¡Qué manera de sufrir!

Sin convencer. Alianza Lima tuvo una actuación para el olvido, pero venció 1-0 a Sport Rosario en el debut del Torneo Clausura. El gol lo hizo Gonzalo Godoy.

Sin convencer. Alianza Lima tuvo una actuación para el olvido, pero venció 1-0 a Sport Rosario en el debut del Torneo Clausura. El gol lo hizo Gonzalo Godoy.

Alianza Lima ganó. Sin embargo, tras el pitazo final, no hubo algarabía. Todo lo contrario. Pues en vez de ovaciones, los hinchas optaron por quedarse unos minutos más en las tribunas para recriminar al técnico Pablo Bengoechea y sus pupilos luego de una actuación para el olvido.

Un contexto difícil de creer luego de haber logrado el objetivo de sumar los tres primeros puntos en el Clausura. Dicen que las apariencias engañan y eso se confirmó ayer en el estadio Alejandro Villanueva. El tablero marcaba que Alianza superó 1-0 a Sport Rosario, pero ello sucedió, porque en el fútbol no hay justicia y porque la suerte decidió ir de visita a La Victoria.

El equipo íntimo realizó una presentación que fue una tortura para los espectadores. Sin brillo, desgastado como lució el campo de juego. Impreciso, sin una idea de juego. Haciendo que Bengoechea no siga intentando seguir tapando el sol con un dedo y que debe quitarse la venda de los ojos para darse cuenta que si los victorianos no cambian radicalmente su idea de juego, no tendrán otra alternativa que rezar para soñar con el bicampeonato.

El pueblo íntimo llegó a Matute con la ilusión que implica el inicio de un nuevo torneo. El de un nuevo camino donde no solo se busca ganar este certamen, sino clasificar a una de las semifinales y pelear por el título nacional ante Sporting Cristal.

Esa era la gran expectativa en la tarde de ayer. Sin Kevin Quevedo entre los ‘18’, pues fue separado del plantel por un acto de indisciplina, Alianza intentó desde el primer minuto presionar, pero enfrente tuvo a un Sport Rosario ordenado y que apeló a las faltas para detener las intenciones de los íntimos.

Los locales estuvieron imprecisos a la hora de los movimientos tácticos sobre el rectángulo verde. Una vez más Luis Garro y José Guidino dejaron mucho que desear en su labor como laterales. Maximiliamo Lemos demostró una vez más que su llegada a Matute fue por el parentesco que tiene con el entrenador. Y el debutante Christian Adrianzén fue regular en su accionar.

Sin volumen de juego era imposible pensar que los victorianos iban a hacer daño en el área de la visita.

En el segundo tiempo, Alianza Lima seguía flojo en su funcionamiento. Fue paupérrimo por momentos. Sin una buena administración del balón, el equipo local apeló a su arma más letal: la pelota parada. Así llegó el gol de Alianza a los 33’ tras un córner que supo aprovechar Gonzalo Godoy, quien lo gritó a todo pulmón, pero poco sirvió para quitarle la bronca a los hinchas que ya están hartos de sufrir y de qué manera. Alianza ganó, pero no gustó.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO