Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Pedro Francke: “Los ahorros de las personas serán escrupulosamente respetados hasta el último centavo”

Entrevista al economista, quien forma parte del equipo económico del candidato Pedro Castillo. Sobre la AFP afirma que cualquier propuesta de reforma “debe pasar por una ley del Congreso”. “No se hace por disposición del Ejecutivo”, asevera.

Explicaciones. Francke asegura que los fondos individuales en las AFP no correrán riesgo.  Foto: La República
Explicaciones. Francke asegura que los fondos individuales en las AFP no correrán riesgo. Foto: La República
Enrique  Patriau

Hay un debate sobre la reforma del sistema de pensiones que plantea Pedro Castillo. El principal temor es que esto derive en la pérdida de los ahorros individuales de los trabajadores que se han acogido al sistema privado. El economista Pedro Francke, parte del equipo del candidato presidencial de Perú Libre, responde al respecto.

-¿Corren peligro los ahorros individuales con la reforma de pensiones que ustedes plantean?

No, en absoluto, para nada. Ningún peligro. Los ahorros de las personas serán escrupulosa, meticulosamente respetados hasta el último centavo. Lo que no queremos, eso sí, es que las AFP sigan abusando con sus comisiones, llevándose nuestra plata al exterior. Queremos un mejor manejo de nuestros fondos. Y me pongo en primera persona porque yo soy aportante de una AFP.

-¿Lo ha conversado con Pedro Castillo? Yo le consulté al candidato sobre este tema en la primera vuelta y me dijo que las AFP deberían desaparecer, aunque no sabía bien cómo lo haría. ¿El señor Castillo está de acuerdo en preservar los ahorros de las personas?

Por supuesto. Además, si chequea su cuenta de Twitter hay una declaración oficial al respecto.

-¿Si una persona tiene ahorrados cien mil soles, en esa eventual reforma mantendría esos cien mil soles?

Cien mil, doscientos mil, un millón. Lo que tenga será respetado hasta el último centavo. Y se pondrá en un mejor sistema, con una mejor administración para que no nos cobren estas comisiones abusivas y podamos tener un mejor manejo con una mejor rentabilidad de nuestros fondos. Eso forma parte de una reforma integral del sistema para que no haya un millón de personas sin pensiones como sucede ahora ni que la ONP le niegue pensiones a gente con 19 años de aportes. Eso no lo queremos.

Pedro Francke forma parte del equipo económico de Perú Libre, partido que lleva a Pedro Castillo como candidato presidencial. Foto: La República

-¿Las AFP continuarían funcionando en un gobierno de Castillo?

O sea, las AFP bajo el sistema actual que son un oligopolio que cobran comisiones abusivas por administrar nuestros fondos, no continuarían. Pero la institución de la AFP es un asunto separado a nuestros fondos. Habrá una institucionalidad distinta que maneje nuestros fondos.

-No queda tan claro. ¿Un ciudadano peruano ya no podría seguir ahorrando en una AFP aunque quisiera?

Bueno, el tema esencial es el cambio de sistema para que la gente pueda optar por mejores instituciones financieras. Ya el tema exacto de cuáles son esas instituciones y cómo podrían competir, debe discutirse dentro de una reforma legal del sistema de pensiones, que es algo más complejo y que hay que ver con cuidado.

-Sé que es complejo, pero una pregunta básica es si las AFP seguirán o no. Yo entiendo que puede haber gente que legítimamente desee continuar ahorrando en una.

Pero tenemos un ejemplo práctico: a los 65 años la gente tiene la opción de sacar su plata de la AFP o mantenerla. ¿Sabe qué porcentaje decide retirar el dinero? Más del 99%, prácticamente todos.

Castillo y Fujimori se enfrentarán el próximo 6 de junio en la segunda vuelta. Foto;: difusión

-Sé que están mal vistas. La pregunta es si continuarían funcionando o no. Me queda claro que aún no tienen la respuesta sobre ese punto en particular. En todo caso, ¿la idea de la reforma sería una mixtura entre lo privado y lo público?

Definitivamente. La propuesta de reforma de las AFP parte de que es un oligopolio de cuatro entidades y eso no puede seguir. Tiene que haber un sistema que combine lo público, de contribuciones que aseguren una pensión mínima para todos, con mayor justicia para los que han aportado cierta cantidad de años. Y adicionalmente, un sistema de ahorro individual, previsional para la vejez, algo complementario que existe en muchas partes del mundo. Ya exactamente cómo es esa formulación de la parte privada, hay que discutirlo. La esencia es esa.

-Este sistema previsional individual sería el que vendría a reemplazar al sistema de las AFP, entiendo.

Claro. Cuando se habla de un sistema privado se puede pensar en un sistema en el que haya una variedad de instituciones financieras que, manteniendo condiciones de seguridad, puedan administrar los fondos de acuerdo con la elección de la gente.

Perú Libre tiene la propuesta de reformar las AFP, según anunció Pedro Castillo. Foto: John Reyes/La República

-En resumen, ¿le dejarían a la gente la opción de un sistema privado?

Por supuesto, definitivamente. Un sistema privado tiene que ser parte. La opción tiene que estar abierta con una multiplicidad de instituciones financieras. Lo que no puede ser es que tu plata esté secuestrada por un oligopolio de cuatro instituciones que te cobran comisiones altísimas.

-De ganar las elecciones, ¿evaluarían conversar con las AFP para llegar a un acuerdo?

Cualquier propuesta de reforma del sistema de pensiones tiene que pasar por una ley del Congreso. Esto no se hace por disposición del Ejecutivo, por lo tanto, tiene que ser dialogada con las fuerzas políticas y, particularmente, con los trabajadores, porque el sistema se debe a ellos. En cualquier formulación de política pública, lo más sano es escuchar a las distintas partes.

-¿La ONP seguirá? ¿O también sería reformada de manera sustancial?

La ONP tiene que pasar por una reforma fundamental, por dos razones. Primero, aportar 19 años y no tener derechos pensionarios es injusto y absurdo. Segundo, lamentablemente la ONP ha sido puesta bajo la férula del MEF y opera bajo esta mentalidad: ahorro fiscal. Es decir, gastar lo menos posible. Entonces, todas las pensiones que se puedan negar, postergar o reducir, así se hace. Y ese no es el criterio de cómo debe funcionar un sistema público pensionario. Hay que guardar el equilibrio financiero, pero el objetivo principal no puede ser negar pensiones para ahorrarse plata, ¿no?

-¿No cree que todo este debate nace de las posiciones gaseosas de Castillo?

Mire, creo que, en todo discurso público, sobre todo de los candidatos presidenciales, no se entra a los detalles técnicos, a las precisiones. Keiko Fujimori ha hablado de crear dos millones de empleos, de repartir plata por aquí y por allá, y nadie le ha preguntado de dónde va a sacarla, cosa que sí hacían con Verónika Mendoza. En un mitin, la gente no quiere escuchar detalles. El mensaje político resume la gran orientación de la reforma…

-No en un mitin, de acuerdo, aunque sí en un debate técnico. Y en el del domingo pasado, en la parte económica, Perú Libre careció de certezas. ¿Fallaron ahí?

Pero lo del sistema de pensiones no se discutió en detalle, ¿no? No sé si Keiko Fujimori ha propuesto nada sobre el sistema de pensiones, más allá de repartir billete como cancha sin sustento financiero.

-¿Por qué usted no estuvo en el debate técnico?

Fue una decisión del equipo de campaña, que me parece que fue correcta y válida.

Pedro Francke no estuvo presente en el debate de equipos técnicos. Foto: La República

-¿Cuál sería el corazón de la propuesta económica en un gobierno de Castillo?

Son dos reformas las esenciales. La primera, recuperar nuestra riqueza nacional, cobrar impuestos a las sobreganancias mineras. Hacer que nuestras riquezas naturales -gas, petróleo, minerales- sirva a los peruanos, cobrar impuestos y destinarlos a educación y salud para fortalecer el capital humano. Y la segunda, dar un apoyo sustancial a la producción agropecuaria y a las pequeñas empresas, de donde vive el 70% de los peruanos y que por décadas han sido los nadies y los ningunos de la política económica, aquellos para los cuales no llegó ningún programa de crédito, ni asistencia técnica, ni caminos rurales.

-¿Cuánto costaría eso?

¿Cuánto costaría eso? Mire, no tengo ahorita la cifra exacta. La brecha de infraestructura en el Perú -me parece- es algo como de 100 mil millones de soles, eso sin incluir la infraestructura de hospitales y colegios. La brecha es enorme. En la parte del crédito hemos tenido la experiencia de Reactiva, que es verdad que tuvo deficiencias, pero que demostró que el Gobierno pudo hacer llegar 55 mil millones de soles a tasas de 1 y 2 por ciento, incluyendo a algunas pocas pequeñas y micro empresas. Si ya se hizo el año pasado, ¿por qué no podemos tener un programa de crédito para la agricultura y las pequeñas empresas? Es cierto que con estos sectores es un poco más difícil, hay que caminar para llevar el servicio final al usuario; sin embargo es perfectamente posible para un gobierno comprometido con eso.

-¿De dónde va a salir el dinero? Usted reclama que no se lo preguntan a Fujimori. Nunca he podido conversar con ella, sí puedo conversar con usted.

Mire, la fuente sustancial de financiamiento de largo plazo del Estado es lo que ya le dije. El precio del cobre está a 4 dólares 70 y el cálculo es que eso hará que las utilidades de las transnacionales mineras aumenten en 9 mil millones de dólares anuales. Cada año, las empresas mineras, solo de cobre, van a ganar 9 mil millones de dólares adicionales. Súmele las de oro, zinc, etc. Así que el cálculo total de sobre ganancias debe estar en unos 15 mil millones de dólares…

-¿Ahí es donde vendría el impuesto a las sobreganancias?

Claro, hay varias fórmulas. Puede ser modificando las regalías, puede ser con un impuesto a las sobreganancias como se ha aprobado en Chile. La idea es capturar para el Estado esa renta minera de un recurso que le pertenece a los peruanos para mejorar salud, educación.

Francke afirma que cualquier propuesta de reforma “debe pasar por una ley del Congreso”

-¿Tienen una idea de cuánto se podría recaudar?

No, todavía no, porque eso depende de una proyección a mediano plazo del precio del cobre que todavía está bastante volátil.

-¿Y no es un poco arriesgado de su parte lanzarse a prometer tanto sin saber de dónde saldría el dinero?

No, porque, en primer lugar, sabes que hay una cantidad sustancial. Además, hay otras formas de recaudación adicionales. Por ejemplo, se calcula que por evasión y elusión tributaria se pierden 55 mil millones de soles al año con paraísos fiscales, como las Islas Bermudas de donde Dionisio Romero sacó tres millones 600 mil dólares para dárselos a Keiko Fujimori. También están las exoneraciones tributarias. Hay varias fuentes. La presión tributaria en el Perú es 14% del PBI…

-Sí, es baja.

El promedio latinoamericano es de 22% y el de la OCDE es 35%. Estamos lejos del estándar de la región. Ahí hay un techo bastante grande para financiar estas propuestas, cosa que Keiko Fujimori no ha dicho ni va a decir. ¿Qué va a estar en contra de las exoneraciones tributarias si las grandes exportadoras le ponen un billete en su campaña y son sus aliados? ¿Qué va a enfrentarse a las mineras si la vez pasada cinco de las grandes le pusieron un millón de dólares en la campaña? ¿Qué va a querer enfrentarse a una AFP si una, propiedad de Dionisio Romero, le dio tres millones 600 mil dólares? Claro que va a defender esos grandes intereses.

-¿La idea de duplicar Pensión 65, una propuesta de Fuerza Popular, le parece buena o mala?

Es que el tema esencial aquí es que tus propuestas de gasto social deben estar financiadas. El señor Carranza ha dicho que esto aumentará la deuda temporalmente y eso nos obligará a pagar un montón de intereses. Además, es un gasto permanente, no es por una única vez. Claro, hay que mejorar Pensión 65 y lograr una cobertura universal, pero nosotros sí sabemos de dónde sacar la plata. Las propuestas no pueden verse aisladamente. Ella (Fujimori) quiere gastar sin decir de dónde va a sacar el dinero. Yo le apuesto -aunque es una apuesta falsa porque no va a ganar-, que si ganara no cumpliría con esa promesa. No solo eso. Ha dicho que se lo va a entregar a dos millones y medio de personas, cuando solo falta un millón de personas sin pensión. ¿Se lo va a dar a todo el mundo? Ni siquiera han hecho bien las cifras.

-¿Y la entrega directa a los ciudadanos del canon minero?

Eso significa que va a desfinanciar las obras de infraestructura, como colegios y hospitales, que hacen los gobiernos regionales y locales. Fuera de eso, es totalmente injusto. Claro, hay zonas en las que hay canon y otras como Lambayeque a las que no les toca un sol. Esa no es una buena política pública. Y si piensa que con eso va a evitar conflictos sociales, está muy equivocada.

Keiko Fujimori ha dicho en campaña que otorgará el canon minero de forma directa a la población. Foto: La República

-¿Por qué?

Porque el tema no es solo minero, es ambiental, de respeto a las comunidades. Segundo, si la propuesta de Fujimori se hubiera aplicado en los últimos cinco años, ¿sabe cuánto hubieran recibido de canon los pobladores de Cotabambas, donde está Las Bambas?

-No.

Cero. ¿Y cómo es esto posible, dirá usted? Bueno, el canon es una parte del impuesto a la renta, pero la gran mina Las Bambas paga cero de renta porque tiene depreciación acelerada de sus inversiones. Con su propuesta, Fujimori les hubiera dado a los pobladores de Cotabambas -donde funciona Las Bambas- cero soles. Cero. ¿Cómo se puede creer que eso va a evitar conflictos, pues?

-Me dijo que parte del financiamiento de lo que propone Perú Libre dependerá de las operaciones mineras y del impuesto a las sobreganancias. A la vez, ustedes tienen una posición bastante crítica respecto de esas operaciones. ¿No hay una contradicción?

No. Somos críticos en el sentido de que queremos una nueva minería. Nadie plantea -porque aquí se inventan cada cosa a cada rato- cerrar alguna mina. No hay ninguna propuesta sobre eso. Es más, hay proyectos en marcha. Con menos conflictos se puede tener una minería beneficiosa para el Perú y las comunidades locales.

-¿El proyecto económico de Castillo es estatizante?

El profesor Castillo presentó el Plan Bicentenario y la palabra estatización no aparece, una sola vez.

-¿Se han cuidado de no incluirla?

No sé, la verdad. Mire, cuando uno sabe qué no quiere, no hay que cuidarse. Ya se sabe qué no se va a poner.

-¿Cuál considera que es la gran diferencia entre los programas económicos de Perú Libre y de Fuerza Popular?

El de Fujimori es un programa de continuismo. Quiere que sigamos con lo mismo. ¿Y lo mismo qué es? Un pequeño grupo de dueños de empresas mineras, bancos, AFP, agroexportadoras que dominan el gobierno y sacan leyes a su favor para pagar menos impuestos, contaminar impunemente y negarles derechos a los trabajadores. Nosotros queremos un cambio y eso tiene dos elementos: cobrar los impuestos para recuperar nuestra riqueza natural y mejorar nuestra educación y salud y apoyar a la agricultura y las pequeñas empresas, en serio.

Castillo y Fujimori

-¿Usted tendría algún papel adicional en un gobierno de Castillo?

Nuestro rol es de asesoría económica, de apoyo con ideas que el profesor Castillo amablemente recoge, algunas sí y otras no, lo que es normal porque de lo contrario sería un títere. Tratamos de formular una política que a mi juicio es consistente. En un futuro gobierno con Castillo, él escogerá a su premier y este a sus ministros.

-¿No le disgustaría ocupar una cartera como la del MEF, ¿no?

No le puedo responder eso aún.

-¿Qué propuesta no le ha aceptado Castillo? Dígame una.

Mire, compare el programa de Juntos Por el Perú con el que ahora tiene el profesor Castillo y podrá sacar sus conclusiones.

Lazy loaded component

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.