Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe
LO ÚLTIMO - Minsa: limeños vacunados con Pfizer ya no podrán recibir segunda dosis en Chincha

Jorge Bruce: “El mayor temor es de quienes se sienten abandonados por el Estado y la sociedad”

Entrevista al Lic. en Psicología PUCP. Bruce Mitrani comenta sobre el ambiente político y sus efectos en la población de cara a la segunda vuelta de las elecciones.

Aconseja. Experto invoca a reparar las hondas brechas y heridas entre los peruanos. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Aconseja. Experto invoca a reparar las hondas brechas y heridas entre los peruanos. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Ernesto Carrasco

Especialista Jorge Bruce analiza el ambiente político en la coyuntura de la campaña política de la segunda vuelta para elegir al presidente de la república en nuestro país para los próximos cinco años. Los candidatos, en medio de su falta de voluntad dialogante y real liderazgo, han creado una atmósfera polarizada como resultado de la descalificación violenta e injuriosa entre ellos, que ha elevado el ánimo del electorado.

¿Cómo afecta el clima sociopolítico a las personas?

Las personas están entre angustiadas y esperanzadas, según su posición política. También hay desánimo por la poca calidad de las opciones. Además, se ha generado encono debido a posiciones encontradas, incluso en los vínculos más íntimos.

Por género y edades, ¿quiénes son los más afectados?

Creo que las personas de más edad son las más afectadas. Los más jóvenes cuentan no solo con la energía, sino con la disposición a enfrentar cualquier eventualidad. Lo cual incluye la disposición a salir del país e iniciar una nueva vida. Los mayores no tienen este recurso y por ende se sienten atrapados, sea cual sea el resultado de las elecciones. Lo cual no significa que los más jóvenes y los niños sean inmunes. También sufren, pero están más protegidos. Alguna vez un amigo me dijo: ‘Solo los viejos nos vamos a quedar en el Perú’. Esto fue hace años, pero no ha perdido vigencia su lúgubre predicción.

¿Entienden los políticos las categorías morales?

Los políticos entienden perfectamente las categorías morales. Solo que para la mayoría de ellos son un impedimento. Entonces optan por prescindir de esos frenos civilizados que regulan la vida en sociedad. Hasta que les parece necesario, luego indispensable vivir al margen de esos límites que Kant consideraba como las barreras contra la barbarie.

¿Qué actitudes de los candidatos presidenciales han exacerbado el ánimo de la nación?

La descalificación violenta, injuriosa del contrincante y de sus votantes. Desde el terruqueo hasta las acusaciones de colusión con la corrupción, la ausencia de empatía con las opciones ajenas nos ha traído un clima de animadversión sin precedentes.

Los candidatos presidenciales Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular) se disputan esta segunda vuelta. Foto: composición LR

¿Los líderes han perdido la voluntad dialogante y entendimiento?

Definitivamente. El diálogo ha sido el gran ausente de este proceso. Por el contrario, las brechas se han ahondado y los puentes se han “desplomado”. Nos miramos como perros de porcelana colocados uno en frente del otro: sin decirnos nada que no sean agravios y descalificaciones. Los líderes no han hecho nada para que esto cambie, por el contrario, han exacerbado estos comportamientos de desvinculación.

¿Qué papel juegan las redes sociales?

Las redes sociales han estado saturadas de emociones sin procesar. Como cables recalentados por el exceso de carga. El resultado ha sido el previsible: cortocircuitos y apagones. Sobre todo, apagones (la alusión no es gratuita y va dirigida a todas las posiciones políticas) de la capacidad de pensar.

¿La desinformación ha construido una falsa “realidad” en la sociedad?

Philip K. Dick decía que la realidad es eso que sigue existiendo cuando dejas de creer en ella. La desinformación crea la ilusión de que es posible desconocer la realidad. Tarde o temprano, esta ilusión, como la fe adorable de la que habla Vallejo en Los heraldos negros, se desvanece.

¿Qué factores nos han llevado a la polarización electoral?

La saturación emocional ha generado una extrema polarización. Con tanto miedo y rabia es imposible acercarse, escucharse, menos aún cuidarse unos a otros. Pase lo que pase, se nos viene un periodo que debería ser curativo (pero tengo mis dudas).

¿Cómo se explica eso de que “Desde hace un tiempo, la ciudadanía ya no elige a los políticos que se merece sino a los que se le parecen”?

Nuestro sistema electoral no favorece la emergencia de políticos con los que podamos sentirnos inspirados. Más bien la omnipresencia de dirigentes oportunistas, que saltan de un “club” a otro, nuestro desastroso sistema de partidos como vientres de alquiler, favorece la calidad de políticos que pululan hoy. Poco a poco, la gente se ha adaptado a ese elenco cuyos principios son los de Groucho: flexibles, acomodaticios, en última instancia inexistentes. ¿Cómo sentirse representado por lo mejor del ser humano si ni Diógenes con su farol lo encuentra?

¿Por qué nos hemos “choleado” y terruqueado tanto?

Cuando la tensión es extrema, lo usual es que la gente recurra a las armas que considera más letales para aniquilar a quienes en ese momento creen que es una amenaza. El racismo es una de estas armas. También el terruqueo y, para ser más “inclusivos”, el odio al privilegio.

La población se encuentra con una gran incertidumbre de cara a las elecciones. Foto: Clinton Medina

¿A qué le temen más los peruanos en estas elecciones?

El mayor temor es de quienes se sienten abandonados por el Estado y la sociedad. No hay peor angustia que la de no poder alimentar, curar, educar, cuidar a tus seres queridos. Sin embargo, estos temores no son los que han abundado en los medios de comunicación. Más bien los de quienes se enfocaron en el crecimiento económico.

¿Votar en blanco o viciado es evadir una responsabilidad ciudadana?

No. Creo que es un derecho del elector y es una opción legítima. Nadie se la puede expropiar.

¿Cómo reparar el ánimo y la esperanza en los peruanos?

Reparar las hondas brechas –cuyo origen es histórico, bicentenario– y las heridas de este proceso tóxico, es una tarea descomunal. Va a requerir una voluntad política, social, civil, mancomunada. La salud mental tan descuidada es un ejemplo preciso de nuestras prioridades descaminadas. También es una gran oportunidad de que, gane quien gane, esos pedidos desesperados de auxilio han sido escuchados.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.