VACUNAFEST - Todo lo que debes saber sobre la sétima jornada de inmunización a rezagados y jóvenes de 18 años

Monseñor Miguel Cabrejos: “Hay que sentarse y dialogar, pero teniendo como objetivo al Perú, no intereses individuales”

Entrevista al arzobispo metropolitano de Trujillo, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, quien mediante un comunicado invita al diálogo de varias mesas. “Tenemos que sentarnos a dialogar, hacer consensos y no agrandar la polarización”, sostiene.

Consenso. Monseñor Cabrejos insta a los peruanos a unirnos y priorizar los temas esenciales. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Consenso. Monseñor Cabrejos insta a los peruanos a unirnos y priorizar los temas esenciales. Foto: Virgilio Grajeda/La República
María Elena Castillo

La Conferencia Episcopal ha expresado su preocupación por la polarización política, que no acabó con el resultado oficial de las elecciones ni con la asunción de mando. ¿Cómo bajar esa crispación?

Este comunicado es producto de la preocupación de todo el Episcopado Peruano. La semana pasada hemos tenido asamblea de los obispos, y han expresado la misma preocupación. La polarización política siempre existe, pero lo que está pasando en el Perú es extremo, y eso se paga, y quien sufre todo esto es la población en todos los ámbitos de la sociedad. Se falta al respeto, no hay tolerancia, la responsabilidad social queda marginada. ¿Cómo superar la crispación? Uno de los puntos fundamentales es pensar en el Perú. A veces pensamos en cuestiones personales o grupales, pero tenemos que pensar en nuestra patria, en el bien común del Perú, que significa trabajar por la paz social, por un desarrollo humano integral.

¿Cómo conseguirlo?

Se tiene que superar esa crispación. La Iglesia siempre ha escuchado, y en este comunicado decimos que debemos fortalecer la frágil democracia que tenemos ahora, pero tenemos que trabajar unidos, y podemos establecer mesas de diálogo a diferentes niveles, para concertar, para crecer...

¿Entre quiénes?

Primero los que expresan la polarización extrema. Hay que sentarse y dialogar, pero teniendo como objetivo al Perú, no los intereses individuales o grupales. La Iglesia, como siempre ha hecho, puede crear puentes y hacer un enlace entre esta polarización extrema. Se necesita un interlocutor, un mediador ante esta situación.

¿Sería una mesa entre el presidente Castillo y el Congreso o con Keiko Fujimori?

Hablo de mesas y no una mesa de diálogo. Usted acaba de decir uno y otro, hay que ver las formas. Esto es como un edificio en construcción, es un proceso de una democracia que camine hacia la libertad, sin totalitarismos, sin divisiones sociales, y para eso se necesitan varias mesas, pero hay que empezar con alguna...

¿Con cuál sería mejor?

Primero con los que quieran dialogar, y ellos van a invitar a otros.

En el tercer punto del comunicado mencionan el problema económico, la falta de trabajo y la amenaza de una tercera ola de la COVID-19. ¿Podríamos unirnos para enfrentar estos problemas?

Claro. Por ejemplo, en el tema de las vacunas, el Gobierno debe asumirlo proactivamente, porque qué sacamos con decir a la gente que se vacune si no hay con qué; o al que tiene hambre, le decimos come, pero no tiene comida. Es importante la ida y la vuelta, es decir, que haya las vacunas, y que la gente se vacune, y lo mismo con el alza de precios de la canasta básica. Tenemos que sentarnos a dialogar, hacer consensos y no agrandar la polarización.

Por eso el comunicado...

Es bastante claro en cuanto al aporte de la Iglesia, que caminamos junto al pueblo peruano. Una cosa a la que no podemos renunciar jamás es a establecer puentes, e invitar a dialogar, y sentarse a discernir qué es lo mejor para el Perú, no para un grupo determinado.

¿Van a tratar de convocar con ese fin directamente con el Ejecutivo, el Congreso y los actores políticos?

Lo estamos haciendo de diferentes maneras. El comunicado de ahora es una carta pública, pero lo estamos haciendo por diferentes contactos, en la línea de conversar pensando en el Perú y sobre todo en la gente más pobre, más vulnerable. En esto es lo que debemos pensar, no en un grupo o el otro. La Iglesia no puede inclinarse a defender a uno u otro, sino por el Perú, por la persona humana, por la sociedad. Hace dos semanas tuvimos un encuentro con diez congresistas de dos bancadas, que pidieron reunirse con nosotros. Fue una reunión muy positiva, todos tienen interés en el bien del Perú, y en esa línea debemos seguir conversando.

Para comenzar un diálogo hay que definir temas prioritarios. ¿Sobre qué puntos esenciales debe girar el diálogo?

De los doce puntos del comunicado, por lo menos hay ocho clarísimos que se pueden escoger. Está el tema de las vacunas, de la reactivación económica, el tema de las desigualdades, del sistema educativo. Están también las formas de expresión de fe. Ya es tiempo de que acaben los temas de porcentaje y aforos, cuando vemos que en los supermercados y negocios participan de una manera masiva. La Iglesia es la que más ha cuidado la cuestión sanitaria, y lo sigue haciendo.

¿Hasta dónde nos puede llevar esta polarización si no buscamos puentes?

Lo que pasa a nivel político pasa en los hogares. Unos están a favor de una posición, otros de otra. Eso puede llevar al Perú a cosas nada gratas, a una división. En el punto 10 hemos dicho bien claro que todo este esfuerzo para fortalecer la democracia debe ser para orientarla hacia la libertad. ¿Qué libertad? Todas. La libertad económica, la libertad de prensa, la libertad de educación, la libertad de trabajo... Es como un abanico inmenso. Y en el Perú tenemos que evitar el autoritarismo, hay que combatir la pobreza, la discriminación. La prensa puede jugar un rol importantísimo en cuanto a concertar, consensuar, velar por el Perú. El título del comunicado dice: Con paso firme hagamos grande nuestro Perú. La frase es del himno del Señor de los Milagros. Con pasos decisivos, con pensamiento claro, hagamos grande a nuestro Perú. Y lo tenemos que hacer nosotros, no vamos a llamar al vecino.

Es el llamado de la Iglesia...

La Conferencia Episcopal siempre lo ha hecho cuando ha habido grandes problemas de asistencia social, pobreza, terremoto, y lo sigue haciendo... Igual en la cuestión social y política. Hay una polarización política extrema, ¿qué podemos hacer? Tender puentes, convocar mesas de diálogo. ¿Quién lo va a hacer? ¿Vamos a llamar a un país vecino para que haga grande al Perú, para que nos solucione los problemas? No. Somos los peruanos los llamados a hacer por el Perú.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.