Juan Carlos Tafur

“Alberto Fujimori es absolutamente capaz de traicionar a Kenji”

Periodista y psicólogo clínico.

Maritza Espinoza

Domingo, 24 de Junio del 2018

Su biblioteca personal sorprende por su variedad, pero, sobre todo, por su orden. Cada libro tiene, en el lomo, un código que lo hace muy fácil de ubicar. Allí conversamos con Juan Carlos Tafur, el periodista, el columnista, el exitoso fundador de varios medios, el psicólogo que -momentáneamente- ha abandonado la terapia y, no por último menos importante, el hincha a muerte de la U antes de que parta a Rusia para el último tramo del mundial, donde, lamentablemente, ya no estará el equipo blanquirrojo.

Empecemos hablando de fútbol. ¿Cuál es tu impresión del último partido (Perú-Francia)?

Estoy con cólera. Más que por los resultados, porque este equipo merecía más. Yo sí valoro el trabajo de Gareca en la calidad del detalle técnico que ha cultivado, el análisis de los partidos, de las virtudes y defectos de cada jugador para saber a quién alinear y a quién no, el trabajo estadístico y tecnológico para saber qué jugadores aciertan cuando hacen pases largos y cuáles no. Y, así como eso, ha planificado absolutamente todo. Es la primera vez que un entrenador peruano trabaja así.

PUEDES VER Presidente del PJ: “Corte IDH sacó cuerpo en el indulto a Fujimori”

Has dicho que nada que reprocharle, ¿no hay alguna crítica?

En este mundial, no. Durante la eliminatoria sí cometió varios errores, sobre todo en la primera fase, pero mostró que podía corregir y se dio cuenta que, con estos jugadores, que no son estrellas, no se podía equivocar tanto. Tenía que ser perfeccionista él para evitar que los errores o defectos de los jugadores se manifestasen en la cancha. Ha sacado lo mejor que se podía sacar de este equipo. No daba para más.

Por el entusiasmo con el fútbol, temas como Odebrecht y otros pasaron a un segundo plano. ¿Eso cambiará ahora?

Lo de Odebrecht ya venía bajando en interés, inmerecidamente, porque aún no hemos llegado a tocar la esencia de la corrupción, que es la coima que se pagaban a funcionarios por obras. Se ha conocido un poquito de algunas y sobre todo las que han afectado al gobierno de Toledo y a Alejandro Toledo en particular. Después está todo ahí pendiente.

Judicialmente tampoco hay ninguna acusación...

No hay avances. Faltan aún los interrogatorios a Barata y a otros funcionarios sobre ese tema en particular. Yo no sé por qué se han centrado en los aportes de las campañas. Creo que los jueces y fiscales han cometido el error de guiarse por lo que era mediáticamente más sexy, pero allí no está la esencia del proceso de corrupción, porque lo que han hecho con los candidatos es lo que hacen todas las empresas afincadas en el país, extranjeras o nacionales. Y no desde ahora: desde siempre.

Y eso le ha hecho daño a la investigación. Por ejemplo, la carcelería sin acusación de los Humala ha terminado favoreciéndolos...

Sí. Humala debe estar feliz, porque políticamente ya estaba incinerado. Su gobierno fue tan mediocre, que si no ocurría esta carcelería injusta, su situación política prometía un desierto de quince años. No lo veía ni siquiera como candidato el 2021, dado el achicharramiento que había sufrido por su gobierno…

¿Ahora sí lo ves?

Sí, ahora sí lo veo.

¿A él o a Nadine?

Cualquiera de los dos. Les han hecho un favor enorme. Porque Humala fue un fiasco desde la derecha y desde la izquierda. Desde ambos lados. [Risas]

Uno de los “goles” que ha metido el apro-fujimorismo es la llamada “Ley Mordaza”. ¿Debe regularse la publicidad estatal?

Creo que sí. Ahí hay una cancha discrecional que, en general, como política pública, no debería tolerarse. La capacidad de discreción que tiene un funcionario de un organismo público, como un ministerio o alguna entidad estatal, para colocar publicidad en medios no se permite en ningún otro ámbito del quehacer público.

¿Qué tiene esta ley, entonces, de cuestionable?

Creo que la prohibición no debería ocurrir. La publicidad no sirve solo para fines de interés público concreto, utilitario. También sirve legítimamente para promover las obras y los actos de gobierno. El fujimorismo y el aprismo creen que su mayor golpe es a los medios, pero no se dan cuenta que el mayor golpe se lo están dando al gobierno. Keiko Fujimori cree que su principal adversario político son los medios de comunicación. Se quiere vengar de El Comercio, de La República puntualmente. Tienen esa obsesión y creen que, si lo logran, cosechan votos para el 2021.

Si estás de acuerdo en la prohibición, ¿cómo regularlo?

Es tanto el dinero que se mueve que amerita que se cree un organismo público autónomo que centralice la colocación publicitaria. Que haya una responsabilidad legal y absoluta transparencia en la contratación de publicidad, que se guíe por criterios objetivos de rating, lectoría, sintonía. Lo mismo a nivel regional y municipal.

De otro lado, el fujimorismo ha llamado “mermeleros” a todos los periodistas que se oponen a esta ley. ¿Te sientes en el saco?

[Risas] Ahí lo que está logrando Keiko Fujimori es galvanizar a la prensa independiente respecto de la posibilidad terrible de que ella gane las elecciones. Yo no he sido, y lo admito, parte de la trinchera antifujimorista, pero, con lo que está haciendo, a partir de su predominio en el Congreso, no tengo más que concluir que la posibilidad de que ella gane las elecciones es una amenaza para el país. Este combo fujimorista de autoritarismo político, mercantilismo económico y ultraconservadurismo moral es terrible.

Que su aprobación en las encuestas haya caído, ¿no neutraliza la posibilidad de que gane en el 2021?

Ojalá, pero veo con temor muchas movidas extrañas a nivel del Consejo Nacional de la Magistratura, de la ONPE. Me temo que van a querer volver a sacar candidatos para la contienda del 2021 y, si eso ocurre, las posibilidades de que tenga competencia se achican. Si la cancha se abre por completo, como viene ocurriendo, sí veo bien improbable que gane las elecciones, no solo por la crisis política que ella misma se ha generado con el terrible manejo del Congreso, sino por el cisma interno que ha sufrido con el desgajamiento de Kenji Fujimori. Kenji largamente es mejor candidato que Keiko. Le va a robar el centro fujimorista masivamente.

Pero ella va a pelear para que Kenji no postule...

Sí. Estoy seguro que alguien la debe estar asesorando y me imagino que le han dicho: primero tumbémonos a El Comercio y La República. Una vez allanada esa cancha, vamos por los candidatos, que son Guzmán y Kenji Fujimori. Después, si eso aún no resulta, a controlar los organismos electorales que tengan que ver con las decisiones o fallos. Creo que hay una estrategia de conquista del poder al borde de la ley y tiene pasos concretos a seguir.

¿Pero qué sería Keiko Fujimori sin el aval del padre, que evidentemente ya no va a tener?

No sé, ah. Gente del entorno de Kenji me dice que la principal escala de maduración política que él ha obtenido ha sido darse cuenta que su padre es tan pragmático que es capaz de plegarse a Keiko, porque le conviene en estos momentos para su causa personal.

¿Alberto Fujimori sería capaz de traicionar a Kenji?

Sí, yo lo creo absolutamente capaz de tradicionar a Kenji. Y sin ningún reparo, ah.

¡Qué fuerte! Tú has advertido la posibilidad de que todo esto esté generando un viraje hacia opciones antisistema. ¿Qué opción? ¿Goyo Santos? ¿Antauro…?

O las de la derecha también.

Vamos por partes: en la izquierda, ¿a quién ves que podría capitalizar esto?

Sí, Antauro o Gregorio Santos… Un momento para poder hacer un juicio certero de esa posibilidad va a ser fines de octubre, cuando sepamos los resultados de las elecciones municipales y regionales. Esa va a ser la primera vuelta del 2021. Vamos a ver dos clásicos políticos ahí: en el norte, Keiko versus Acuña, y en el sur, Keiko versus las izquierdas. Si ella es derrotada, creo que ahí sí cavó su tumba para el 2021. Pero es importante saber ahí qué performance pueda tener la izquierda en el sur del país.

¿Verónica Mendoza ya fue?

No. La veo con mucha potencialidad.

¿Pese a toda la "terruqueada"?

No creo que eso la perjudique. Es una más de las tantas brutalidades de la ultra derecha peruana el terruquear a la izquierda, creyendo que eso la destruye y, lejos de eso, le otorga un barniz de radicalidad que la puede ayudar en la contienda del 2021. Si Vizcarra sigue en caída libre y se genera un colapso político de acá a tres años, una opción radical más bien gana terreno.

El tema de la Ley Mordaza es el único en el que Vizcarra se ha atrevido a discrepar del fujimorismo. ¿Qué significa eso?

Vizcarra le tiene terror a la protesta social, terror a las encuestas y terror a las portadas. Entonces, en este caso le tiene más miedo a los medios de comunicación que a Keiko Fujimori y está actuando en consecuencia. No creo que sea una cuestión de principios. Simplemente ha dicho: ¿qué me conviene más? Mejor me pliego con los medios. Tenemos un presidente timorato, sin ningún norte político.

Lo has definido como fuji-dependiente. ¿Hasta cuándo?

Hasta cuando Keiko quiera, porque ni siquiera depende de él.

¿Piensas que quien lo va a descartar es Keiko?

Para mí, más temprano que tarde, Keiko va a darse cuenta que se está incinerando políticamente para el 2021 si sigue apoyando a Vizcarra. Si en octubre obtiene un triunfo abrumador, el principal derrotado va a ser Vizcarra.

La popularidad de Vizcarra está cerca al dígito. Si sigue bajando, ¿puede darse que renuncie?

No sé si renunciar, porque no lo veo en ese talante, pero sí de que lo vaquen y que se adelanten las elecciones. Si Keiko Fujimori se da cuenta de que no le conviene apoyarlo, sino inclusive adelantar las elecciones, Martín Vizcarra ya fue. Hace un mes, yo te hubiese dicho: “Vizcarra tiene un 100% de posibilidades de llegar al 2021”. Hoy te diría que tiene un 80% de posibilidades. Dependiendo de lo que pase en octubre, mi pronóstico podría bajar al 20% o 30%.

¿A quiénes ves el 2021?

Es bien difícil hacer ese tipo de pronóstico con tanta anticipación. A Kenji Fujimori no lo descarto como potencial presidente del Perú. Si no ocurre nada raro, yo veo a Keiko, a Kenji, a Guzmán, a Barnechea, a alguno de los Humala. A Alan García ya no.

¿García ha sido expectorado?

Sí. Si él hiciese un focus group en jóvenes, se daría cuenta que no tiene ninguna posibilidad de ser presidente del Perú. No es que los jóvenes lo critiquen. No es que haya una resistencia ideológica, política o cultural. No. Se burlan de García. Es un personaje grotesco, ridículo, patético para la juventud. Así lo ven: como un dinosaurio que habla cosas que dan risa. Eso no lo va a poder superar.

La historia peruana, tan dada a la ironía, nos ha puesto en disyuntivas alucinantes. Si la del 2021 fuera votar por Keiko o por un Antauro o Gregorio Santos, ¿por quién votarías?

Uy. ¡No voto! [Risas] Voto viciado. Hace un año te hubiera dicho que votaría por Keiko, pero después de todo lo que está haciendo, de ninguna manera.

¿Y entre Keiko y Kenji?

Ahí sí voto por Kenji.

Te puede interesar

Nuestras portadas