Piden incluir un capítulo ambiental en el TLC entre Perú y China

Economía LR

Organización pide que se incorpore un capítulo ambiental en la renegociación del TLC Perú-China. Foto: Plataforma Indígena.
Organización pide que se incorpore un capítulo ambiental en la renegociación del TLC Perú-China. Foto: Plataforma Indígena.

Pedido hecho por la Plataforma Indígena indica 11 ejes de negociación relacionados a temas ambientales.

La Plataforma Indígena Amazónica de Seguimiento a las Inversiones Chinas en el Perú presentó a la Embajada China en Perú y al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) una propuesta de capítulo ambiental para ser incorporado en la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) Perú-China.

La importancia de la propuesta, indica la organización, radica en que importantes inversiones chinas se asientan o colindan con territorios indígenas y áreas de alta diversidad biológica. China es el principal socio comercial de Perú y tiene una inversión directa acumulada de alrededor de 19.600 millones de dólares en el país entre 2006 y 2018, del que el 79,7% corresponde a los sectores de minería e hidrocarburos.

La Plataforma Indígena propone incluir 11 ejes de negociación sobre temas ambientales en el TLC, como el compromiso de no promover el comercio o la inversión mediante el debilitamiento, reducción o no aplicación de la legislación ambiental de ambos países.

Además, se pide incorporar compromisos de cooperación en gestión forestal sostenible, fiscalización del origen y recorrido de la madera, gestión forestal de las comunidades indígenas, y sobre medidas para combatir el comercio ilegal de fauna silvestre, entre otros.

“Es indispensable que se incluya en el TLC con China un compromiso de respeto de la consulta previa y libre determinación como un mecanismo de diálogo intercultural, que además permita mayor sostenibilidad en las inversiones”, enfatiza Lizardo Cauper, presidente de Aidesep y miembro de la plataforma, añadiendo que el proceso de negociación tiene que incluir un espacio para los aportes de organizaciones indígenas y sociedad civil.

“Tenemos ya un historial peligroso de inversiones chinas como el Lote 58, donde se viene omitiendo la consulta previa; o la Hidrovía Amazónica, donde ha sido bajo el cumplimiento de acuerdos de consulta y alta la cantidad de observaciones a su estudio ambiental, por eso es clave un capítulo ambiental en el TLC como mecanismo de protección a nuestros pueblos”.

Además, solicitan que se promuevan mecanismos para contribuir a insertar en el mercado chino productos y servicios elaborados por comunidades andinas y amazónicas, que estén basados en el aprovechamiento sostenible de la diversidad biológica y conocimientos tradicionales. También piden incluir el compromiso por el respeto de los derechos humanos y específicamente para protección de defensores ambientales, entre otras propuestas.

Por otro lado, Vanessa Cueto, vicepresidenta de la organización Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), señala que los capítulos ambientales son una buena práctica que han utilizado tanto Perú como China. “Acuerdos comerciales de la talla del TLC, del que suscribimos con Estados Unidos o la Unión Europea; o de los que China ha suscrito con otros países incluso de Sudamérica, como Chile, contienen capítulos ambientales”.

“También se debe tener en cuenta que la sostenibilidad es uno de los principios fundamentales que promueve el memorando de entendimiento con el que Perú se adhirió a la iniciativa china de La Franja y La Ruta”, destaca Cueto.