Joven que se comía las uñas le amputan dedo pulgar por aparición de extraño cáncer

Durante 20 años, Courtney Whithorn de Australia, se comía las uñas. En el 2014 su dedo pulgar comenzó a tornarse negro y lo ocultó, sin saber su pesadilla de la actualidad. 

Durante 20 años, Courtney Whithorn de Australia, se comía las uñas. En el 2014 su dedo pulgar comenzó a tornarse negro y lo ocultó, sin saber su pesadilla de la actualidad. 

Australia. Comerse las uñas de los dedos de las manos es un hábito o "manía" desagradable y de poca higiene, que muchas veces puede ser un trastorno emocional y hasta podría requerir ayuda profesional. 

Este es el caso de Courtney Whithorn en Australia, que por comerse las uñas corrió la desagradable escena de que le amputar luego que le detectaran un extraño cáncer de piel

Durante 20 años, Whithorn se mordió las uñas de los dedos hasta que en el 2014, su pulgar derecho se puso totalmente negro. Pero, en lugar de acudir al médico por el raro padecimiento, lo ocultó durante cuatro años y actualmente, fue que pidió el diagnóstico de un profesional. 

 El paso de mes de julio un especialista le diagnosticó melanoma subungueal lentiginoso acral, nombre dado a un tipo de cáncer de piel.

"El melanoma lentiginoso acral es tipo de melanoma que surge en las palmas de las manos, en las plantas de los pies o alrededor de la uña del dedo gordo".

"Se trata de un desarrollo de las células malignas de pigmento (melanocitos) a lo largo de la capa basal de la epidermis. El crecimiento puede formar un nódulo debajo de la uña y levantarla. Aunque no suele producir dolor, si el tumor es avanzado puede alcanzar los huesos". 

Su dedo pulgar no fue expuesto en ningún momento. Los factores de riesgo son traumatismo en las uñas.

Vale destacar que por el avanzado cáncer que tenía la joven en las uña, tuvieron que eliminar su dedo pulgar. 

“Mi mano estaba constantemente en un puño porque no quería que nadie la viera, ni siquiera mis padres. Me asusté un poco cuando mi piel comenzó a ponerse negra, así que se los mostré por primera vez este año”, relató la paciente al Daily Mail.

“No hay suficiente investigación para decir cuál es la tasa de supervivencia del cáncer o la probabilidad de que regrese porque simplemente no sabemos mucho al respecto. Solo lloro cada vez que es mencionado”, explicó la joven al Daily Mail.

“La ubicación del cáncer en mi pulgar es desconocida, así que si todavía aparece, tendrán que seguir cortando hasta que obtengamos un resultado claro”, agregó.

Te puede interesar