Misiones tecnológicas

“Es más fácil mover los cerebros que mover los conocimientos de un cerebro a otro”

Maite Vizcarra
22 Jul 2019 | 1:40 h

Casi todos los países ricos lo son porque aprovechan el progreso tecnológico. ¿Cómo llegar al progreso tecnológico? Algunos dirán que incentivando más investigación científica y otros más tecnología. Lo cierto es que los niveles de productividad de un país dependen de cómo se adquiere ese progreso que en gran parte proviene de un conocimiento que no siempre surge de los laboratorios. Surge, más bien, del intercambio: de experiencias, saberes y culturas. Ahora estoy en Noruega y aquí se suele decir –para explicar cómo surge una nueva industria– que es “más fácil mover los cerebros que mover los conocimientos de un cerebro a otro”. En efecto, como ha demostrado el economista Frank Neffke, el progreso tecnológico del siglo 21 se asocia al intercambio, a cuando los empresarios y empresas de otras ciudades/países se trasladan a ellas y llevan consigo a trabajadores especializados y con la experiencia industrial pertinente, para crear algo nuevo. He liderado la organización de varias misiones de negocio y tecnológicas desde el Perú a Europa, y ahora con más foco en la zona nórdica; y el esfuerzo ha sido posible gracias a que existe una línea de financiamiento específica en el fondo “Innóvate Perú”, del Ministerio de la Producción. La experiencia ha sido positiva. Pero siempre se puede mejorar. Por ejemplo, el fondo “Innóvate” podría estar sistematizando todo el conocimiento tácito generado a la fecha, no solo por temas de accountability sino de “progreso tecnológico”. En el siglo 21, ese progreso surge más del intercambio con el que se tienden puentes, incluso con realidades muy sofisticadas.

Video Recomendado