Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Estudio de Ipsos Perú: casos atípicos en las actas son similares para Pedro Castillo y Keiko Fujimori

María Elena Castillo

Ipsos no detectó que en alguna región en particular se concentre la existencia de casos especiales que favorezcan a uno u otro candidato. Foto: composición LR
Ipsos no detectó que en alguna región en particular se concentre la existencia de casos especiales que favorezcan a uno u otro candidato. Foto: composición LR

Evaluación. Análisis elaborado por encargo del Instituto Pro Democracia señala que el 95,26% de actas están dentro de los valores normales, y que si se anulan todas las atípicas no variaría el resultado de ONPE. Concluye que no hay gran diferencia entre la primera y segunda vuelta en las actas en que un partido tuvo cero votos y el otro al menos uno.

Publicidad

La gran mayoría de actas electorales de la segunda vuelta están dentro de los parámetros estadísticos normales, revela un estudio elaborado por Ipsos Perú, por encargo del Instituto Pro Democracia; y apenas menos del 5% se califican como atípicas, al alejarse de los promedios de los resultados de sus respectivos locales de votación.

Este análisis, realizado sobre el 100% de las actas contabilizadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), revela que 82.408 de ellas están en el grupo estándar, y que las actas atípicas que benefician a Pedro Castillo o a Keiko Fujimori son similares: para Fuerza Popular son 1.995 (2,31%), y para Perú Libre 2.085 (2,41%).

Asimismo, no se detectó que en alguna región en particular se concentre la existencia de estos casos especiales que favorezcan a uno u otro candidato, sino que están salpicados por todo el país.

Resultados a nivel de locales de votación

Infografía - La República

Infografía - La República

También muestra que hay un patrón similar de votos atípicos en esta segunda vuelta con el que hubo en el 2016, entre Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, así como en los votos blancos y nulos.

Además, el estudio determina que la variación es tan pequeña que si se eliminaran todas esas actas, los resultados no se alterarían de forma significativa y se mantendría el orden de resultados preliminares publicados hasta hoy por ONPE. Esto sin tomar en cuenta los casos que deberá resolver el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) en los próximos días.

El presidente del Instituto Pro Democracia, Ramiro F. Prialé, afirma que “este estudio aportará insumos de carácter técnico que coadyuven a disipar los cuestionamientos sobre una presunta falla sistémica de la segunda vuelta electoral para elegir presidente y vicepresidentes de la República”.

Aclara que no hay la intención de interferir en la labor del JNE que verá las apelaciones a “los recursos de nulidad que, conforme a su derecho, han formulado Fuerza Popular y Perú Libre”.

Infografía - La República

Diferencia en votos

El estudio establece que hay 234 actas con cero votos para ambos candidatos, que principalmente corresponden a mesas anuladas y en menor lugar a otros motivos, como que no se instalaron las mesas.

Las principales razones de las anulaciones son que el total no coincide con el número de votantes, se suma como voto blanco a personas que no han ido a votar, o se cuentan doblemente votos como impugnados y su “intención” de voto, entre otros.

Además, en 70 mesas Fuerza Popular no obtuvo ningún voto y Perú Libre al menos uno, de los que 11 son casos atípicos; mientras que en 17 mesas Perú Libre tuvo cero votos y Fuerza Popular contó al menos uno, de los que 7 fueron atípicos.

Al respecto, la directora de Asuntos Públicos de Ipsos Perú, Patricia Rojas, remarca que en esos casos atípicos, en la primera vuelta el fujimorismo tuvo un promedio de 2,1 votos por mesa; mientras que en el caso de Perú Libre el promedio fue 11,5 votos. Es decir, en ninguno hay una diferencia abismal.

Sostiene que no necesariamente en las mesas de casos atípicos se han registrado irregularidades, y que ello lo definirá el JNE.

Infografía - La República

Infografía - La República

Refuerza la idea de que no se produjo fraude

Iván Lanegra - Secretario general de la Asociación Civil Transparencia

Cuando hablamos de fraude nos referimos a una situación en que se produce una generalizada y sistemática vulneración de la voluntad popular, y cuando una cosa así ocurre, normalmente a través del trabajo de campo que se hace el día de la votación o el análisis de los resultados, se pueden identificar problemas que pueden dar cierta evidencia o indicios que apunten a un posible fraude. Hasta el momento, como afirmaron los observadores electorales y personas que han hecho análisis de los resultados de la votación, no existe ningún indicio de fraude. Y el estudio de Ipsos Perú que se acaba de conocer va en la misma línea: concluye que no hay ninguna sospecha de fraude.

Este estudio también refuerza lo que hemos señalado desde otras miradas, y es que las condiciones de esta elección son muy similares a comicios pasados, lo que revela nuevamente que no nos encontramos ante alguna evidencia de que hubiera habido algún cambio significativo respecto a patrones de votaciones anteriores.

Tenemos que entender que en toda votación siempre se produce algún porcentaje de error o situación en que por alguna circunstancia puede darse que el resultado de una mesa de votación es diferente a otras. En principio, ello no significa una situación dolosa. Estamos hablando de más de 86 mil mesas de sufragio, y la probabilidad de que en una jornada tan extensa y larga se cometan errores es alta. Por ello, el sistema electoral tiene un conjunto de errores y los atiende. Si hubiera alguna variación significativa de esos casos respecto a la elección anterior, podría haber algún indicio, pero más bien se han reducido.

Todo ello refuerza la idea de que no hubo fraude alguno en las elecciones del 6 de junio.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.