Jaén, arqueología y turismo

Maritza Montes
6 11 2018 | 03:52h

Editado por el arqueólogo Quirino Olivera NúñezJaén, arqueología y turismo reúne una serie de artículos sobre la riqueza natural y cultural del nororiente peruano, entre los que se destacada la participación de la ONG española Altekio con un curso de innovación social dirigido a mujeres emprendedoras de esa ciudad cajamarquina, quienes han creado una marca colectiva de chocolate relacionada con los hallazgos en la huaca Montegrande de cacao domesticado, de 5300 años de antigüedad. La presentación estará a cargo del Quirino Olivera Núñez, arqueólogo y editor del libro.

Durante ocho años, desde el 2010, el arqueólogo Oliver Núñez y su equipo de trabajo realizaron excavaciones y estudios en esa huaca, que los llevaron a descubrir un templo de adobe en espiral cuyas evidencias arqueológicas hablaban de una muy antigua civilización amazónica y el origen compartido del cacao por Perú y Ecuador.

“… los hallazgos en Montegrande prometen reescribir la historia del antiguo Perú”, sentencia Olivera, quien asegura también que uno de los monumentales recintos arquitectónicos descubiertos es uno de los más antiguos de la Alta Amazonía del Perú, “con un carácter público y religioso propio de una sociedad compleja, y con patrones artísticos y culturales inéditos en el área andina peruana”.

Dicho recinto tenía un antecedente en Palanda, Ecuador, muy cerca de la frontera con Perú, encontrado por el arqueólogo Francisco Valdez en el 2012. El hallazgo arrojaba pruebas de que antes de la existencia de las fronteras entre ambos países, una antiquísima civilización ocupó estos territorios unidos por el curso de los ríos locales; y que la zona ecuatoriana y la peruana corresponden a una región donde los antiguos lograron domesticar el cacao. De hecho, el de Palanda posee una antigüedad de entre 5500 y 5300 años.

“Hasta el momento no ha sido posible descubrir evidencias de cacao en Montegrande, pero los estudios realizados a los artefactos en forma de cacao demuestran que, desde tiempos inmemoriales, el cacao mantuvo un alto valor simbólico para las culturas amazónicas (…). Montegrande es en el presente el mayor enigma arqueológico de la Amazonía peruana.

Sobre el editor

Segundo Quirino Olivera Núñez (Santa Cruz, Cajamarca) se licenció en Arqueología en la Universidad Nacional de Trujillo y es doctor en Historia del Arte y Gestión Cultural por la Universidad de Sevilla España). Ha dirigido proyectos arqueológicos con entidades no lucrativas, ONG y Universidad ESAN. En el año 2013, sus hallazgos en la huaca Monteverde fueron distinguidos como uno de los diez mejores descubrimientos arqueológicos del mundo por parte del Fórum de Shanghái en China. Desde el 2009 dirige el proyecto de investigación y valoración del patrimonio cultural en la zona nororiental del Marañón, vinculado a un programa de investigación arqueológica binacional entre Ecuador y Perú.

Ha participado en la gestión, diseño museológico, museográfico, construcción y puesta en funcionamiento del Museo Tumbas Reales de Sipán, además de haber coordinado diversas exposiciones internacionales. Ha sido director ejecutivo de la Asociación Amigos del Museo de Sipán, y desde 2012 preside la Asociación Peruana de Arqueología y Desarrollo Social de la Amazonía.

Video Recomendado