Apología de la imbecilidad

Liquidar el LUM es la punta del iceberg de un embate mayor.

Liquidar el LUM es la punta del iceberg de un embate mayor.

Sería ingenuo creer que lo único que Fuerza Popular busca con su emboscada para desprestigiar al Lugar de la Memoria (LUM) es reorganizarlo, porque esto solo es la punta de un iceberg que quiere erradicar la posibilidad del pensamiento plural en el país, constituyéndolo en un espacio en el que no se pueda disentir de ‘su’ verdad, y construyendo una narrativa que reajuste su pasado para ponerlo al servicio de su futuro político.

Eso fue evidente el viernes en la sesión conjunta de las comisiones de educación y cultura del congreso para, a partir del video montesinista armado por Edwin Donayre, debatir sobre “presuntas evidencias de apología del terrorismo en el LUM”.

El exceso de vehemencia de los integrantes de FP no pudo compensar el déficit de inteligencia de las intervenciones de, entre otros, María Melgarejo, Karla Schaefer, Marco Miyashiro, Luis Galarreta y Gilmer Trujillo, con expresiones como que “hoy empieza la verdadera reconciliación con la verdad” [porque] “terminaron los 18 años de dominio de los pituquitos y los blanquitos”. Todo eso con el espíritu del terruqueo que FP usa como pata de cabra  para compensar la debilidad de sus argumentos, y que alcanzó su momento más penoso y peligroso cuando increparon a la ministra de cultura que oía a este grupo poseído por la ignorancia, por qué habían contratado en el LUM al historiador José Carlos Agüero si “es hijo de terroristas”.

Tuve el honor de presentar en el IEP, en mayo de 2015, Los Rendidos de Agüero, un testimonio valiosísimo del hijo de dos senderistas sobre el perdón y la reconciliación, uno de los mejores libros peruanos del año. 

Tras los discursos penosos de la bancada de FP, intervino la ministra Patricia Balbuena, quien, en vez de enrostrarles su ignorancia, respondió que ella no lo había contratado. 

Y ayer en Iquitos, el presidente Martín Vizcarra avaló la posición pusilánime de la ministra en coincidencia con las bravatas fujimoristas, asegurando que su gobierno está preocupado por la apología del terrorismo.

“A mí una cosa que me resulta muy cansadora es luchar contra la imbecilidad. Tú puedes luchar contra la maldad, que tiene una cierta lógica, pero contra la necedad es imposible”, dijo Hubert Lanssiers.

Lea Los rendidos de Agüero, vaya al LUM y saque sus propias conclusiones, vea la gran película La casa rosada y luego critíquela, vaya hoy al teatro en Casa Yuyachkani a ver la impresionante Sin título, técnica mixta. 

Infórmese usted mismo, no se deje atemorizar por la banda de la apología de la ignorancia y la imbecilidad.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO