Sinopharm: conversaciones para la compra de vacuna china se iniciaron en abril

Alexandra  Ampuero

Apuesta. Realizar ensayos clínicos en el Perú sirvió para obtener las vacunas de Sinopharm. Foto: Antonio Melgarejo / La República
Apuesta. Realizar ensayos clínicos en el Perú sirvió para obtener las vacunas de Sinopharm. Foto: Antonio Melgarejo / La República

Paso adelante. Contratos se concretaron después de nueve meses de iniciadas las conversaciones. Perú accedió a precios preferenciales y un mayor lote gracias a los ensayos clínicos.

Aunque Sinopharm no fue el primer laboratorio con el que Perú sostuvo negociaciones para la compra de vacunas contra el Covid-19, sí fue el primer contrato que se pudo firmar.

El excanciller Mario López afirma que la negociación se mantuvo activa durante toda la pandemia, especialmente con el laboratorio chino Sinopharm.

Los primeros pasos

En abril, la farmacéutica se acercó al Gobierno peruano para manifestarle su iniciativa por desarrollar un proyecto de vacuna contra el coronavirus.

Desde entonces, el Ministerio de Relaciones Exteriores mantuvo una estrecha relación.

En junio, estas conversaciones se tradujeron en la suscripción de un acuerdo de confidencialidad entre el Gobierno peruano y la farmacéutica china.

Nosotros lo firmamos con la intención de desarrollar los ensayos clínicos en Perú, porque eso nos aseguraría la posibilidad de acceder a sus vacunas”, cuenta el excanciller.

Otras fuentes de Cancillería aseguran que el acuerdo de confidencialidad fue firmado a propósito de obtener la licencia de ensayos clínicos, pues “eso les permitiría a nuestros científicos conocer la tecnología de la vacuna y su aplicación”.

Dos meses después se concretó esta intención y se pactó la participación de Perú en las investigaciones de Sinopharm.

Este acuerdo fue inicialmente de seis mil voluntarios, divididos entre las universidades Cayetano Heredia y San Marcos.

Luego se amplió la convocatoria a 12 mil participantes. Esto afianzó el compromiso con Sinopharm. “Trabajar con esta cantidad de voluntarios ha hecho que conozcamos aspectos tan importantes como la seguridad y la eficacia; además nos posicionó mejor con el laboratorio”, afirman en Cancillería.

En setiembre se inició el testeo y un mes después se empezó a hablar del acuerdo de compra anticipada por 30 millones de dosis. El contrato final se firmó por 38 millones.

Cuestión de tiempo

El 5 de noviembre, Mario López sostuvo la última conversación con el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, para reiterar el interés del Perú por el envío del precontrato.

Según López, “solo faltaban conocer los detalles de la propuesta, pero esos vinieron después de la vacancia, cuando yo ya no estaba en el cargo”.

Aunque ya se tenía previsto el envío del precontrato, hasta el 10 de noviembre no se tenía el acuerdo escrito con Sinopharm, solo con el laboratorio Pfizer y el mecanismo multilateral Covax Facility.

Luego de la marea política se reanudaron las conversaciones por la compra de la vacuna.

Fuentes del Grupo de Trabajo Multisectorial, designado específicamente para esta tarea, afirman que, aunque el laboratorio chino “siempre se mostró muy cordial, el problema era que no daban los datos de sus estudios y eso demoró la firma”.

La candidata a vacuna de Sinopharm fue aprobada recién el 31 de diciembre por el Gobierno chino y esto dio luz verde a la firma con el Gobierno peruano que anunció el presidente Sagasti hace unos días.

Si bien este laboratorio actualmente tiene pocos contratos cerrados en la región, el saber que Argentina está próxima a firmar un acuerdo de compra de vacunas alentó las negociaciones peruanas.

Incertidumbre con Pfizer

La primera vacuna que quisimos adquirir fue la de Pfizer, pero se tiraron para atrás”, afirman fuentes del Ejecutivo.

El excanciller López recuerda que con este laboratorio se tenía firmado un acuerdo vinculante.

“Ya habíamos diseñado toda la cadena de frío para recibir la vacuna de Pfizer, estábamos listos pero se frustraron las negociaciones, aunque siguen abiertas”, aseguran las fuentes.

Según el acuerdo vinculante que mencionan, se tenía previsto que los primeros lotes de esta vacuna lleguen el primer trimestre del 2021.

Se negocia con otros laboratorios

La canciller Elizabeth Astete aseguró que existen negociaciones avanzadas con otros laboratorios a fin de contar con una “canasta de vacunas” contra el coronavirus. Entre los laboratorios mencionó a Johnson y Johnson, (el instituto) Gamaleya y CureVac.

Respecto a los precios de las vacunas que se especulan en algunos medios, el excanciller señala que “esas cifras están groseramente infladas”.

Se cuestiona también que el precio de Sinopharm sea mayor que el de Pfizer. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que implementar la cadena de frío de menos de 50 °C que exige Pfizer requiere de mucha inversión del Estado, afirma el experto en cadenas logísticas Manuel Carpio.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 11 de enero de 2021

Lazy loaded component

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.