Atusa: “La triste realidad de una concesión fracasada”

Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué, anunció que empresa Aguas de Tumbes dejará de operar en la región fronteriza.

Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué, anunció que empresa Aguas de Tumbes dejará de operar en la región fronteriza.

Carlos Villacorta. Tumbes

El ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué del Pozo, anunció que la empresa Aguas de Tumbes S.A. (Atusa) dejará de operar en la región de Tumbes. Según dijo, Atusa ha presentado deficiencias en el servicio en los últimos años.

“La próxima semana el Organismo Técnico de Administración de Servicios de Saneamiento (Otass) debe asumir la administración temporal de la empresa, mientras se definen otras metas por cumplir”, apuntó Piqué durante una sesión en el Congreso de la República.

Y es que Tumbes es el departamento más pequeño del país; sin embargo, es el lugar con más deficiencias en el sistema de agua potable y alcantarillado. Estas carencias que afectan directamente a la población se iniciaron el año 2005, cuando las autoridades municipales decidieron concesionar estos servicios básicos a las empresas Latinaguas-Concyssa, que constituyeron Aguas de Tumbes S.A.

En el marco de este proceso y de acuerdo al Plan Maestro Optimizado, Atusa debía invertir S/84 millones en las provincias de Tumbes, Zarumilla y Contralmirante Villar para cumplir las metas de gestión y calidad en términos de cobertura en agua potable y alcantarillado.

De acuerdo a documentos a los que accedió La República, la empresa se sometía a distribuir el agua las 24 horas del día y lograr el 80% del tratamiento de las aguas servidas. Para lograr el objetivo tenía que elaborar los estudios de expansión de la infraestructura, instalaciones y mejorar el equipamiento.

Nada se ejecutó

El jefe de la Defensoría del Pueblo, Abel Chiroque Becerra, dijo que todo hace indicar que nada de lo que se estableció en la concesión habría cumplido Atusa. Ello se comprueba por las necesidades insatisfechas que tiene la población en cuanto a la mejora de estos servicios.

Explicó que la empresa incrementó las tarifas para hacer caja y poder concretar las ofertas de la concesión; sin embargo, ello mereció protestas de los usuarios porque veían que no había mejoras. Apuntó que Atusa carece de planes de emergencia, mitigación y recursos logísticos para brindar un buen servicio.

Empresa multada

Los problemas de Atusa salen a relucir el año 2017, cuando la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) la multó por incumplimiento de metas de gestión. No se realizaron las inversiones ofrecidas para lograr la mejora, ampliación, mantenimiento y operación de los servicios de agua potable y alcantarillado en la región.

“La población de Tumbes desde el primer día de la concesión constató la mala calidad del servicio en diferentes sectores”, mencionó el dirigente del Frente de Defensa, Edwin Oviedo.

Te puede interesar