Niña muere tras enredarse en un columpio mientras habla por teléfono con amigos

Grace se estranguló accidentalmente en su jardín en Estados Unidos. Su madre la encontró inconsciente y la llevaron de urgencia al hospital.

Los servicios de emergencia en Tedder Square en Widnes, Reino Unido. Foto: MEN
Los servicios de emergencia en Tedder Square en Widnes, Reino Unido. Foto: MEN
Mundo LR

Grace Patricia Hamnet, de 11 años, de Widnes, Cheshire, Reino Unido, estaba en una conversación telefónica grupal con amigos cuando se estranguló accidentalmente con la cuerda en un columpio de jardín en su casa la mañana del 23 de mayo.

Lamentablemente, murió en el Hospital de Niños Alder Hey en Liverpool cinco días después, informa CheshireLive.

Grace fue descubierta inconsciente por su madre que había salido a pedirle que estuviera pendiente de la entrega de McDonald’s, según indicaron este lunes 7 de diciembre quienes están a cargo de la investigación sobre su muerte en Warrington Coroner’s Court.

Los gritos de su madre alertaron al vecino, quien saltó la cerca para ayudar y realizarle reanimación cardiopulmonar al niño.

PUEDES VER: Argentina detecta el primer caso de ómicron en su país

Grace estaba en un paro cardíaco cuando la ambulancia llegó a la casa y los intentos de resucitarla continuaron durante el viaje al hospital. Finalmente se estabilizó y permaneció “profundamente inconsciente” antes de ser transferida a Alder Hey en Liverpool.

Foto: MEN

En la evidencia escrita leída en la audiencia, la Dra. Carla Thomas, consultora de cuidados intensivos pediátricos dijo: “Grace estaba perfectamente en forma y bien en la mañana del 23 de mayo”.

“La habían visto por última vez jugando en el jardín de su casa mientras estaba en un chat de video con amigos”.

Cuando Grace llegó al hospital, se sometió a una tomografía computarizada que reveló que había sufrido una lesión cerebral como resultado de la pérdida de oxígeno y suministro de sangre.

PUEDES VER: Muertes se elevan a 15 y desaparecidos a 27 por erupción de un volcán en Indonesia

Una resonancia magnética al día siguiente confirmó la gravedad de la lesión y los neurocirujanos concluyeron que no se podía hacer nada más.

También en la evidencia escrita leída en la audiencia estaba el testimonio del inspector, el detective Robert Lees, de la Policía de Cheshire, quien declaró: “Ella había estado en una charla grupal con amigos de la escuela”.

“Indican que durante la conversación telefónica del grupo, Grace les mostró la cuerda y les dijo ‘Podré pasar mi cuello por esto y ahorcarme. Lo mencionó en broma”.

En la audiencia se expuso que después de decirle esto a sus amigos en WhatsApp, el teléfono de Grace se quedó apuntando al cielo y no hubo más comunicación de ella. Sus amigos se asustaron y notificaron a sus padres, quienes se comunicaron con las autoridades pertinentes.

PUEDES VER: “Fue un pecado de carne”: Papa Francisco defiende a obispo acusado de intimar con una mujer

DI Lees sostuvo que la madre de Grace había dejado en claro que su hija no se haría daño a sí misma y era una niña feliz.

Una investigación de la Policía de Cheshire confirmó que no hubo circunstancias sospechosas en torno a la muerte de Grace ni participación de terceros. “No hubo preocupaciones de nadie acerca de Grace”, aseguró DI Lees.

El médico forense asistente Heath Westerman aceptó la causa médica de la muerte, afirmó que no había evidencia de intención de autolesionarse y concluyó que la muerte de Grace fue accidental.

“Mi corazón está con los padres de Grace, en particular con su madre, debido a la forma traumática en que encontró a su hija en dificultades”, agregó.