¿Qué hablas?

“Reconocer la diversidad es promover el diálogo entre culturas y el respeto a la diferencia”.

Sonaly Tuesta
15 Feb 2020 | 3:37 h

En la cosmovisión Ese’eja, el támishi es una liana caprichosa. Si te acercas sin que se dé cuenta, podrás arrancarla suavemente, si no, se entercará en el árbol y será difícil hacerte de ella. Trascendernos significa reconocer que otras lenguas tienen sus propios códigos y sabidurías, y todas, desde la manera como expresan, buscan la comunicación.

La relevancia cultural del idioma originario es tal, pues determina el cómo nos relacionamos con nuestro entorno, con la gente que convive o se cruza con nosotros, con el ser que somos, creadores de cultura y referentes de la historia personal que vamos hilvanando.

El 21 de febrero es el Día Internacional de la Lengua Materna. Reconocer la diversidad es promover el diálogo entre culturas y el respeto a la diferencia. Por eso es preocupante que haya tanta desigualdad entre adolescentes que tienen al castellano como lengua madre y aquellos que hablan otra lengua originaria.

Según el Censo del 2017, el 30% de las adolescentes indígenas amazónicas, entre 15 y 19 años, ya son madres; mientras que sus pares hispanohablantes alcanzan la maternidad en un 9,6%.

Uno de cada 20 adolescentes indígenas, entre 15 y 18 años, no sabe leer ni escribir. Si comparamos, tendremos en el otro lado: 1 de cada 170.

Las y los adolescentes entre 12 y 17 años de habla castellana cuentan con servicio de agua potable diario en un 71,7% frente al 18,2% de los hablantes de lenguas amazónicas y al 40,3% de los herederos del idioma aimara.

¿De qué estamos hablando?

Lazy loaded component