La Dra. Lentona informa a la bankada

¿Quién ordena este suicidio político de FP y de Keiko F.? 

¿Quién ordena este suicidio político de FP y de Keiko F.? 

Aunque hay asuntos que todos intuyen, siempre es valiosa la evidencia que los vuelve indudables. 

Tal como ocurrió en diciembre 2016, cuando un fotógrafo de Correo registró el chat Telegram donde los congresistas de la mototaxi alardeaban de su poder con matonería durante la censura al ministro Jaime Saavedra, y que adelantó todo el destrozo institucional que iban a realizar en el año siguiente, el viernes un camarógrafo de Canal N capturó cómo vota la bancada de Fuerza Popular en cuestiones trascendentales.

Mejor dicho, la bankada de Keiko Fujimori, pues es obvio que sus miembros no son congresistas sino votos con pies que hacen lo que les ordenan a conveniencia de su patrona. 

Eso lo registró el viernes Canal N cuando se debatía la reforma del CNM y quien funge de vocera naranja, Úrsula Letona –quien ha logrado reunir lo peor de Martha Chávez y Lourdes Alcorta, saque usted su cuenta–, recibe una llamada de teléfono e inmediatamente indica al resto de autómatas de su partido, abriendo la boca lo más que pudo pero en silencio, cómo votar: ‘ABS-TEN-CIÓN’.

A diferencia del resto de partidos –PpK, APP, Apra, Nuevo Perú, AP–, los nueve de FP ni chistaron para impedir que se reforme el corrupto CNM y, de paso, proteger con finalidad similar al fiscal de la nación que actúa como su guachimán, produciendo, de paso, un consenso inusitado en todos los titulares periodísticos de ayer: 

Fujimorismo bloquea la reforma del CNM (La República), FP sabotea reforma del CNM (Perú.21), Bancada de FP dilata la reforma del CNM(El Comercio),Blokeo fujimorista (Correo), Boicot fujimorista (Diario Uno), Fujimorismo boicotea reforma del CNM (Expreso), FP traiciona al país al boicotear la reforma judicial (Exitosa).

Es obvio que FP juega a una reforma que, en realidad, no quiere hacerla nunca, apostando por proteger a la corrupción y tensionando la política para forzar una crisis de gobernabilidad que obligará al presidente Martín Vizcarra, en su condición de jefe de estado, a encontrar una salida constitucional que pasa por la solicitud de confianza al congreso y la disolución del mismo.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO