresista de la República en representación de Lima. Foto: Marco Cotrina/La República
Diego  Casimiro Oré

El último miércoles 8 de septiembre, durante la sesión de la Comisión Agraria del Congreso, el parlamentario Héctor Valer emitió una expresión machista dirigida a su colega José Ventura, luego de que este último exigiera respeto para la presidenta de dicho grupo de trabajo, Vivian Olivos.

“Debemos llamar la atención al congresista que hace uso de la palabra, merecemos respeto, mejor aún si se trata de una dama que conduce la comisión”, dijo Ventura.

A lo que Valer, quien fue expulsado de la bancada de Renovación Popular antes de iniciar funciones, respondió: “Todos merecemos respeto, el caballero que acaba de defender a la mujer es conveniente que se ponga falda, entonces”.

El rechazo no se hizo esperar: desde su misma bancada y la de Avanza País exigieron disculpas públicas por los enunciados “que refuerzan estereotipos de género, impiden la construcción de masculinidades responsables y entorpecen la lucha contra la violencia hacia las mujeres”.

Lazy loaded component

Expresión de Valer busca descalificar posición de Ventura, afirman expertos

Para Diana Miloslavich, coordinadora del programa de Participación Política de la ONG Flora Tristán, expresiones como las de Héctor Valer, así como las de Guido Bellido, son señales de que los legisladores “no tienen ninguna disposición de mejorar y respetar los derechos de las mujeres y a las mujeres en general”.

“Somos una sociedad donde el machismo está muy arraigado, creo que quienes tienen un cargo público deberían hacer el esfuerzo, por su investidura, de abstenerse de esos comentarios tan machistas en el Congreso (...) Lo que está diciendo el congresista (Valer) es que ponerse una falda es algo menor, algo para descalificar (una opinión). Es como cuando ellos dicen: ‘Ponte los pantalones’, creen que hay una superioridad masculina que quieren imponer”, sostuvo en diálogo con La República.

En ese sentido, Miloslavich calificó como “grave” la agresión verbal sexista que manifestó Valer, debido a que “el machismo puede aparecer como una cosa menor, pero va escalando hasta matar a una mujer”.

“Es necesario que los hombres tomen conciencia, sobre todo quienes son autoridades elegidas o designadas, que para que este país mejore se tiene que erradicar el machismo, porque hoy se expresa en decir: ‘Póngase una falda’, pero también se expresa en hechos y acciones que causan discriminación, violencia, abuso y muerte, como los feminicidios”, agregó.

En tanto, Jaikel Rodríguez, psicólogo y miembro del colectivo Red Peruana de Masculinidades, aseguró a este medio que la frase en cuestión guarda relación con el denominado ‘pacto masculino’.

Si yo le digo: ‘Que se ponga falda’, hay un intento de desvalorización de la masculinidad, pero de fondo hay un reclamo de traición al pacto masculino. ‘¿Tú por qué sales en defensa de...?’ Existe esa idea de la complicidad masculina: ‘Entre hombres debemos taparnos nuestras cosas’. Eso se ve en la política, en la calle, en el barrio, en la casa, en la familia, en todos los niveles, porque así funciona el machismo, bajo complicidades masculinas o de la sociedad”, sostuvo Rodríguez.

Por su parte, Gabriela Zavaleta, presidenta de la organización feminista Más Igualdad, indicó que Valer habría intentado mofarse de Ventura y “hacerlo sentir menos mandándolo a usar una prenda femenina”.

Como diciéndole: ‘Ponte una falda porque tú no tienes capacidad de ponerte pantalones’. En un entorno como el peruano es una frase que tiene connotación machista, pero principalmente es una connotación de inferioridad, de lo que es ser mujer versus lo que es ser hombre”, complementó.

Denuncian uso político de la lucha de la violencia contra la mujer

Jaikel Rodríguez aseveró que la condena a la agresión verbal sexista contra Patricia Chirinos que realizó Valer Pinto formaría parte del uso político de las luchas por la igualdad de género.

Es el uso instrumental de la noción de igualdad y no violencia, porque en el fondo no lo comprenden, ni lo practican. Pero cuando han visto que hay una posibilidad de golpear, petardear a algún político o ven que hay una sensibilidad sobre el tema entonces me trepo a eso y de pronto soy pro igualitario, pro no a la violencia, pro género. Al final es una práctica muy masculina y machista. La lógica del enemigo”, señaló.

En esa misma línea, Gabriela Zavaleta afirmó que “casos tan sonados, como en un contexto de polarización política en la que nos encontramos, definitivamente son aprovechados” por la clase política para mostrarse ante la ciudadanía como “las personas con capacidad moral en relación al adversario”.

“Naturalmente, lo que pasó con la congresista Chirinos fue un tema muy fuerte y que ha recibido bastante atención, debido a las personas involucradas (tercera vicepresidenta del Congreso y titular de la PCM), con toda la condena que se debe hacer contra el primer ministro Bellido por no solamente esto, sino por otras muchas declaraciones y pensamientos difundidos en redes sociales”, precisó a La República.

Zavaleta instó al Parlamento a materializar “esta condena y este rechazo en acciones concretas, como hacer un compromiso contra el acoso político o verificar que se están cumpliendo las leyes a favor de las mujeres”.

Papel de la Comisión de Ética en casos de agresiones sexistas

Para la presidenta de la organización Más Igualdad Perú, casos como el de Héctor Valer no terminarían en un castigo correspondiente en la Comisión de Ética, ya que considera algo contradictorio poner a los congresistas a investigar y sancionar a sus colegas.

En todos los Congresos de los que tenemos conocimiento la Comisión de Ética no suele sancionar a sus colegas cuando se trata de casos que pueden aprovecharse políticamente. Hay mucha negociación y mucho transar, qué me conviene y qué le conviene al otro. Desde que se parte de ese análisis las acciones que pueden llevar a cabo en la Comisión de Ética son muy pocas”, acotó.

Por su parte, Diana Miloslavich señaló que las agresiones verbales sexistas “no tendrían que pasar necesariamente por la Comisión de Ética” si la ley n.° 31155, ley que previene y sanciona el acoso contra las mujeres en la vida política, contempla la investigación y sanción a expresiones machistas.

En ese sentido, la también vocera de Somos la mitad, queremos paridad pidió un ajuste inmediato a la mencionada norma. “Esperamos que hayan modificaciones y entren estas expresiones que parecen menores”, agregó.