El primer testimonio que dieron soldados sobre caso Madre Mía

Año 2006. Reconocieron que en 1992 Ollanta Humala era el jefe de la Base Militar de Madre Mía, y que participaron en la detención de los esposos Benigno Sulca y Natividad Ávila, quienes resultaron desaparecidos. Después cambiaron de versión.

30 Abr 2017 | 1:48 h

Fue a inicios del año 2006, en plena campaña electoral, cuando un grupo de soldados que había servido en la Base Militar de Madre Mía –región Huánuco– se enteró de que su ex jefe, el capitán "Carlos", era candidato a la Presidencia de la República. Pero, además, supieron que estaba siendo investigado por presunto delito de desaparición forzada durante su paso por dicha instalación castrense.

Habían pasado 14 años, sin embargo, reconocieron su rostro con facilidad. Aunque recién conocieron que se llamaba Ollanta Humala Tasso.

PUEDES VER: Ollanta Humala planteará invalidar audios del Caso Madre Mía

Desde la localidad loretana de Requena se contactaron  con la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. Estaban dispuestos a declarar en la investigación que se seguía contra su ex jefe militar en torno a lo sucedido con los esposos Benigno Sulca Castro y Natividad Ávila Rivera la noche del 17 de junio de 1992.

La señora “yambalista”

El primero en presentarse  ante el fiscal Arturo Campos, en Tocache, fue Ramón Olimar Java, quien, como los otros, declaró con un código de identificación.

Bajo la clave 172, afirmó que en junio de 1992, cuando el capitán "Carlos" era jefe de la Base Militar de Madre Mía, vio detenida en el Puesto de Vigilancia Número Uno (PV1) a una señora que solía vender productos Yambal en la zona.

Se trataba de Natividad Ávila, quien, en efecto, se dedicaba a esa actividad.

"Debo indicar que después de unos días de que la señora ya no estaba en la base, se apareció una señorita preguntando por su mamá, quien era la señora que vendía Yambal y otras cosas, a lo cual mi persona y demás compañeros le respondimos que no sabíamos nada. Luego de esto la chica se puso a llorar", contó.

Después ratificó su declaración fiscal ante el Cuarto Juzgado Supraprovincial de Lima.

También los vieron

Otro de los soldados que brindó su testimonio fue Nemer Flores Ayapi (clave CRH-20). Declaró que él dio seguridad al grupo encargado de detener a los esposos Sulca-Ávila. Asimismo, confirmó que ella fue colocada en un pozo cerca al PV1 (puesto de vigilancia) de la Base Militar Madre Mía. Al día siguiente la reconoció como la madre de su enamorada.

Días después, su compañero "Rambo" le dijo que él y otros soldados habían eliminado a los detenidos.

Además, el conscripto Pedro Olimar Java (clave GMC-66), quien también integró la patrulla que detuvo a los cónyuges la noche del 17 de junio de 1992, refirió que lo hicieron en una camioneta y que él fue otro de los que vio a la señora en el PV1.

"La mujer permaneció en el puente PV1, ahí había un calabozo donde se depositaba a los presos. Yo la he visto al cuarto día después de la detención. El varón estaba en otro calabozo que quedaba detrás de la base, cercano al PV3. No los he vuelto a ver a ninguno de los dos", dijo entonces.

Asimismo, el soldado Gaspar Santillán (clave JAD 27), que fue miembro del operativo militar, declaró que la apresada era conocida como "yambalista".

Posteriormente, estos soldados cambiaron su versión y con ello el curso del caso. Nunca se supo el motivo, pero se especulaba que los habrían sobornado.

La hermana de Natividad, Teresa Ávila, también fue tentada. Le ofrecieron 20 mil dólares para que deje de denunciar la desaparición de su hermana y su cuñado. Este hecho fue filmado y formó parte del expediente judicial.

Ahora, ante la aparición de los audios en los que se habla del presunto pago a un testigo, Teresa espera que se reabra la investigación.

El dato

Con las declaraciones en reserva de los soldados a la Fiscalía de Tocache, se formuló denuncia penal contra Ollanta Humala. Pero ante el cambio de versión de los testigos, la 1ª Fiscalía Superior Penal Nacional archivó el caso. La Sala Penal Nacional y la Corte Suprema lo confirmaron. 

“Ella permaneció en el puente PV1, ahí había un calabozo donde se depositaba a los presos. El varón estaba en otro calabozo”, dijo un soldado.

Hermana. Teresa Ávila nunca dejó de denunciar a Humala.

Evalúan presentar nueva denuncia

El abogado Víctor Álvarez, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, dijo que están viendo la posibilidad de reabrir el caso. 

"Con esta evidencia (los audios) podría presentar una nueva denuncia al fiscal, señalando que hay elementos que muestran que los testimonios en los que se sustentó el archivamiento, por lo menos uno de ellos, fue producto de un soborno; por lo tanto, la sentencia tendría que ser revisada", indicó.

Sin embargo, dijo que es difícil "porque se está frente a resoluciones judiciales de personajes que hoy están en cargos importantes. Pablo Sánchez, actual fiscal de la Nación, confirmó el dictamen de su fiscal superior. Y el que dictó el archivamiento fue César San Martín, ahora juez supremo".

Te puede interesar