Keiko negó haber recibido aportes ilícitos en campaña pero no aclara dudas

Interrogatorio. Fiscal José Domingo Pérez se mostró mortificado pues antes del interrogatorio la lideresa de Fuerza Popular se tomó fotografías con dos servidores, restándole seriedad a la diligencia. La volverían a citar.

29 Dic 2017 | 6:10 h

La excandidata presidencial y presidenta de Fuerza Popular, Keiko Fujimori Higuchi, acudió a declarar al Ministerio Público. El fiscal especializado en lavado de activos, José Domingo Pérez Gómez, la interrogó sobre el financiamiento de sus campañas partidarias de 2011 y los presuntos aportes de la constructora Odebrecht.

Fujimori llegó a la Fiscalía acompañada de su abogada Giulliana Loza Ávalos, quien recién se ha sumado a su defensa. Previamente, un grupo de simpatizantes se había acercado a la sede de las fiscalías de lavado de activos, en la cuadra dos del Jirón Miró Quesada, para darle muestras de apoyo.

PUEDES VER Ministerio Público responde tras queja de fiscal por trabajadores

Un gran número de policías también se hizo presente para dar seguridad a la sede de la Fiscalía y evitar cualquier incidente. Keiko Fujimori llegó cerca de las 10 de la mañana y se retiró cinco horas después, sin dar declaraciones a la prensa.

Esta era la sexta vez que Keiko era citada a declarar sobre los presuntos aportes de la constructora Odebrecht a su campaña electoral y la captación de fondos a través de rifas y cócteles. Las citas se habían venido postergando a pedido de la investigada o de la Fiscalía.

Igualmente, la interrogaron sobre las incongruencias detectadas en los informes de ingresos y gastos presentados a la Oficina de Procesos Electorales (ONPE) y la aparición de "aportantes fantasmas", es decir, personas a las que se les pidió firmar documentos en blanco.

Admiradoras

La seriedad de la diligencia se vio afectada cuando tres trabajadores administrativos del Ministerio Público solicitaron y empezaron a tomarse fotos con Keiko Fujimori, en los momentos previos al inicio del interrogatorio, en dos ambientes de la sede de las fiscalías de lavado de activos.

El fiscal José Domingo Pérez Gómez se mostró incómodo con el proceder de dichos servidores. “Me encuentro bastante mortificado. El despacho que yo jefaturo se encuentra en el sexto piso y es el único despacho fiscal que se encuentra en ese nivel. Ningún trabajador de la Fiscalía de Activos de Activos ha participado en esas fotografías lamentables”, expresó a La República.

El fiscal superior coordinador, Rafael Vela Barba, remitió un informe al fiscal de la Nación. A través de una nota de prensa, el Ministerio Público rechazó la actitud de los trabajadores administrativos que se tomaron fotos, fuera del despacho fiscal, con la investigada Keiko Fujimori, utilizando su horario laboral y ausentándose de sus lugares de trabajo.

Según fuentes de la Fiscalía se trataría de una ascensorista y una técnica del área administrativa que no realiza ninguna actividad relacionada con las investigaciones. Ambas estuvieron acompañadas del administrador de la sede.

Según el informe del fiscal Vela, el administrador de la sede, Wiesse Carlos Peláez Carpio, recibió a la señora Fujimori Higuchi, aparentemente por iniciativa propia.

Fujimori subió caminando hasta el segundo piso, donde las servidoras Angélica Vidal y Margot Terrazas –quien trabaja con Peláez Carpio– le solicitan tomarse las fotos y la acompañan en el ascensor del segundo hasta el sexto piso.

De acuerdo con el personal de seguridad, Peláez Carpió habría tomado las fotos. Había otras dos personas más que no fueron identificadas.

Interrogatorio

Después de la sesión fotográfica con el personal administrativo, Keiko Fujimori entró al despacho del fiscal Pérez Gómez para dar inicio a la diligencia.

Según trascendió, ante las diversas preguntas planteadas por el fiscal, la presidenta de Fuerza Popular negó haber recibido aportes en dinero y bienes de procedencia ilícita para sus campañas electores. Ni personalmente ni a través de alguno de sus colaboradores o los encargados de la tesorería del partido.

En este contexto, rechazó haber recibido aportes de la constructora brasileña Odebrecht. Como se recuerda, en la agenda telefónica de Marcelo Odebrecht, ex presidente de la constructora, se encontró una nota que haría referencia a un presunto aumento de 500 mil dólares a la campaña de Keiko Fujimori en las elecciones de 2011.

Keiko Fujimori defendió la limpieza en la captación de fondos que realiza su partido, aunque no entró en detalles, pues ella no se encarga de esa actividad.

Afirmó que los aportes venían de simpatizantes, militantes, de candidatos y congresistas del partido y la captación de fondos a través de actividades partidarias. Lo que estaba a cargo de la encargados de las finanzas del partido.

Sobre las incongruencias encontradas en los informes presentados a la ONPE y la no consignación de determinados gastos de publicidad, la lideresa de Fuerza Popular indicó que se trató de un error que ya fue corregido por los contadores del partido.

Keiko Fujimori respondió todas las preguntas de la Fiscalía, pero es posible que tenga que volver a declarar. En el interrogatorio no se incluyeron todos los temas de los presuntos aportes de Odebrecht, pues la traducción del interrogatorio todavía no ha concluido.

Servidoras de la Fiscalía se tomaron fotos con Keiko

Minutos antes de presentarse ante el fiscal José Domingo Pérez, la lideresa de Fuerza Popular fue abordada por dos trabajadoras del Ministerio Público, quienes le pidieron varias fotografías. Sonriente, la excandidata presidencial accedió y posó para la cámara.

Gracias a imágenes de video que registraron el momento, se conoció que una de las trabajadoras es Angélica Vidal Encalada, mientras que la otra servidora fue identificada como Margot Terrazas Vda. de Ojeda. Estuvieron acompañadas del administrador de la sede Wiesse, Carlos Peláez Carpio.

Te puede interesar