Los documentos sobre la victoria de Austerlitz

La República

Épica. Pintura que recrea la batalla de Austerlitz según el pintor François Gérard. (Roma, 1770-París, 1837). Foto: difusión
Épica. Pintura que recrea la batalla de Austerlitz según el pintor François Gérard. (Roma, 1770-París, 1837). Foto: difusión

Historia. El manuscrito y el plano que demuestra el genio de estratega militar de Napoleón Bonaparte en la batalla que ganó contra los aliados están en venta en París.

Redacción y EFE

Sobre la victoria de Napoleón Bonaparte en la batalla de Austerlitz, considerada como una obra maestra de genio militar, han quedado documentos. Se trata de un manuscrito de 74 páginas dictado y corregido por el mismo emperador francés y un plano con la alineación de los ejércitos contendientes.

La batalla de Austerlitz, llamada también batalla de los Tres Emperadores -además de Napoleón, emperador Francisco I de Austria y el zar Alejandro I de Rusia-, se llevó a cabo el 2 de diciembre de 1805.

Pero la noticia no solo es que han aparecido estos documentos, sino también que se han puesto a la venta en París. El manuscrito asciende a un millón de euros y es con ocasión del bicentenario de la muerte del emperador que se celebra este año.

El lote, según la agencia EFE, se expone junto con otros dibujos y mapas de la época napoleónica en la galería Arts et Autographes, en la orilla izquierda del Sena, en París, y ha recibido muestras de interés de posibles compradores, ha dicho a Efe Alizée Raux, la vendedora.

El texto fue dictado por Napoleón al general Bertrand y después corregido por el mismo emperador en la isla de Santa Elena, en mitad del Océano Atlántico, adonde fue deportado tras su derrota definitiva en la batalla de Waterloo en 1815.

“Hay un total de 11 anotaciones y correcciones de Napoleón, de su puño y letra. Cuenta la preparación y las nueve horas que duró la batalla”, explicó Raux, codirectora de la galería.

La firma. Manuscrito dictado y corregido por Napoleón Bonaparte. Registra 11 correcciones. Foto: difusión

No quiso que se redactaran estas páginas en primera sino en tercera persona. Por eso se puede leer, por ejemplo: “El emperador eligió un campo de batalla y se resolvió a esperar allí al enemigo”.

A lo largo del relato, se ofrecen en detalle las astucias y tácticas preparatorias a las que recurrió para hacer creer a sus rivales que el ejército francés era más débil de lo que luego demostró.

La proeza de Napoleón es que con un ejército numéricamente inferior pudo ganarle a la coalición. Es decir, tuvo que agudizar su estrategia para alcanzar la victoria. Uno de los movimientos de Napoleón fue enviar su ejército al norte, en persecución de los aliados, pero después, en vez de encimarlos, ordenó retroceder como una muestra de debilidad. Pero lo que quiso es que los adversarios vengan hacia ellos y dejen flancos desguarnecidos, para después, con los aliados en el centro, rodearlos y acabar con ellos.

También se exalta el heroísmo de las tropas y de los oficiales. Los soldados saludan al emperador, incluso cuando están gravemente heridos, como lo muestra el siguiente extracto: “Apenas apercibían a un oficial del Emperador, le gritaban: ‘¿Está contento el emperador con nosotros?’”.

Mapa. El plano trazado para la batalla de Austerlitz. Foto: difusión

“Los documentos, que tienen 200 años de antigüedad, se encuentran en perfecto estado de conservación porque solo han cambiado una sola vez de manos y esta es la primera vez que se exponen”, subrayó Raux.

Escritos de Santa Elena

La galerista hizo notar que no se conocen otros relatos explicados por el mismo Napoleón de esta batalla que tuvo lugar en los primeros días de diciembre de 1805 en lo que entonces era el imperio austríaco y hoy está en territorio de la República Checa.

El manuscrito había sido adquirido por Jean-Emmanuel Raux, el otro codirector Arts et Autographes, a los herederos del general Bertrand cuando decidieron ceder sus propiedades.

“Nadie prestaba atención a los escritos de Santa Elena. Este es el documento histórico más fabuloso de la historia de Francia que podemos encontrar en manos privadas”, afirmó el galerista. No es habitual -añadió- que salgan a la luz vestigios de Napoleón de esta importancia.

Raux lo ha puesto en venta coincidiendo con la feria de artes y antigüedades belga BRAFA in the galleries, que en esta edición ha contado con la participación de 126 galerías de 13 países.

A diferencia de lo que ocurría otros años en esta feria, esta vez las obras no han salido de las galerías. Cada una de ellas podía presentar hasta 9.

El próximo 5 de mayo se conmemora el 200 aniversario de la muerte de Napoleón en 1821 durante su exilio forzado.