Proyecto Educativo Nacional promueve el bienestar socioemocional de los peruanos y peruanas

El Proyecto Educativo Nacional al 2036 tiene como uno de sus propósitos promover que el bienestar socioemocional en el país sea atendido

La Republica
Difusión
La República

La pandemia de la COVID-19 ha generado que las familias se vean afectadas en múltiples aspectos, provocando en ellas altas dosis de incertidumbre, angustia y estrés por el futuro que los depara. El Proyecto Educativo Nacional (PEN) al 2036: el reto de la ciudadanía plena, traza diversas orientaciones que permitirán que las personas, a través de mejores experiencias educativas, logren cumplir sus proyectos individuales y colectivos.

Prestar atención de manera particular al bienestar socioemocional, no solo permite asegurar que los peruanos y peruanas alcancen una vida activa y emocionalmente saludable a lo largo de sus vidas, sino también favorece que las personas desarrollen otras dimensiones de sus vidas de mejor manera: física, cognitiva, espiritual.

Para su consolidación, el PEN considera importante que las personas aprendan a regular sus emociones y afronten situaciones personales y comunitarias en favor al diálogo, la convivencia y el bienestar. Además, esta propuesta resulta relevante, puesto que existen niveles de violencia y malestar en la sociedad que exigen que la escuela, la familia, los docentes y la comunidad contribuyan al logro de un nivel básico de equilibrio y bienestar socioemocional.

Además, como parte de su compromiso con las personas, en el documento se señala que el Estado debe enfocarse en brindar opciones formativas y orientadoras a familias, así como a cuidadores de niños menores de tres años, para contribuir al apego seguro, promover dentro de la formación docente, esta dimensión y brindar adecuadas condiciones para que los miembros de las familias, especialmente los adultos mayores, se relacionen, interactuen y sigan aprendiendo. Por ello, es crucial que las instituciones generen espacios formativos y entornos sanos y que los medios de comunicación contribuyan con la protección y formación integral de las personas, ofreciendo contenidos que fomenten su valoración y respeto.