Hildebrandt: “Vizcarra nos ha liberado de un Congreso cuyo único objetivo era excarcelar a Keiko”

Política LR

ediciondigital@glr.pe Politica_LR

11 Oct 2019 | 10:18 h
César Hildebrandt se manifestó sobre la disolución del Congreso. Foto: La República

El periodista César Hildebrandt cuestionó el rol que tuvo el fujimorismo en el Parlamento y se refirió a Keiko Fujimori, quien ya cumplió un año en detención preliminar.

El periodista César Hildebrandt se refirió a la disolución del Congreso y cuestionó el papel del fujimorismo en el Parlamento, indicando que su verdadero objetivo era excarcelar a Keiko Fujimori.

“O Vizcarra cerraba el Congreso secuestrado por el fujiaprismo o se condenaba a ser el felpudo de una mafia política hasta el fin de su Gobierno en el 2021. Si Vizcarra se hubiese atrevido a disolver un Congreso donde una oposición respaldada popularmente ejercía su papel fiscalizador, yo habría estado entre los primeros que hubiese condenado esa infamia. En esa hipótesis, Vizcarra sería en este momento un golpista, pendiendo de un hilo de la OEA (como lo fue Fujimori hasta que convocó al CCD)”, se lee en Hildebrandt en sus trece.

PUEDES VER Hildebrandt: “El aprofujimorismo es la alianza forajida que hizo del Congreso un muladar”

En otro momento, César Hildebrandt aclaró que el Parlamento disuelto era uno “raptado por la delincuencia, los grandes intereses, el encubrimiento, la impunidad, los Cuellos Blancos y los Temerarios del Crimen”, además señala que “Vizcarra ha cerrado un foco de infección encarnado en las imágenes de Chávarry e Hinostroza”.

“Vizcarra nos ha librado de un Congreso cuyo único objetivo era excarcelar a Keiko Fujimori, destruir todo asomos de reforma política sustancial, desgastar al Gobierno y vacarlo, al final, para entronizar a Mercedes Aráoz”, añade César Hildebrandt.

PUEDES VER Hildebrandt: “Con las mafias no se negocia y el aprofujimorismo no es una alianza de partidos”

Hay que indicar que Keiko Fujimori ya cumplió un año de detención preliminar, debido a la investigación que le sigue el Ministerio Público por ser la presunta cabecilla de una organización criminal enquistada su partido.

“Tengo claro que no hay nada que me pueda partir más el alma, que despedirme de mis hijas en los días de visita sin poder responderles cuándo volveremos a estar juntas”, señaló Keiko Fujimori en su cuenta de Facebook. “No soy líder de una organización criminal, no he cometido delito alguno, no soy lavadora de activos”, negó.