El matón de Galarreta era 'Montesinito'

La venganza y el chantaje como criterios para legislar.

23 May 2018 | 8:48 h

Luis Galarreta avergüenza al congreso que preside al demostrar de manera tan cruda su vocación para legislar por chantaje, lo cual lo deslegitima a él y a la iniciativa sobre publicidad estatal que usa como venganza.

Eso se puede concluir de la declaración que Galarreta hizo anteayer en Huacho a la salida de una audiencia descentralizada del congreso en la Universidad Católica de Chimbote.

Galarreta soltó su amenaza ante una pregunta impecablemente pertinente de un periodista sobre la compra de aparatos para el equipamiento de oficinas de congresistas, incluyendo 60 televisores y 76 frigobares.

Esta compra podría, eventualmente, justificarse para la operación del congreso, pero ha sido criticada por medios y la opinión pública porque ocurre justo antes del mundial, y cuando el gobierno declara tener un grave problema fiscal y se ha llenado la boca hablando de medidas de austeridad en todos los ámbitos del sector público, porque le está subiendo los impuestos a los peruanos de menos ingresos, y porque el parlamento se niega a que lo supervise la contraloría.

“A mí me avergüenza que para los medios de comunicación sea un tema de agenda nacional. Hemos aprobado una muy buena ley para la reconstrucción y también vamos a aprobar una ley para que saquen la publicidad de algunos medios mermeleros. La ley de medios mermeleros la vamos a apoyar de todas maneras”, dijo Galarreta en alusión al proyecto presentado por Mauricio Mulder para prohibir la publicidad estatal en medios privados. Si eso dice en público, cómo será este Luchito en privado cuando arma su plancito.

De esta manera, Galarreta se pinta a sí mismo como un matón que legisla por chantaje y se deslegitima pues lo que transmite es que si los medios elogiaran su desempeño, ya no sería necesario el proyecto de ley que, con su elocuente declaración, acaba de liquidar, pues es evidente que el factor determinante en sus decisiones legislativas es la venganza.

Ahora se entiende por qué Keiko Fujimori eligió a Galarreta para  presidir el congreso. Porque es el más avezado de la bancada. Porque es el mejor alumno de Montesinos en ese grupo político, pues usa los recursos del estado para su interés particular. Porque no tiene ningún respeto por la independencia de la prensa. Porque anuncia lo que se viene en la política peruana: la desinstitucionalización que Montesinos arrancó y no pudo terminar.  Porque cuando este matón de la política acusó a un ex premier de ser un ‘montesinito’, en realidad se estaba mirando en el espejo.

Te puede interesar