Los abusos del Sodalicio en el teatro

La obra teatral San Bartolo retrata a las víctimas del Sodalicio a través de testimonios.

San Bartolo es presentada en el Teatro La Plaza. Video: LR+
Cultural LR

En La Entrevista, Paola Ugaz conversó con Alejandro ‘Jano’ Clavier, autor de la obra de teatro San Bartolo, la cual retrata la corrupción, homofobia y clasismo que el Sodalicio, organización fundada por Luis Figari, cometió hace más de dos décadas.

¿Qué les dice la obra en el 2022 que no les dijo en el 2019?

A raíz de lo que le sucede a Christopher Acosta, con Plata como cancha, a Pedro Salinas y a ti (Paola Ugaz), siento como si la autoridad estuviera más pendiente que antes, de lo que se está diciendo en todos los niveles.

No sé si pondrían la mirada sobre el teatro cuando el alcance es tan chiquito. Es como si hacer teatro fuera peligroso y eso, como creador, no me echa hacia atrás. Al contrario, me da gusto pararme en el escenario y encarnar (al personaje). Hacer que esto no pare, que la historia se siga contando.

PUEDES VER: San Bartolo, retratando víctimas del Sodalicio

¿Cuán difícil ha sido mostrar ese universo masculino y a hombres lastrados por esa organización?

La imagen del hombre blanco heterosexual es como la representación de quien ejerce el poder. Entonces ver a este grupo de hombres blancos y, además, en una sociedad como la nuestra que es mayoritariamente no blanca y con una supremacía racial recibiendo ese abuso nos resultaba interesante.

Cuando fuimos a sacar las fotos de la nueva temporada, y pasamos frente a las casas (de San Bartolo) decíamos qué irá a pasar con estas casas donde pasaron tantas cosas. En otros países como en Chile, estos sitios donde hubo torturas durante la dictadura de Pinochet se han vuelto lugares de memoria, son una especie de museos.

Lazy loaded component

Pensamos que las casas de San Bartolo deberían ser algo así para que la gente no olvide lo que sucedía ahí. Está cerca, aquí nada más, es un lugar de veraneo y es interesante cómo pasaba esto tan cerca de tanta gente y nadie lo vio o lo vieron y no hicieron nada.

¿Qué han recogido de estas funciones?

Honestamente, no le pongo tanta atención a los comentarios. No he tenido cabeza para mirar las redes. Hemos tenido recién el viernes pasado un conversatorio y fue el primer día donde pudimos conversar un poco.

Una chica levantó la mano y contó que había formado parte de una versión femenina del Movimiento de Vida Cristiana en su colegio y que le había chocado un montón las formas en las que se habían acercado a ella.