“Aquella fatídica noche, un 29 de diciembre del 2001, todo era confusión, correteo, humareda y fuego. Las sirenas de los bomberos ululaban y dejaban una estela de lamento en la ciudad”.