Los ‘años maravillosos’ del rock peruano

La muestra “Salvaje / Los inicios del rock en el Perú (1963-1975)” reúne los discos, objetos, historias e imágenes más icónicas del rock de esa época. Ocasión para recordar que el 2014 se cumplen 50 años de la aparición del primer LP rockero de un grupo nacional.

La muestra “Salvaje / Los inicios del rock en el Perú (1963-1975)” reúne los discos, objetos, historias e imágenes más icónicas del rock de esa época. Ocasión para recordar que el 2014 se cumplen 50 años de la aparición del primer LP rockero de un grupo nacional.

Texto: Raúl Mendoza.
Fotografía: Ricardo Flores / Difusión.

La batería, con sus tambores y platillos todavía relucientes, reposa en la parte central de la sala de exposición. Lleva el logo, en la cara externa del bombo, de uno de los grupos que escribieron la historia del rock peruano: Los Shain’s. Sobre la pared del costado está colgada una fotografía a gran tamaño de todos los integrantes del grupo, con sus instrumentos y ataviados con el traje de la portada de su primer álbum: pantalón negro y sacón azul-celeste. En esa imagen, tomada en el ya lejano año de 1966, aparece la misma batería que los visitantes pueden ver aquí.

“Esa fotografía se amplió de un slide antiguo, de formato 10 por 8 centímetros, que nos prestó uno de los integrantes del grupo. Es parte de la sesión fotográfica que hicieron para su primer álbum. La batería también la ha prestado otro de los músicos”, cuenta Andrés Tapia, uno de los curadores de la muestra “Salvaje / Los inicios del rock en el Perú (1963-1975)” que se presenta en el Museo Metropolitano de Lima y es –hasta hoy– la mayor recopilación de joyas del rock peruano.

Esa foto original de Los Shain’s nunca había sido ampliada y la batería estuvo guardada por décadas. Aparte de esos artículos, aquí también hay vinilos, fotografías, afiches, volantes, entradas de concierto, objetos, revistas y videos de los grupos que –según los entendidos– protagonizaron el momento más efervescente y creativo del rock peruano. Mucho de todo lo que está aquí pertenece a la colección de Tapia –reunirla le tomó quince años– y otra parte ha sido prestada por los propios músicos protagonistas de esa movida rebelde, ‘garajera’ y psicodélica.

Para Tapia dos grupos inician la historia del auténtico rock peruano: Los Incas Modernos y Los Sunset, aparecidos en 1963. Los primeros grabaron al año siguiente el primer LP del rock nacional y los segundos dos discos de 45. Es decir, el 2014 se cumplen 50 años de que el género se instalara oficialmente en el vinilo. “Antes de estos grupos hubo orquestas de jazz que hacían twist o rocanrol, pero no era rock. El rock tiene otra actitud. Eso sí se cumple con Los Incas Modernos y Los Sunset”, explica Tapia.

Los discos grabados por ambas bandas están en la muestra. Y también otras producciones y fotos de los primeros ídolos del rock nacional en los años 60, como Los Shain’s, Saicos –reconocidos en medio mundo por su tema “Demolición”–, Los Vips, Los York’s y muchos otros más. Hay dos grupos que pocos conocían y que han sido rescatados aquí: New Juggler Sound, que con el tiempo dio origen a Laghonia y más tarde a We All Together; y The Mad’s, un grupo que llegó a tocar en Londres invitado por los mismísimos Rolling Stones y que arañó la fama mundial.

Tapia ha editado, a través de su disquera Repsychled –que publica a grupos de los años 60 y 70– un disco de New Juggler Sound con 11 temas inéditos, que se presentó para esta exposición. Todavía tiene material inédito de ellos para editar por lo menos 4 discos más. En la muestra hay tres discos de 45 del grupo, los únicos que grabaron en los 60. De igual manera, este año Tapia publicó el disco Molesto de The Mad’s, grupo de culto que pocos conocían hasta ahora porque a pesar de que fueron muy famosos en los 60 no dejaron grabaciones hechas en estudio.

Esto es rock

La historia de The Mad’s merece contarse. En una pared hay una foto de cuatro jóvenes pelucones tirados en los jardines de un lugar no identificable. Tapia aclara: “Están en los jardines del castillo de Mick Jagger en Inglaterra y fueron invitados por él”. Cuenta que cuando Mick y Keith Richards llegaron al Perú a fines de 1969, vieron tocar a The Mad’s en Ancón y  en el Club Tiffany, y se quedaron sorprendidos con su música. “Se acercaron y les dieron la tarjeta de su mánager”. The Mad’s tocaban en fiestas privadas, exclusivas y eran musicalmente impecables. “Parecían una banda inglesa”, ha dicho Gerardo Manuel.

Un año después los peruanos ya estaban en Londres. Ensayaban en el estudio de los Stones, telonearon al grupo inglés en algunas presentaciones y los ejecutivos estaban locos por grabar su música psicodélica. Incluso fueron invitados al famoso festival que se realiza anualmente en la Isla de Wrigth, pero no llegaron a subir al escenario. Cuando ya realizaban grabaciones para el disco que los haría famosos, su baterista regresó al Perú. Luego buscaron a otro –debía ser peruano por exigencia de los ejecutivos–, pero la buena onda entre ellos se fue diluyendo y optaron por separarse. Ahí acabó la historia del grupo que pudo llegar más lejos que ninguna otra banda de rock peruano.

En esa misma década de los 70 otros grupos también hicieron música de altísima calidad, como Traffic Sound, Telegraph Avenue, Tarkus, El Polen y muchos más. Hay mucho material de estos grupos en la muestra. En la entrada de la sala, por ejemplo, se pueden ver dos enormes carteles de un concierto de Traffic Sound que han sobrevivido al tiempo, aunque en malas condiciones. En una vitrina también hay ediciones argentinas y bolivianas de la banda. Y tickets de entradas a conciertos, que deben tener unos 40 años de antigüedad.
En otra vitrina hay ediciones raras. La más llamativa es un disco de Los Shain’s editado en Grecia. “Me la mandó un coleccionista desde allá”, cuenta Tapia. Se pueden ver también discos de 45 de edición boliviana que tienen dos temas de Traffic Sound en un lado y dos de We All Together en el otro. El grupo Los Holys también tiene ediciones bolivianas de discos con dos temas por lado. Además, se pueden ver placas de DisPerú, el legendario sello de Rebeca Llave que publicó a bandas nacionales como Saicos, Los Golden Boys o El Troglodita. Y hay toda una colección de discos de 45, rojinegros, que sacó Polydor de bandas peruanas de esas épocas.

¿Cómo has conseguido todo esto?, preguntamos. “A lo largo de años, recorriendo Lima, pidiendo cosas a amigos de afuera, buscando en Internet. Y hay cosas que me han dado los músicos”, cuenta Andrés. Hay curiosidades en varias partes de la sala: por ejemplo, una foto pequeñita de Los Flyer’s, un grupo que apenas grabó un 45 con los temas “María” y “Quiero un poco de amor”, antes de disolverse. El vocalista de ese grupo era Miguelito Barraza y los temas se pueden encontrar en Youtube. Más allá, en otra vitrina, se puede ver un volante de un concierto de Traffic Sound donde se anuncia que con el ticket rifaban una tabla de surf.
Tapia también ha rescatado joyas audiovisuales para que la comunidad rockera las conozca: aquí se presenta un documental que la banda Traffic Sound realizó con material inédito suyo para un concierto de reencuentro en un hotel limeño, pero el DVD se les malogró antes del evento. “Ahora ese material está aquí”, dice orgulloso. También se presenta unos videos de Los Shain’s que el propio Tapia armó con pequeños rollos de película proporcionados por el grupo. “Mejoré la imagen y el sonido, y coordiné la imagen con las canciones. Esos videos están en los discos que edité de Shain’s”, cuenta. También se puede ver un documental de Saicos, el grupo más endiablado de los 60. Su tema “Salvaje” es el que da título a la exposición.

Este es un gran paseo por los discos, imágenes y objetos icónicos del rock peruano. Para 1975, bajo gobierno militar, la movida se diluyó. Lo que queda hoy es la música de esos años maravillosos y el espíritu de una época que llenó nuestros corazones de rock.
 

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO