Endgame: vacancia o cierre del Kongreso

08 Sep 2019 | 6:58 h

“Por ahora, estamos alertas porque en estos días se vencen los plazos procedimentales y se viene el zarpazo final: vacancia o cierre de kongreso”.

Es sintomático que mientras más se hunde Keiko, más arremete el congreso keikialanista contra el Ejecutivo. Esta semana se supo que Fuerza Popular mandó a quemar documentación clave para evitar que la agrupación sea investigada por lavado de activos y como organización criminal. Plena obstrucción de justicia.

El extesorero y personero legal de Keiko ha confesado la incineración de documentos sobre aportes de la campaña presidencial. ¿Quién, sino alguien que actúa criminalmente con premeditación y alevosía puede mandar a quemar documentación que debería servir para demostrar su supuesta inocencia o su supuesta persecución política? Las acciones políticas de la bankada keikista deben ser leídas siempre en relación con la situación penal de Keiko, así como en relación con la situación de complicación penal inminente de gran parte de sus miembros; esto es algo que venimos diciendo hace meses.

Por eso, lo de esta semana ha sido clave; no solo porque se termina el plazo para que el kongreso pueda aprobar el adelanto de elecciones a tiempo para los comicios el próximo año, sino también porque la agresividad con la que el keikalanismo ha actuado denota su desesperación. Decidieron atestar varios golpes al mismo tiempo, al Ejecutivo y al país: investigar el discurso presidencial (ha sido lo más ridículo y desesperado, pero es señal política de que la guerra se intensifica); la amenaza a Vizcarra para investigarlo por Chinchero como arma de vacancia, mientras Aráoz está en primera fila para el boleto sucio. (Lo lógico sería adelantar elecciones para que ya fuera del cargo sí se le investigue); el ataque keikialanista a la Sunedu, donde se juega la educación justa de más peruanos, es tan ruin como ellos; y la investigación a las encuestadoras, igual de estúpida que muchos de ellos (¿de cuándo acá el congreso investiga a un privado?)

Eso es solo parte de su montaje de negacionismo convenido de la realidad. Es bien poco probable que los keikialanistas no sepan que la gente los repudia; hasta me pregunto si han cambiado sus hábitos sociales para evitar las calles. Lo saben, han sido desenmascarados por sus propias acciones y todos saben ya qué estofa de gente son. Pero necesitan una coartada para justificar públicamente su rechazo al adelanto de elecciones respaldado por la ciudadanía. Por eso tratan de invalidar las encuestas, las encuestadoras y la marcha, que fue multitudinaria como han reportado los medios internacionales.

Pero la bala final que constata la escalada de la guerra es haber nombrado a la conocida negacionista de hechos probados y misil de posverdades, Martha Chávez, (defensora acérrima del corrupto y asesino Alberto y de su cogobierno con Montesinos) como cabeza de una comisión consultiva para revisar el adelanto de elecciones. No solo porque Chávez ya adelantó opinión en contra, sino porque ha salido, fiel a su costumbre, a desparramar falsedades fácilmente demostrables. De eso me encargaré en otra columna. Por ahora, estamos alertas porque en estos días se vencen los plazos procedimentales y se viene el zarpazo final: vacancia o cierre de kongreso. Ojalá estemos por ver el último capítulo del kongreso más inútil, ramplón, rapiña, antinacional y generador de caos de los últimos tiempos. La calle sigue atenta y la gasolina que el keikalanismo le mete es la que nos sirve de combustible.