¿Cómo afecta a los migrantes venezolanos la crisis económica de Argentina?

Los venezolanos que llegaron a Argentina esperan que la crisis económica termine pronto. Algunos trabajan en Uber y otros se dedican a sus emprendimientos gastronómicos.

Los venezolanos que llegaron a Argentina esperan que la crisis económica termine pronto. Algunos trabajan en Uber y otros se dedican a sus emprendimientos gastronómicos.

Salieron de Venezuela buscando estabilidad y mejor calidad de vida, pero en el país que los recibió se desató otra crisis, la devaluación del peso, la moneda oficial de Argentina

Para los “venetinos”, como algunos migrantes se hacen llamar, en alusión a los dos países; la crisis de la nación gobernada por el empresario Mauricio Macri no tiene punto de comparación con el caos generalizado propiciado por el chavismo, que hoy tiene como principal representante a Nicolás Maduro.

“Salir de un país en crisis es un alivio por que vuelves a tener cierto poder adquisitivo, eso es algo que habías perdido en Venezuela. Pero entrar llegar a otro lugar en crisis te genera cierta alarma; sin embargo, no es para desesperarse ya que los números de Venezuela no se comparan con los de Argentina”, contó a La República, Iván Matos de 38 años, que entre cosas, lamenta haber tenido que abandonar su postgrado en gerencia de Mercadeo.

Matos tiene 9 meses en Argentina y reconoce que migrar es un proceso duro, y por ahora descarta irse a otro país a comenzar de nuevo.

Por su parte, María González, una periodista venezolana, que trabajó en medios del Estado, hace un año dejó todo para irse a Buenos Aires. Coincide con Iván al señalar que la crisis “es manejable” y nada se compara con la destrucción del aparato productivo de su país de origen.

Otra diferencia notable, es que no hay tal escasez  de alimentos “o por lo menos en la capital. He visto informaciones de las provincias, pero también hay mucha manipulación”.

Gonzalez señala que  sus “paisanos” que ya tienen experiencia en manejos de crisis extremas, lo toman con más calma y para cubrir sus gastos realizan trabajos extras.

La comunicadora social sostiene que a pesar de la crisis aún puede realizar actividades como ir al cine o comer en la calle, algo que en Venezuela se convirtió en un lujo.

Agrega que en Argentina continúan llegando venezolanos debido a que ese país brinda facilidades para la regularización migratoria y ejercicio profesional. Aunque eso no implica que todos están ejerciendo las profesiones que dejaron en su país natal.

Tanto Matos como González tienen trabajo y ayudan a sus familias económicamente.

Un caso totalmente diferente es el de Erwin Betancourd, un licenciado en Relaciones Públicas quien tiene 5 años en ese país. Ya estaba establecido e incluso tenía, hasta hace poco tiempo, un empleo formal. Explica que las libertades económicas del gobierno de Macri han desencadenado un aumento en el costo de los servicios públicos y el tipo de cambio. “Para los argentinos esto es un proceso normal. Dicen que es cíclico, pero para nosotros es diferente”.

Betancourd está evaluando qué hacer. Entre sus opciones está invertir sus ahorros en algún emprendimiento gastronómico, como lo están haciendo el resto de sus compatriotas. Pero, de empeorar la situación,  está dispuesto a irse de ese país y comenzar de cero en otro lugar.

Como dato adicional, el relacionista público comentó a La República que muchos de los venezolanos que están llegando a ese país se dedican a comercializar productos gastronómicos que ellos mismos fabrican o trabajan de conductores de Uber.

De acuerdo con las cifras de Migraciones Argentina, desde enero de 2016 al 30 de junio de 2018 se otorgaron 530.000 residencias a extranjeros. De todas estas, cerca de 70.000 correspondieron a los venezolanos y 25.000 fueron en el último semestre, con lo cual se ubican al tope del ranking de nacionalidades con más radicaciones.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO