Nigeria: más de 70 estudiantes son secuestrados por hombres armados

La zona cercana al atentado, tras el incidente, quedó deshabitada debido al temor de que los delincuentes puedan regresar.

El Comando de Policía del Estado de Zamfara ha confirmado el secuestro de 73 estudiantes de la Escuela Secundaria Kaya Day. Foto: referencial/AFP
El Comando de Policía del Estado de Zamfara ha confirmado el secuestro de 73 estudiantes de la Escuela Secundaria Kaya Day. Foto: referencial/AFP
Agencia AFP

Hombres armados secuestraron el miércoles 1 de setiembre a más de 70 estudiantes tras irrumpir en un colegio de secundaria del noroeste de Nigeria, informó la Policía, en el último de una serie de secuestros masivos en centros escolares.

Un numeroso grupo de hombres armados invadió por la mañana la escuela secundaria Kaya Day de Maradun, en el estado de Zamfara, y secuestró a 73 estudiantes, según anunció el portavoz de la Policía del estado, Mohammed Shehu, en un comunicado.

Portavoz de la policía estatal de Zamfara, Mohammed Shehu. Foto: difusión

“El secuestro se produjo tras la irrupción en la escuela de un gran número de bandidos armados”, dijo el vocero policial.

Un testigo, en declaraciones para el medio nigeriano Punch Newspaper, indicó que toda la ciudad había quedado desierta debido al temor de que los bandidos pudieran regresar a la zona.

Shehu mencionó que los equipos de rescate de la Policía estaban trabajando con los militares para tratar de liberar a los estudiantes.

El noroeste y el centro de Nigeria experimentan un incremento de ataques, saqueos y secuestros masivos realizados por grupos criminales calificados localmente de “bandidos”.

El presidente Muhammadu Buhari, un militar retirado elegido en 2015, está bajo presión por la situación de inseguridad, en tanto las Fuerzas Armadas han realizado varias intervenciones y bombardeos aéreos en los campamentos de los “bandidos”, aunque esto no les ha disuadido de continuar con sus ataques y sus raptos.

Las escuelas, nuevo blanco de las bandas

Este año, las bandas, en principio sin otra motivación que el lucro económico, comenzaron a tener como objetivo estudiantes que secuestran en escuelas, seminarios y liceos de la región. Se los llevan a escondites que tienen en el bosque y, desde allí, negocian rescates.

Unos 1.000 estudiantes fueron secuestrados desde diciembre, cuando las bandas comenzaron a atacar establecimientos educativos.

Muchos alumnos han sido liberados tras negociaciones, después de pasar semanas o meses en cautiverio. Todavía hay decenas de ellos retenidos.

Cuatro estados del noroeste, incluyendo el de Zamfara, han decretado restricciones para atajar la actividad de estas bandas, como límites a la circulación de motocicletas, a la venta de combustible o suspensión de los mercados de ganado.

Zamfara, al noroeste de Nigeria, es uno de los treinta y seis estados en los que se subdivide políticamente el país africano. Foto: BBC

Los hombres armados suelen llegar en moto cuando efectúan secuestros y también acostumbran a robar ganado. Operan desde campamentos escondidos en el noroeste de Nigeria, y a menudo se llevan a las víctimas fuera de su estado natal.

La semana pasada, 18 estudiantes de Zamfara fueron liberados tras haber sido secuestrados a principios de agosto en una escuela agraria.

También recobraron la libertad cerca de 100 niños que habían sido raptados en un seminario islámico el último mayo en el estado de Níger, en el noroeste de Nigeria, y 32 alumnos que habían sido capturados en julio en una escuela bautista del estado de Kaduna.