LR DATA - Solo hay un resonador magnético operativo por cada 10.000 pacientes con cáncer
Política

Pedro Castillo dice que hará cruzada por derechos de las mujeres

Rectificaciones. Luego de las diversas críticas, ayer, en Sicuani intentó aclarar lo que dijo sobre los feminicidios y señaló que es falso que sea alguien “machista”. El candidato de Perú Libre tuvo una serie de mítines en la región del Cusco, a solo cuatro días de las elecciones de segunda vuelta.

Castillo estuvo primero en Sicuani, Desde ahí se pronunció sobre la violencia de género, luego de sus desafortunadas declaraciones del lunes. Foto: Cortesía Manuel Custodio
Castillo estuvo primero en Sicuani, Desde ahí se pronunció sobre la violencia de género, luego de sus desafortunadas declaraciones del lunes. Foto: Cortesía Manuel Custodio
Enrique  Patriau

A cuatro días de las elecciones, el candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, continuó con su gira por el sur del país, esta vez Cusco.

Desde la ciudad de Sicuani, rectificó sus declaraciones iniciales sobre los feminicidios, que le costaron diversas críticas. Castillo había señalado que “el feminicidio es producto de la ociosidad que generan el mismo Estado, la desocupación y la delincuencia”. Organizaciones de defensa de la mujer como Manuela Ramos lo cuestionaron.

El lunes por la noche, en su cuenta de Twitter escribió: “Me reafirmo, nunca más un Estado ocioso que no promueve ni protege a las mujeres, y muchas veces termina escudando a feminicidas, violadores y corruptos”.

Fue su primera aclaración. Y ayer, durante un mitin en la ciudad de Sicuani, el representante de PL condenó estos delitos y señaló que hará una cruzada nacional para revalorar a la mujer peruana.

“Desde el espacio de la escuela, desde el jardín, hay que rechazar todo tipo de discriminación, hay que rechazar el feminicidio y hay que rechazar lo que se está dando contra las niñas, contra las mujeres”, expresó el profesor cajamarquino frente a sus simpatizantes.

“Es falso que digan que Pedro Castillo es machista. Totalmente falso. Yo tengo, como maestro, a mis niñas en la escuela, y son nuestras consentidas, las que más adoramos, las que más queremos. Nuestras madres de familia de la comunidad piden todo el espacio en la comunidad. Sabemos cómo enfrentar este trabajo”, agregó.

Y luego indicó: “Desde acá, a los violadores, a esos sectores que denigran y manchan la honra y la moral de la mujer (les digo que) vamos a hacer una cruzada nacional. Ayúdennos a revalorar a la dama y a la mujer peruana”.

Castillo es una persona conservadora en temas de género. Sus posiciones al respecto ya son conocidas. De hecho, cuando en el debate del domingo último los moderadores le consultaron al respecto, optó por evadir una respuesta firme.

Por cierto, esta mirada recelosa hacia los asuntos de género es compartida con su rival de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

Gira. Castillo estuvo el lunes en Puno. Ayer llegó a Cusco. Foto: Facebook

Más mítines

El candidato de PL pasó de Sicuani al distrito de Combapata, en Canchis, donde también tuvo una breve presentación ante sus parciales. Después, se dirigió a la ciudad de Cusco en caravana. Allí tuvo otro mitin en la plaza Túpac Amaru, donde reafirmó que ya tiene acuerdos con otros gobiernos para la adquisición de más vacunas, algo que ya había señalado en el debate presidencial.

Mientras Castillo hacía su trabajo proselitista en el sur —zona del país en donde cuenta con un importante respaldo popular—, los voceros de PL también se pronunciaron sobre diversos temas.

El excongresista Hernando Cevallos, miembro del equipo técnico en asuntos de salud, se refirió a la presencia de Leopoldo López en el Perú y aseveró que es parte de una campaña orquestada para desinformar a la población. Dijo también que el líder de la oposición venezolana ha llegado a territorio peruano para alentar el voto de la corrupción.

Asimismo, Pedro Francke, asesor económico, insistió en que no habrá programas de estatizaciones en una eventual gestión de PL.

Razones para decir no a Keiko

Por Indira Huilca, socióloga

Keiko Fujimori participa por tercera vez consecutiva de una segunda vuelta sin algo distinto que ofrecer a las y los peruanos que llegamos con vida (y alguna esperanza) al año del Bicentenario. Es la defensora de un modelo económico fracasado y de una Constitución caduca.

Llega cargando los maletines de grupos de poder que se resisten a cualquier tipo de freno a sus intereses lucrativos más inmediatos. Decir que Fujimori es la candidata de los ricos no es retórico: representa a los agroexportadores abusivos, a los millonarios deudores de Sunat y al lobby feroz de los bancos.

A este prontuario, ganado como lideresa de la oposición obstruccionista en el Congreso 2016-2019, le ha sumado en pandemia ser la carta por la que apuestan los mercaderes de la salud. Y en tiempo electoral, no está de más decirlo, el dudoso privilegio de ser la favorita de la prensa concentrada en la capital.

Rodeada de personajes reciclados de los años noventa del siglo pasado y cuadros “pro-modelo” del ala dura de los gobiernos de Toledo, García y Humala (incluidos algunos otrora antifujimoristas), quizá su única novedad respecto a 2011 o 2016 sea la bandera de la “libertad”.

Y no me refiero a aquella con la que Vargas Llosa y la derecha bruta y achorada latinoamericana la arropan hoy, sino a la de su propia libertad, sobre la que pesa la seria posibilidad de una sentencia de treinta años por los presuntos ilícitos en el financiamiento de su actividad política.

La prensa concentrada se desvive por hacernos creer que estamos ante una elección entre democracia y terrorismo (?), cuando la verdadera batalla final es la que viven Keiko y sus abogados: si no gana esta elección, quizá ella termine en la cárcel, con su hermano Kenji negociando dos indultos. Este domingo, con nuestro voto, tenemos la oportunidad de ponerle fin a la nefasta saga de los Fujimori.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.