Todo (no) te parece (tan) bonito...

Riesgos del referéndum para la reforma político/judicial.   / "El problema, para decirlo de un modo claro y directo, es que los proyectos enviados por el presidente Vizcarra pueden producir una política con la gente mal representada".

12 Ago 2018 | 6:01 h

Riesgos del referéndum para la reforma político/judicial.   / "El problema, para decirlo de un modo claro y directo, es que los proyectos enviados por el presidente Vizcarra pueden producir una política con la gente mal representada".

Siendo una decisión valiosa del presidente Martín Vizcarra la de encarar la reforma política y judicial que el Congreso se negó a realizar, el riesgo es que el resultado deje al país con un sistema peor que el actual.

La indignación ciudadana acumulada durante años por la política y la justicia es enorme por la combinación de una mediocridad con corrupción que perjudica a la gente, y esta simplemente explosionó por la revelación de los audios entre jueces, fiscales y políticos que son expresión de una putrefacción enorme.

La reacción del presidente Vizcarra a ese contexto ha sido valiosa pues oxigenó el ambiente al sintonizar con la irritación ciudadana a través de una cadena de decisiones positivas.

Criticar desde el primer momento a los protagonistas de los audios, a diferencia de congresistas, jueces y fiscales que pretendían defenderlos con la actitud de “serán unos rufianes pero son ‘nuestros rufianes’”;  respaldar a los fiscales y jueces responsables de la investigación en vez de perseguirlos como lo hacían desde la Corte Suprema, el Ministerio Público y el Congreso; defender al periodismo por la revelación de los audios en vez de acosarlos como hacían congresistas fujimoristas como Héctor Becerril por orden de Keiko Fujimori y fiscales supremos como Pedro Chávarry y Víctor Raúl Rodríguez; alentar marchas ciudadanas contra la corrupción cuando Luis Galarreta, como presidente del Congreso, las agraviaba; nombrar a la comisión Wagner para recibir una recomendación de reforma; convocar al Congreso para remover a los miembros del CNM cuando en el Congreso querían blindarlos; despedir al ministro de Justicia por la sospecha de propiciar iniciativas indebidas; y reprochar el nombramiento de Chávarry como fiscal de la Nación.

Por último, fue valioso que el presidente Vizcarra planteara en su mensaje de Fiestas Patrias la reforma de la política y la justicia con un referéndum que empoderará a la ciudadanía frente a un Congreso que la obstruye por intereses propios.

El problema, para decirlo de un modo claro y directo, es que los proyectos enviados por el presidente Vizcarra pueden producir una política con la gente mal representada, las minorías subrepresentadas, y de menor calidad por falta de experiencia.

¿Qué hacer ahora? ¿Cómo evitar que el valioso esfuerzo del presidente Vizcarra acabe como derrota política? ¿Cómo impedir que un intento del Parlamento que sería valioso para mejorar los proyectos no sea aprovechado por los enemigos de la reforma?

Te puede interesar