Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe
VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más
LO ÚLTIMO - Minsa y expertos evaluarán este martes condiciones para aplicar tercera dosis contra la COVID-19

Elecciones 2021: ¿qué es el voto preferencial y la valla electoral?

Estos temas definirán quiénes representarán al país en el próximo Congreso y qué partidos perderán su inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas del JNE.

Las elecciones se realizarán este domingo 11 de abril. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
Las elecciones se realizarán este domingo 11 de abril. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
Harold  Quispe,José Astete,

Este domingo 11 de abril se realizarán las Elecciones Generales 2021, en donde los peruanos escogeremos a nuestros próximos representantes para la presidencia de la República, el Congreso y el Parlamento Andino.

En ese sentido, hay temas fundamentales que se deben tener en cuenta en estos comicios, como lo son el uso del voto preferencial, el funcionamiento de la valla electoral y la cifra repartidora, lo que finalmente ayudará a definir quiénes llegan al poder durante el periodo 2021-2026.

¿Qué es el voto preferencial y cómo funciona?

Este método de votación tiene el fin de entregar al elector la posibilidad de reorganizar la lista que presentan los partidos en bases a sus preferencias.

Es decir, que los ciudadanos, al acudir a las urnas, pueden escoger a una organización política para el Congreso de la República y el Parlamento Andino y marcar el símbolo con una cruz o un aspa. En ese momento, tienen la opción de no consignar a ningún candidato en los recuadros o de otro modo elegir a dos postulantes, según el número que porten en sus listas.

Al finalizar las elecciones, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), mediante la cifra repartidora, decide cuántos postulantes de un partido obtienen un lugar en el Congreso.

Entonces, gracias al voto preferencial, los candidatos que tengan los primeros números en las listas parlamentarias no necesariamente serán quienes lleguen al Palacio Legislativo, sino quienes consigan más votos en las urnas.

Según Fernando Tuesta, el otro lado de esta modalidad es que un candidato, al necesitar ganar más votos que los compañeros de sus partidos para ser electo, provoca que la campaña se vuelva una competencia interna en la que debería primar la colaboración en conjunto.

La reforma política que se estableció durante el mandato del expresidente Martín Vizcarra provocó que el voto preferencial sea eliminado y el 2021 sea el último año en el que se usara este método con el fin de garantizar la paridad y alternancia en la lista de candidatos. De este modo, no será válido a partir de las elecciones regionales y municipales del 2022.

Estas serán las últimas elecciones en las que se sufragará bajo la modalidad de voto preferencial. Foto: ONPE

¿Qué es la cifra repartidora?

Es el cálculo que establece el número de escaños en el Parlamento en proporción a la cantidad de votos por cada partido que haya pasado la valla electoral. Este método consiste en dividir los votos obtenidos por cada uno de los partidos políticos entre los números consecutivos de la cifra repartidora.

El objetivo de esta última es obtener la cantidad de votantes proporcional a los votos obtenidos. Esto permite ayudar, en base a la proporcionalidad y también a una representación de minorías (más que de mayorías), a acceder hacia escaños dentro de un colegiado como en este caso es el Parlamento.

¿Qué es la valla electoral?

Es un requisito que se exige a las agrupaciones políticas para que sus candidatos logren integrar el Congreso de la República con una cantidad considerable de representantes y de respaldo ciudadano. Esta herramienta se aplica en dos dimensiones: la vigencia de la inscripción y la cifra repartidora.

Según la Ley n.° 26859, Ley Orgánica de Elecciones, todo partido debe obtener no menos del 5% de los votos válidos a nivel nacional o, en el caso de alianzas electorales, el 6% o más y lograr un mínimo de seis escaños en el Congreso.

Una vez se designe la cantidad de escaños que tendrá cada organización, se priorizará el orden de los postulantes por la cantidad de votos que cada uno obtuvo. En esta fase entra a participar el voto preferencial, que para estos comicios continúa vigente.

Los partidos que no pasen el 5% de representación parlamentaria en las perderán su inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas del JNE. Foto: composición/La República

Relación entre voto preferencial y cifra repartidora

De acuerdo a José Tello, especialista en temas electorales, ambos conceptos se relacionan, ya que, una vez que se obtiene la asignación de escaños, lo que se hace es utilizar la votación preferencial para saber a quién, indistintamente al orden de ubicación en la lista, le corresponde acceder a uno por tener la mayor cantidad de votación.

“La valla electoral es justamente para que no haya partidos con menos de siete parlamentarios y, además, para que puedan tener un nivel de representatividad. No podemos tener bancadas de dos o tres parlamentarios”, explicó el abogado a La República.

¿Cómo pasar la valla electoral?

Según la Resolución n.° 015-2011-JNE, se puede pasar la valla electoral de dos maneras:

  • Alcanzar al menos el 5% de los votos válidos a nivel nacional
  • Colocar como mínimo siete representantes al Congreso en más de un distrito electoral.

Es importante precisar que, para las alianzas políticas, se aumentará un 1% por cada movimiento adicional. Por ejemplo, en el caso de que se junten dos agrupaciones, debe superar el 6% de los votos válidos y el 7% si en caso son tres.

¿Qué pasa si los partidos no pasan la valla electoral?

Si las agrupaciones no cumplen con obtener el 5% de representación parlamentaria en las elecciones generales, perderán su inscripción en el Registro de Organizaciones Políticas del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) un año después.

Por otra parte, si un partido dentro de una alianza electoral no logra más del 5% de los votos válidos, también sería eliminado. Este mismo resultado tendrían las organizaciones políticas que no participen.

Para José Tello, en estas Elecciones Generales 2021 existe un problema de distorsión que se debe a dos motivos: la baja cantidad de congresistas y la gran cantidad de distritos electorales.

No obstante, este año, Lima Metropolitana cuenta con 33 curules, mientras que antes tenía 36, ya que dos están incluidas para los Peruanos en el extranjero y uno pasó a Ucayali.

“La cifra repartidora no tiene la culpa. Lo que pasa es que existe poca cantidad de escaños para una enorme cantidad de distritos electorales. La realidad es que existe un problema de distorsión”, acotó.

La cifra repartidora es clave para establece el número de escaños en el Parlamento. Foto: ONPE

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.