Dietas virales: ¿realmente funcionan?

Claudia Agüero Moscoso, nutricionista.

 


Redacción LR

Domingo, 7 de Octubre del 2018

Hoy existen diversas tendencias de alimentación, ligadas en su mayoría a mantener un estilo de vida saludable, que deben ser —necesariamente— supervisadas por un nutricionista.

Las dietas sin fundamento o brindadas por personas no capacitadas podrían causar un desorden metabólico. Seguir al pie de la letra dietas difundidas en Internet, como la dieta del té verde, la dieta de la sopa, la dieta de 500 calorías, entre otras “promesas milagrosas”, solo alimentarán ilusiones, mas no nos darán el estilo de vida saludable que necesitamos.

El vegetarianismo y el veganismo son dietas saludables en las que predomina el consumo de frutas, verduras y cereales enteros, además de germinados, semillas y fermentados. Por diversas razones, como la protección a los derechos de los animales, el cuidado del planeta o la idea de mantener el cuerpo libre de toxinas, estas tendencias se han ido apoderando de nuestras mesas.

La dieta cetogénica (como “Low Carb” o “Keto Diet”), la dieta del ayuno intermitente y la dieta paleolítica son difundidas en redes sociales y seguidas por millones de cibernautas de diversas edades. Tienen sustento científico y han sido empleadas, en principio, para combatir ciertas enfermedades o condiciones como Parkinson, Alzheimer, autismo, obesidad, diabetes, entre otras. Sin embargo, no mostrarán los resultados a los que apuntamos si no son llevadas con un asesoramiento nutricional.

Seguir tendencias de alimentación con el único objetivo de mejorar el físico y no mantener un correcto estado de salud puede generar desórdenes alimenticios sin que nos demos cuenta.

La dieta debe incluir alimentos que aporten un beneficio a nuestra salud. Su objetivo no debe ser entrar en un vestido o verse bien en una foto. Su finalidad real es regalarnos calidad de vida. 


Te puede interesar


Nuestras portadas