Call of Duty Black Ops 4: 'Blackout' es uno de los Battle Royale más balanceados [REVIEW]

La nueva oferta de Battle Royale 'Blackout' en Call of Duty Black Ops 4 da un giro radical a la serie aunque sin revolucionarla.

La nueva oferta de Battle Royale 'Blackout' en Call of Duty Black Ops 4 da un giro radical a la serie aunque sin revolucionarla.

Por: Benjamín Marcelo

Call of Duty Black Ops 4 llegó este 12 de octubre para todas las plataformas disponibles (PS4, Xbox One y PC), lo que ha supuesto un punto de inflección importante para la saga de Treyarch (aquella que iniciaría con World at War en el año 2008) puesto que trae oficialmente el primer modo Battle Royale de la franquicia: Blackout.

Hace exactamente diez años, esta segunda desarrolladora de la serie trajo por primera vez el modo zombies, revolucionando la oferta multijugador de Call of Duty. Por eso, nadie pareció muy sorprendido cuando se supo que iba a ser la misma Treyarch la encargada de traer el colosal y complejo modo Battle Royale al mundo de CoD.

Call of Duty Black Ops 4 Blackout

A pesar de los grandes antecedentes de Treyarch, como la inclusión de la guerra fría, la creación del aclamado mapa 'Nuketown' y quizá la campaña más impredecible de toda la serie Call of Duty (Black Ops 1); la tarea de traer el modo Battle Royale a una saga como esta es sumamente compleja, pues requiere una buena ejecución a nivel holístico, sobre todo para un público acostumbrado al estilo CoD, con mapas diseñados para el 'run and shoot', la dinámica de cubierta en cubierta y la frenética velocidad tanto del disparo como de la acción.

En este sentido, Blackout puede llegar a ofrecer lo que todo amante incondicional de la serie desearía tener en términos de jugabilidad, pero el evidente reescalado del elemento Call of Duty no es necesariamente 100% afín para todos los que están familiarizados con el género.

Por el significativo esfuerzo que implica el diseño de un mapa de estas dimensiones, creemos que Treyarch ha tenido excusas para permitirse ciertas licencias, pero algunas son difíciles de entender. Determinados aspectos con las texturas, el dibujado a distancia y el diseño de la interfaz gráfica dan a entender que Treyarch ha tenido prioridades.

CoD BO4 Blackout Review

El problema puede surgir cuando estas prioridades no son necesariamente las mismas que se necesitan para ofrecer un buen Battle Royale, o al menos uno que cumpla con las expectativas y estándares ya impuestos con títulos como PUBG y Fortnite.

Sin embargo, creemos que la jugabilidad general mantiene la esencia tan vital de la saga, sin titubear demasiado en aspectos conflictivos como el realismo de las balas y el sistema de sonido que resultan tan decisivos en estos juegos. Desmenuzaremos cada uno de estos componentes líneas abajo.

Sin más preámbulos, comenzamos con el review de Blackout en Call of Duty Black Ops 4, primer modo Battle Royale de toda la saga.

Para este propósito hemos definido una serie de apartados: control, combate (PvP), vehículos, mapa, gráficos, sonido, interfaz, performance y balance. Los cuales creemos vitales para asegurar una buena experiencia Battle Royale tomando en cuenta lo que ya se ha visto en los últimos años.

Control

El control de tu personaje es lo primero que te mantendrá contento si eres fan de la serie. Blackout, y en general Black Ops 4, regresa a la forma clásica ‘boots on the ground’, dejando de lado por segundo año consecutivo (después de WW2) a los elementos futuristas como el doble salto, los jetpacks, etc. Call of Duty ha tenido cierta deuda en el multijugador en los últimos años, algo que se hizo evidente con el tráiler de Infinite Warfare y la vuelta a la temática de la Segunda Guerra Mundial el año pasado.

La velocidad al desplazarse, el cambio de las armas, el tiempo que tarda apuntar con las miras, el salto de obstáculos (vaulting) y demás mecánicas relativamente nuevas como el recogido del loot están impecables y correctamente pulidas. Además, el empleo del deslizamiento (presionando círculo mientras corres) favorece mucho al posicionamiento tan necesario en este modo de juego.

Combate

Hora del análisis de los duelos, inevitables para dominar la partida. Al encontrarme con un enemigo, mi reacción fue casi idéntica a lo que siempre ha sucedido en un Call of Duty, apuntar y disparar inmediatamente mientras me movilizo lateralmente para evitar ser blanco fácil. Esto sin duda es un punto a favor, ya que CoD tiene su fama bien puesta y ganada por cosas como esta. La propia fluidez del juego invita a seguir jugando como si se tratase de un CoD cualquiera, y poco riesgo parece implicar. La vista en primera persona no permite, ni a ti ni a nadie, analizar los alrededores con demasiada profundidad por lo que no debes preocuparte demasiado en ello. Asimismo, algunos edificios mantienen ese diseño minimalista de espacios pequeños (hay habitaciones extremadamente pequeñas) haciendo que la experiencia para los veteranos de la serie sea muy familiar. No encontramos demasiados espacios abiertos dentro de edificios, siendo aún frecuente el combate a corta o mediana distancia, tan típico de Call of Duty.

La cantidad de elementos de cobertura en campo abierto es justa. La presencia de vegetación, árboles, rocas y otro tipo de decoración es lo suficientemente funcional. La elevación de algunas zonas también ayuda en este aspecto, y algunos edificios tienen una altura considerable lo que hace recordar a Battlefield 4 por momentos. Aviso: es muy usual que te esperen mientras subes las escaleras en estas edificaciones.

Finalmente, el disparo tiene por fin una mecánica realista de caída, cumpliendo con la complejidad de tiro a distancia que todo juego del género debe tener. Las balas son especialmente notorias, quizá algo exageradas en su representación pero con un fin práctico, el que seas testigo de su trayectoria hasta a largas latitudes.

Call of Duty Black Ops 4 Blackout Sniper duelo en escaleras

Vehículos

Los vehículos son otro punto positivo. En nuestro trayecto nos topamos casi siempre con el ATV, un todoterreno con dos asientos. Es el que mejor movilidad tiene de los cuatro vehículos incluídos (un camión de carga que puede llevar loot, un helicóptero y un bote completan el cuarteto), aunque no podrás disparar mientras conduces, ni usar la cámara independientemente del timón. En líneas generales, el apartado de transporte está diseñado a la medida de los demás elementos, no existiendo ningún vehículo que proporcione una abismal ventaja.

Mapa

Sin embargo, una vez que confirmamos que Black Ops 4 mantiene la fluidez en el juego, el exquisito diseño de las armas, y su clásica y acelerada acción, notamos que, respecto a la esencia de un Battle Royale, el trabajo de Treyarch se ha enfocado en adaptar el género a la serie y no al revés.

Blackout cuenta con un mapa muy completo. Diversas zonas de interesante proyección lo evidencian: Dos islas grandes, un par de ríos que bifurcan y se unen, una buena cantidad de puentes y complejos de todo tipo como edificios de varios pisos, puertos, zonas industriales y abandonadas, una zona eólica, presas y hasta un manicomio donde podrás encontrarte con zombies (aviso: dispárales porque estos tiran loot al morir). No hay duda de que para Treyarch el mapa ha sido una prioridad, poniendo casi toda su experiencia en él. Todas las zonas te recordarán a conocidos mapas del pasado, tanto del multijugador como del apartado zombies.

La zona ‘peligrosa’ cumple su cometido correctamente. Los intervalos de tiempo son de entre 3 a 5 minutos para la reducción de la misma, y esta viaja a aproximadamente 1.5 veces la velocidad del jugador mientras corre, no presentado mayor riesgo en los primeros momentos del juego.

Call of Duty Black Ops 4 edificios

Reiteramos, todo esto suena o bien muy Call of Duty o bien muy PUBG o cualquier otro Battle Royale. Pero no existe un punto de mayor innovación, definiéndose todo mucho más como una adaptación que como una nueva propuesta tanto en el género como en el shooter. Algo que no implica mayor preocupación, pero que sin duda pone más deudas y justificación para las críticas de algunos sobre las pocas novedades que presenta la serie Call of Duty año tras año.

Gráficos

Sin lugar a duda, el punto más flaco de Blackout. Afirmábamos líneas arriba que podían existir excusas para no presentar la versión más pulida gráficamente de la serie, pero cierta parte de esta carta de presentación nos dejó con una sensación muy amarga.

En primer lugar, el juego presenta colores algo saturados para lo que se ha visto de forma tradicional. Entendemos que se debe priorizar la diferenciación de personajes con el fondo, mucho más en un mapa de estas dimensiones, pero la visibilidad de los oponentes nunca fue un problema mayor en Call of Duty. En nuestra opinión, la animación de los personajes pudo bastar y permitir que la colorización del pasto, el cielo y demás puedan mantener niveles menos bruscos y contrastados.

Por otro lado, la distancia del dibujado no parece evidenciar la existencia de post-procesamiento. El anti-aliasing y las sombras estaban o muy bajas o ausentes, todo esto desde un PlayStation 4 estándar.

Las texturas y el diseño del pasto son quizá la peor cara de Blackout. En algunos espacios dentro de los edificios existen máquinas dispensadoras, cuyas texturas son incluso inferiores a lo que vimos a fines de los noventa con Half Life o Counter Strike. El pasto corto no presenta mayor intención de detalle, siendo muy similar a lo visto en PUBG en gráficos muy bajos durante sus primeros días.

Para concluir este lamentable apartado, no podemos dejar de mencionar que fuimos testigos, en más de una ocasión, de un terrible 'flickering' en el renderizado a distancia. Sobre todo con las ventanas y los árboles que desaparecían intermitentemente de nuestra vista, pudiendo llegar a ser hasta distractores.

Call of Duty Black Ops 4 Blackout Pasto Grass

Sonido

El trabajo de sonido de Treyarch favorece a la experiencia de manera excepcional. Los clásicos disparos de fondo se han eliminado permitiendo al jugador estar atento a cualquier indicio de presencia cercana. El sonido de las balas se oye a una gran distancia, favoreciendo la estrategia, y es posible reconocer hasta el tipo de arma que están utilizando en medio de un tiroteo. Aun así, ciertos incidentes no faltaron. Durante una de nuestras partidas, fuimos testigos de cómo un oponente se acercó hacia nosotros corriendo por encima de un suelo de acero sin emitir ruido alguno. Como era de esperarse, este sujeto terminó matándonos y dando fin a nuestra prueba de resistencia traducida en una partida de Blackout.

Interfaz gráfica

La interfaz gráfica fue otro punto flaco. A pesar de que contábamos con un televisor de pulgadas suficientes para observar con detalle cada elemento del juego, nos fue sumamente difícil reconocer alguno de los comandos de uso rápido, como el L2. Esto en pantalla dividida empeoró considerablemente, tratándose prácticamente de un calco de la pantalla completa pero a una resolución incluso menor. Indicador de escaso trabajo o falta de tiempo.

Performance

La performance del juego tampoco estuvo libre de incidencias. Sobre todo al momento de configurar el modo para dos jugadores con la pantalla dividida. En más de una ocasión, una parte de la pantalla esperaba en el calentamiento de la partida sin problemas, mientras que en la otra la conexión con el servidor nunca se llegó a completar. Sin embargo, en líneas generales, y comparándolo con algunos otros títulos del género, Call of Duty Black Ops 4 tiene uno de los mejores tiempos de carga para un Battle Royale jamás habidos. El gigantesco escenario no se toma más de 15 segundos en cargarse completamente en una PS4 estándar, y salvo algunos pocos segundos sin cargar las texturas en su mayor definición, la experiencia de juego nunca se ve comprometida por fallos en la renderización del mapa o de sus elementos (salvo lo mencionado con el 'flickering'). Esto, lógicamente, mejorará con el tiempo, pero desde ya se inició con buen pie.

El juego inicia con una caída libre muy rápida y cómoda, sin mayores declives en la tasa de fotogramas por segundo. El aterrizaje también es fluido y casi siempre todo ya está renderizado al momento de establecer contacto con el suelo.

Call of Duty Black Ops 4 Blackout Sniper balas caida realismo

Balance

En cuanto al elemento competitivo, sí se percibe un balance general eficiente. Como en cualquier Call of Duty, las armas son uno de los aspectos más cruciales para establecer ventaja sobre tus rivales, y en Blackout se han tomado el trabajo de asegurar una buena cantidad de 'loot' y armas en cada zona del mapa. Casi siempre encontramos una buena disponibilidad de rifles, subrifles y escopetas, como también una buena cantidad de balas y accesorios. A menos que te propongas ir a zonas muy pobladas (como Nuketown Island, Firing Range, Rivertown y Fracking Tower) y tengas que vaciar tus cartuchos para sobrevivir, es probable que tengas una buena disponibilidad de munición la mayor parte del tiempo.

Con respecto a otros elementos que te permitan hacerte vencedor sobre tus rivales, ya mencionamos los constantes ambientes de cobertura y a la mecánica de 'barrido', las cuales favorecen al posicionamiento, tan importante en un Battle Royale.

Call of Duty Black Ops 4 Blackout Zona mapa

Menciones especiales:

Personajes de Black Ops y Black Ops 2

Si eres seguidor de la serie Black Ops desde sus inicios, sin duda te encantará el apartado de personajes. Aunque estuviesen bloqueados en un inicio, no pudimos evitar sentir mucha emoción al ver a los clásicos protagonistas del primer Black Ops (2010) como opciones para jugar a Blackout. Viktor Reznov, Alex Mason, Frank Woods y Raul Menendez (BO2) han vuelto después de más de 5 años.

Pantalla dividida

La pantalla dividida en Blackout reduce los fotogramas por segundo a un valor incluso menor de los 30 fps. Aunque la fluidez y velocidad del juego no se ven comprometidos.

Conclusión

Blackout puede resumirse como un justo intento de adaptar uno de los conceptos más exitosos en jugabilidad de los últimos años, hacia la establecida fórmula Call of Duty. Es como si se tratase de dos gigantes géneros en un emocionante crossover, que de por sí deja una sensación positiva pues cumple con ese factor de sorpresa y espontaneidad que nos hizo tan cercanos a juegos como PUBG y Fortnite. sin dejar de lado la personalidad tan marcada de CoD. Sin embargo, tenemos que reafirmar que no se trata de un transgresor ni en el género, ni en la misma serie.

Mencionamos en un inicio que, dada la complejidad de un Battle Royale, Treyarch pudo haber tomado prioridades. Después de un largo análisis estamos casi convencidos de que estas se enfocaron en proporcionar un buen balance y en mantener la fórmula CoD lo más intacta posible, lo cual se valora ampliamente ya que aseguran una buena experiencia de juego. Blackout brinda ese nivel de rejugabilidad que hace que cada partida sea distinta de otra para hacerte querer volver a jugar una y otra vez.

No debemos olvidar, sin embargo, que el modo campaña del juego completo ha sido abandonado por primera vez en la historia de la franquicia y Blackout es la principal excusa para tal hecho. Por lo que creemos que este modo pudo llegar a ofrecer más si es que ese era el precio a pagar. Aun así, creemos que está a la altura de los más grandes títulos del género, en términos de calidad y dentro de su misma esencia, aunque necesite retoques gráficos.

Blackout es un Battle Royale rápido, fluido y algo 'arcade', pero mucho más realista en estrategia que Fortnite, siendo mucho más cercano a PUBG que a este. Tampoco es lo más ambicioso que haya hecho Treyarch, en sentido de que no representa una revolución ni de su propia saga, aunque sí exhibe una ejecución muy balanceada.

Calificación: 8/10

Este ha sido nuestro review de Call of Duty Black Ops 4, para PlayStation 4 y tan solo dentro su apartado Blackout. Quédate atento a nuestras actualizaciones ya que pronto llegará el review para el modo multijugador y el modo zombies, para completar todo lo nuevo que nos ofrece este gran título de Treyarch.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO