Karina Skvirsky: “Mi obra es un largo viaje en búsqueda de identidad”

Pedro  Escribano

@larepublica_pe

30 Dic 2020 | 3:57 h
Rumbos. Karina Skvirsky en la ruta que tomó su bisabuela desde los Andes hacia Guayaquil. Foto: difusión
Rumbos. Karina Skvirsky en la ruta que tomó su bisabuela desde los Andes hacia Guayaquil. Foto: difusión

La reconocida artista ecuaestadounidense exhibe la muestra “El peligroso viaje de María Rosa Palacios” en la galería Vigil Gonzales, en Urubamba, Cusco.

Es un viaje de ida y vuelta: por los senderos de la memoria y por los territorios de la geografía. La reconocida artista ecua-estadounidense Karina Skvirsky, que reside en Nueva York, actualmente expone “El peligroso viaje de María Rosa Palacios”, en la galería Vigil Gonzales, en el corazón del Valle Sagrado de los Incas, Urubamba, Cusco.

La muestra reúne fotografías, esculturas y un video con el que intenta reconstruir no solo la historia personal de su bisabuela, una afrodescendiente que migró de los Andes hacia Guayaquil, Ecuador, sino también tender puentes culturales.

“El peligroso viaje es un video híbrido –parte documental y parte performance– en que voy recreando el camino que tomó mi bisabuela cuando se fue a trabajar como doméstica a Guayaquil. Después de que investigué, me di cuenta que cuando hizo su viaje, el ferrocarril no se había terminado de construir. Así, el video se convierte en una búsqueda de identidad afro-ecuatoriana, pero también una reflexión sobre todas las formas de viajar a principios del siglo veinte”, dice Karina Skvirsky.

La artista narra que cuando estaba filmando el proyecto, se enteró del Camino del Inca y decidió investigar más.

“Cuando estaba terminando de editar el video, los EEUU estaba en elecciones en 2016. Trump hablaba de construir un muro en la frontera de México y los EEUU. Entonces, me acordé de Ingapirca, complejo arqueológico de Ecuador, y el Camino del Inca, y de la tecnología que utilizaban en sus construcciones. Me quedé fascinada/clavada en ese discurso. ¿Qué pasa si se usa la tecnología inca para construir un muro?”, se pregunta la artista.

No solo anduvo el territorio físico, ¿también anduvo el territorio de la memoria?

La memoria es importante en mi trabajo. La memoria siempre va cambiando porque depende de la percepción de uno en el presente. La filosofía alrededor de la fotografía cuestiona la idea de una memoria fija. Siempre hay un antes y un después que no se ve en la foto. Y esa foto puede tener muchas interpretaciones. Yo tengo una relación muy íntima con la fotografía.

Más allá de lo emotivo, ¿está la migración, esa fuerza de movilidad que no deja ser contemporánea?

La migración ha tenido un impacto en mi vida que ha sido profunda. Empezó con mi bisabuela y después mi mamá, que emigró a Nueva York. Las narrativas sobre la migración aún no se han contado. Mi bisabuela era negra y pobre y su migración a la ciudad cosmopolita era bastante común, y lo sigue siendo. Y seguimos en la emigración que está enlazada con la economía y el medio ambiente.

Sus trabajos ¿cómo sintetizan el pasado y presente?

El colapso de los tiempos (presente y pasado) me interesa mucho. Son más visibles en países como los nuestros. Se vive en realidades paralelas dependiendo de la clase económica de uno o dónde vive. Y el paisaje se acuerda del pasado y el presente, aunque no se visibiliza siempre.

¿Exponer en Cusco es también dialogar Ecuador y Perú?

Es alucinante, porque he estado estudiando la historia inca en serio. Aunque compartimos mucho de la misma historia, en la provincia Cañar, donde está Ingapirca, los residentes no se identifican con los incas sino con los cañari que fueron invadidos por los incas. Los cañari tuvieron sus propios métodos de construir. Estos detalles complican las historias y dejan ambigüedades. Como artista, me interesa explorar esos espacios para recrear nuevas narrativas.

El dato

La muestra. “El peligroso viaje de María Rosa Palacios” estará abierto hasta el 6 de marzo 2021 en la galería Vigil Gonzales, Jr. Grau 654, Urubamba, Cusco.