VACUNAFEST - Todo lo que debes saber sobre la sétima jornada de inmunización a rezagados y jóvenes de 18 años AHORA - Detienen a gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, por integrar presunta organización criminal

La mayoría de las publicaciones antivacuna proviene de las mismas 12 personas

Una investigación identificó a la docena de personas y sus organizaciones que están detrás de la propaganda falsa y engañosa contra las vacunas en redes sociales.

Uno de los autores del informe indica que los antivacunas operan de manera organizada para difundir conspiraciones. Foto: referencial / difusión
Uno de los autores del informe indica que los antivacunas operan de manera organizada para difundir conspiraciones. Foto: referencial / difusión
Ciencia LR

Mientras los gobiernos tratan de vacunar a la población para evitar perder más vidas a causa de la COVID-19, muchas personas se niegan a ser inoculadas debido a la información errónea que se ha propagado en Internet, principalmente en las redes sociales.

Una reciente investigación revela que la mayoría de conspiraciones contra las vacunas que circulan en las redes sociales tienen su origen en 12 cuentas individuales que pertenecen a personas conocidas por su discurso antivacuna.

Los investigadores los han llamado “la docena de desinformación”, y son los responsables de iniciar hasta el 65% de todas las publicaciones de Facebook y Twitter con propaganda falsa y engañosa contra las vacunas.

El informe se basa en un análisis de 812.000 publicaciones extraídas de estas dos redes sociales entre el 1 de febrero y el 16 de marzo de 2021. El trabajo fue realizado por el Centro para la Lucha contra el Odio Digital (CCDH) y Anti-Vax Watch, una organización que supervisa las campañas antivacuna.

“Viviendo a la vista del público en Internet hay un pequeño grupo de personas sin experiencia médica relevante y con sus propios bolsillos para llenar, que están abusando de las plataformas de redes sociales para tergiversar la amenaza de COVID-19 y difundir información errónea sobre la seguridad de vacunas”, explica Imran Ahmed, director ejecutivo de CCDH.

“Según nuestro informe reciente, los activistas contra las vacunas en Facebook, YouTube, Instagram y Twitter llegan a más de 59 millones de seguidores, lo que las convierte en las plataformas de redes sociales más grandes e importantes para los antivacunas”, añade.

Las personas identificadas como propietarias de las 12 cuentas son Joseph Mercola, Robert F. Kennedy Jr., Ty y Charlene Bollinger, Sherri Tenpenny, Rizza Islam, Rashid Buttar, Erin Elizabeth, Sayer Ji, Kelly Brogan, Christiane Northrup, Ben Tapper y Kevin Jenkins.

Algunos de estos individuos actúan en conjunto y lideran organizaciones de medicina alternativa o dedicadas a esparcir conspiraciones contra la ciencia. Los autores del informe detectaron que estas cuentas tienen un gran número de seguidores y producen enormes volúmenes de contenido antivacuna.

Muchas personas que terminan compartiendo este contenido en las redes sociales no necesariamente siguen a alguna de las cuentas mencionadas, ya que la información puede haberse compartido varias veces antes.

La investigación, publicada originalmente en marzo, se difundió para instar a los líderes de las plataformas de redes sociales a que cancelen estas cuentas. Sin embargo, diez de ellas seguían activas en Facebook y Twitter al 25 de abril.

De acuerdo con un estudio publicado en Nature Human Behaviour, la información errónea o desinformación indujo una disminución significativa en el número de personas que estaban dispuestas a vacunarse contra la COVID-19.

“Los protagonistas clave en la ‘industria antivacunas’ son un grupo coherente de propagandistas profesionales”, escribió Ahmed en un artículo publicado en Nature Medicine.

“Estas son personas que dirigen organizaciones multimillonarias, incorporadas principalmente en los EE. UU., Con hasta 60 empleados cada una. Producen manuales de capacitación para activistas, adaptan sus mensajes para diferentes audiencias y organizan reuniones similares a conferencias comerciales anuales, como cualquier otra industria”, destacó.