El día que Didier Drogba detuvo una guerra civil

Juan Valzania
11 M03 2019 | 16:36h

El delantero de Costa de Marfil cumple 41 años en los que ganó múltiples títulos. Sin embargo, su mayor logro es haber detenido una sangrienta guerra civil jugando al fútbol.

Didier Drogba es uno de los mejores delanteros de inicios de siglo y, para muchos, el mejor que África entregó al mundo. Lo ha ganado casi todo desde sus primeros años en la liga francesa, brillando en Olympique de Marsella, hasta su salto al Chelsea, con el que consiguió la ansiada Champions League.

Sin embargo, Drogba siempre fue un jugador modesto como pocos. Difícilmente presumía de sus lujos, cenas caras y autos de último modelo. Muy por el contrario, el delantero es conocido por sus obras de caridad para su pueblo como hospitales y escuelas.

PUEDES VER Mira el golazo más extraño de Didier Drogba

Una de los mejores momentos en la vida del histórico '9' de los 'blues' fue cuando, apoyado por su compañeros y usando una cámara de televisión, detuvo una guerra civil que llevaba años desangrando a su país.

Corría el año 2005 cuando Costa de Marfil cumplía 4 años en Guerra Civil producto de un fallido golpe de estado que había dividido al país entre cristianos y musulmanes, al norte los rebeldes y al sur el gobierno.

En octubre de aquel año, los 'elefantes' lograron una histórica clasificación al mundial tras imponerse a Sudan por 3-1. La televisora estatal transmitió el partido, que fue seguido por todos los ciudadanos.

PUEDES VER Fanático intenta saludar a Drogba y casi lo lesiona

Durante la celebración en los vestuarios, también transmitida en directo, Drogba se animó a convertir el éxito en uno de los momentos más importantes de la historia de su país. Se dirigió a la cámara y dijo: "Ciudadanos de Costa de Marfil, del norte, sur, este y oeste, os pedimos de rodillas que os perdonéis los unos a los otros. Perdonad. Perdonad. Un gran país como el nuestro no puede rendirse al caos. Dejad vuestras armas y organizad unas elecciones libres".

Una semana después, y tras 4 años de guerra que costaron 4000 muertos, ambos bandos acordaron un cese al fuego.

Un año después, Drogba fue premiado como el futbolista africano del año. Su primera acción fue viajar a Bouaké, centro de los rebeldes, lugar desde donde volvió a solicitar la unidad del pueblo.

PUEDES VER Instagram: futbolista intenta emular celebración de Drogba pero todo le salió mal | VIDEO

Meses después Drogba  y sus compañeros realizaron su más arriesgada jugada: Organizar un partido de fútbol en Bouaké. No sería fácil, teniendo en cuenta que miembros del gobierno asistirían a territorio rebelde. 

Durante el canto del himno nacional que unió a rebeldes y oficialistas, y que significó el momento clave para la paz, el exdelantero señaló: "Ver a los dos bandos juntos, cantar al unísono el himno de mi país fue muy especial. Sentí que Costa de Marfil volvía a nacer". 

Si bien la situación en Costa de Marfil sigue siendo tensa por la inclusión de distintas etnias y religiones, la labor humanitaria de Drogba ha permitido unir a un país que soportó una guerra fraticida y que espera lo que todos los pueblo anhelan durante un conflicto, la paz.

Video recomendado