Caen 4 presuntos traficantes de armas

Plataforma_glr

Con fusiles y mira telescópica, revólveres y pistolas. Agentes de la Dirincri detuvieron también a dueño de armería. Material iba a manos de asaltantes, afirma PNP.

Óscar Chumpitaz C.

Los delincuentes que operan en Lima y Callao consiguen la mayoría de su armamento en el mercado negro, pero también en tiendas totalmente legales, según reveló ayer el jefe de la División de Investigación de Robos, coronel René Munárriz Palomino. Esa era la procedencia de tres presuntos traficantes capturados ayer con un alijo de armas listo para su venta: dos fusiles, una regla de distancia para lanzar granadas, una pistola, dos revólveres, cacerinas y abundante munición.

El material se encontraba camuflado en el Lada de matrícula BO-7080, intervenido entre la Av. Principal y Ramiró Prialé, en San Juan de Lurigancho.

‘Trabajan’ sobre pedido

Los investigadores revelaron que Jorge Salvador Yáñez Gutiérrez –conductor del vehículo– Miguel Ángel Navea Matute y Óscar Félix Pineda Palomera trabajaban sobre pedido.

Luego, esos mismos delincuentes alquilan esas armas a otros grupos criminales para que realicen sus ‘trabajos’, por lo que cobran, según fuentes policiales, un mínimo de dos mil soles. La mayoría de las pistolas manejadas por estos criminales procede de robos en casas o del mercado negro. Pero también son adquiridas en armerías legalmente constituidas.

Detienen a un armero

El último alijo de armamento confiscado por los agentes de la Dirincri procedía de uno de estos establecimientos ubicado en la calle Melo Franco 191, Jesús María.

Aunque mostró documentos y se declaró inocente, las autoridades no tuvieron otra alternativa de detener al dueño del local, Khader Ode James, de 36 años.

El material confiscado consiste en una carabina Mauser con mira telescópica, una carabina Waffen, una pistola Smith Wesson, dos revólveres Colt y RG y munición.

La clave

Delito. Los detenidos aseguraron ser inocentes y que se trata de un material de caza, pero fueron puestos a disposición del Ministerio Público bajo el cargo de delito contra la seguridad pública.