“Si Biden llega, va a lidiar con la pandemia, la economía, y un país totalmente dividido”

Presidente del Diálogo Interamericano. Profesor adjunto en la escuela de Asuntos Exteriores de la Universidad de Georgetown, donde enseña política latinoamericana. Sus artículos han aparecido en The New York Times, Foreign Policy y The Washington Post.

ARMAS. El analista dice que no es sorprendente que grupos armados se hayan manifestado durante el conteo de votos en su país. Foto: Sharon
Castellanos
ARMAS. El analista dice que no es sorprendente que grupos armados se hayan manifestado durante el conteo de votos en su país. Foto: Sharon Castellanos
Emilio Camacho

El mundo entero se ha mantenido en vilo ante una elección compleja. Con un sistema distinto al tradicional “un elector un voto”, los Estados Unidos fueron este martes a las urnas para elegir entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden. Michael Shifter, especialista en las relaciones entre Latinoamérica y el gigante norteamericano, explica todo lo que ha estado en juego, el trance de una campaña electoral en plena pandemia, y describe el ánimo del elector estadounidense.

Más angustiante que los vaivenes de la política norteamericana es su sistema de votación, ¿alguna vez han ensayado cambiarlo?

Bueno, este sistema está escrito en la Constitución. Fue pensado por los fundadores del país para tener equilibrio en el sistema político. Pero hoy hay un creciente número de personas que están disconformes con este sistema, porque sienten que no tiene sentido. Y hay propuestas para cambiarlo, pero no han ganado mucha fuerza, porque, claro, beneficia a ciertos actores, sobre todo a los que no representan poblaciones muy grandes. Yo creo que va a ser muy difícil cambiarlo. Sobre todo ahora, que parece que los republicanos van a mantener control del senado.

¿Y por qué ha sido tan importante en esta elección el voto por correo?

Eso se debe a la pandemia. Es lo mismo que pasa con el voto anticipado, que se debe a la pandemia y a la pasión que genera esta elección. Ha habido mucho entusiasmo casi de la mitad del país por sacar a Trump de la presidencia. Eso explica este voto anticipado sin precedentes.

¿Este voto anticipado ya se había usado antes?

Sí, ya se ha usado antes. Pero no era la elección preferida por la gente, esta vez sí. La gran paradoja es que el mismo presidente Trump siempre ha votado por anticipado.

¿Por qué Donald Trump ha obtenido sostenidamente el voto latino en algunas zonas de Estados Unidos?

A ver, si uno revisa estado por estado, la mayoría de los votos latinos han ido para Biden. Pero es cierto que en un condado muy importante como Dade County, de Miami, donde hay una concentración de la diáspora cubana, venezolana, colombiana y nicaragüense, hubo un voto muy fuerte por Trump, más que hace cuatro años, cuando compitió con Hillary Clinton. Trump ganó mucho en los últimos cuatro años y eso se debe a su política dura con Venezuela, por lo menos a su retórica agresiva e incendiaria contra Nicolás Maduro, que hace felices a los venezolanos y cubanos de ese condado. Pero esos votos no son representativos del mundo latino en Estados Unidos, donde la mayor parte son mexicanos. En todo caso, Trump fue muy exitoso en pintar a Biden como un socialista que iba a ser muy suave con Maduro, con (Daniel) Ortega y con el régimen cubano. Fue desinformación, sí, pero muy efectiva.

Se dice que Trump ganó las elecciones de 2016 con el respaldo de los estados del llamado Cinturón del Óxido, que son estados caracterizados por el cierre de industrias, el desempleo y la pobreza. De esos estados, Biden consiguió en esta ocasión el respaldo de Wisconsin y Michigan, ¿cómo lo hizo?

Bueno, ese el foco de la estrategia de Biden desde el principio. Si bien hizo campaña en Florida y Texas, su estrategia fue cambiar la tendencia en esos tres estados claves, incluida Pensilvania, en la que todavía no termina el conteo de votos. Biden es una figura muy distinta de Hillary Clinton. Es una persona que habló mucho de sindicatos...

Una palabra que no está en el vocabulario de Hillary Clinton.

(Sonríe) No, no lo está. Entonces Biden, por su historia, por sus antecedentes, tiene más credibilidad al apoyar a los sindicatos. Yo creo que eso influyó. También aprovechó que el manejo del presidente Trump sobre la pandemia fue muy malo.

A lo lejos, en Sudamérica, uno siente que Donald Trump, por sus expresiones, tiene un ánimo racista, y uno podría pensar que sus seguidores también son personas racistas y discriminadoras, pero, ¿esa visión es justa? ¿no hay entre los electores de Trump personas que consideran que su manejo económico fue eficiente, que antes que cualquier otra cosa querían protección para su economía y sus industrias?

Bueno, yo creo que hay racismo en los Estados Unidos, y que hay seguidores de Trump que son racistas. Pero no creo que sea justo pintar a la mitad del país como racista. Y él logró el respaldo de casi la mitad del país. Sí, el ganó muchos votos por su manejo de la economía. En dos sentidos, antes de la pandemia, a la gente le iba mejor, el desempleo estaba muy bajo, y la gente recuerda eso. Si hoy hiciera una encuesta en Estados Unidos, y le preguntara a la gente si está mejor o peor que hace cuatro años, la mayoría diría que sí. Esa fue la pregunta que hizo Ronald Reagan contra Jimmy Carter en 1980. Ojo, no dirían que el país está mejor, sino que su situación personal es mejor. Y otra cosa es que el discurso de Trump frente a la pandemia, insistiendo en que se reabriera la economía, que se mantuvieran los deportes y que volvieran los colegios, tuvo resonancia en ciertos sectores de la sociedad que están cansados de las medidas estrictas respecto a la pandemia, esa es mi impresión.

En Sudamérica, en algunos sectores se ve mal que los presidentes le den mucha importancia a las industrias nacionales, que sean “proteccionistas”. Dicen que esos personajes son de ultraizquierda, ¿Trump hizo un gobierno proteccionista?

Sí, sin duda fue un presidente proteccionista, que es exactamente lo opuesto al Partido Republicano institucional. El partido ha dado una vuelta de 180 grados, es totalmente opuesto a lo que era, en temas de comercio y también de migración. Los republicanos más modernos están a favor de una migración más abierta y más libre, y esto ha sido todo lo contrario. Hoy, el Partido Republicano es más proteccionista que el Partido Demócrata. Trump tocó un nervio en los Estados Unidos y eso explica el apoyo de sus seguidores.

La revista Time lanzó ayer una nota con el siguiente título, “Aunque Biden gane, gobernará en los Estados Unidos de Donald Trump”, y se referían a la polarización que se ha dado en la población norteamericana por estas elecciones, ¿Qué tan fuerte ha sido esta polarización? ¿va a quedar dividido el país?

Bueno, yo creo que este es el punto más importante de estos resultados. Mucha gente se equivocó o se dejó llevar por el deseo de superar este momento de política polarizada y de desconfianza. Pero eso no ocurrió, la polarización es tan fuerte como nunca lo había sido. Toda su vida política, Joe Biden quiso ser presidente, pero va a llegar y va recibir la peor herencia. Tiene que superar la pandemia, la crisis económica, las tensiones raciales y a un país totalmente dividido. Y dividido no solo porque uno piensa distinto del otro, eso siempre ha ocurrido, sino porque un lado piensa que si el otro llega al poder, eso significa el fin del país. Tienen ideas exageradas de un lado y del otro. La desconfianza es altísima. Creo que el trumpismo vive en el Partido Republicano, Trump es el líder del partido, y si Biden gana, él será el líder de la oposición. Muchos líderes republicanos le deben su lugar en el senado a la fuerza inesperada de Trump.

¿El trumpismo como estilo es más influyente que el Partido Republicano institucional?

Bueno, en el Partido Republicano Trump tiene más de un 90% de apoyo, casi 93 o 94%. Eso es más alto de lo que tuvo Ronald Reagan, que fue el gran héroe del Partido Republicano. Él domina el partido. Y los senadores que se han jubilado lo han hecho porque el estar contra Trump sería el fi n de sus carreras políticas. En estado Unidos hay un fenómeno, hay enorme desconfianza por las elites políticas y económicas. Mucha gente siente que hay una actitud paternalista del Partido Demócrata, muy vinculado con las clases profesionales, hacia los que no tienen ese nivel de educación. Y Trump ha aprovechado muy bien esta situación. Es un gran comunicador, conoce muy bien los medios y el mercadeo. De todas maneras será una presencia significativa y no será fácil la vida del presidente Biden.

Ayer se reportaban grupos armados en Arizona que pedían que se suspendiera el conteo de votos, ¿antes se había una cosa parecida?

No me acuerdo. Quizá en el Siglo XIX pueda haber pasado. Es muy serio y muy preocupante. Pero el hecho de que haya armas en este momento no es sorprendente, en el sentido de que hemos visto, de manera creciente, gente armada en este clima tan tóxico, en los últimos años, en las calles. Las cifras demuestran que la gente está comprando más armas que nunca, en un contexto en que un lado tiene temor de que si el otro logra llega al poder, eso significa una gran amenaza existencial.

En el Perú, cuando un presidente no gana mayoría en el Congreso le va bastante mal. En este momento, los demócratas no tienen claro si ganan la mayoría en el Senado, ¿Cuánto complica eso la probable gestión de Joe Biden?

Bueno, yo diría esto: Estados Unidos era distinto del Perú. Hay mucha experiencia y mucha historia de un gobierno dividido, entre el presidente y el Congreso, donde se lograban acuerdos sobre temas muy complejos. Eso existía. Yo tuve el orgullo de vivir esa experiencia, cuando el presidente podía negociar acuerdos con el líder del Congreso, de otro partido, sobre impuestos u otros temas, de manera exitosa. Lamentablemente, ya no estamos en esa era. Hoy hay desconfianza y yo me temo, a pesar de los llamados de Biden a la unidad y la cooperación, que va a ser sumamente difícil lidiar con un senado con Mitch McConnell como líder de un partido totalmente leal a Donald Trump. Espero estar equivocado. Pero siento que hay mucho rencor y resentimiento entre ambos lados.

Por lo que me dice, va a haber una peruanización del senado norteamericano.

(Se ríe) Es lo mismo que me dicen los amigos argentinos.

¿Qué debe esperar Sudamérica de un eventual gobierno demócrata?

Primero, habrá que esperar mayor presencia de Estados Unidos. El gobierno de Trump se ha caracterizado por una agenda muy estrecha, en la que están el tema de Venezuela y la migración de México y Centroamérica. Debe haber mayor compromiso con temas de derechos humanos y democracia. Y subrayar el tema del cambio climático y la protección al Amazonas. Allí habrá un tema con el Brasil de Jair Bolsonaro.

Joe Biden, últimas noticias:

Elecciones en EE. UU. EN VIVO: primer discurso de Joe Biden como presidente electo
Joe Biden en su primer discurso: “Seré un presidente que une, no que divide” [VIDEO]
Trump dejó la Casa Blanca y llegó a su club minutos antes del anuncio de victoria de Biden
Martín Vizcarra felicita al electo presidente de EE. UU., Joe Biden