“Vamos a pasar mucho más hambre”, el temor al default está presente en Venezuela

Crisis y deterioro. El país gobernado por Nicolás Maduro está cerca al abismo, agobiado por su millonaria deuda externa, que alcanza 150.000 millones dólares. Esta semana es decisiva pues sus acreedores se reúnen y tomarán decisiones.

13 Nov 2017 | 6:45 h

Margioni Bermúdez

El dinero no le alcanza, tratarse el cáncer de pulmón es imposible por falta de medicinas, la delincuencia en su barrio campea: Luber Faneitte encarna los males que aquejan a los venezolanos y que podrían agravarse con un default.

PUEDES VER Luisa Ortega: “La única solución para Venezuela es que Maduro salga por una vía negociada”

En el piso 18 de un precario edificio del centro de Caracas, la mujer de 56 años muestra una nevera en la que solo hay agua. En su casa se olvidaron de comer carne por la desbocada inflación, que el FMI proyecta en más de 2.300% para 2018. “Nos remediamos con granos. Un kilo lo rendimos para dos o tres días”, cuenta.

Bolsa de alimentos

Empleada pública, tiene incapacidad médica, debido a lo cual recibe poco menos del ingreso mínimo (de unos 8,7 dólares mensuales al “dólar negro”). Depende de los alimentos que le vende el gobierno a precios subsidiados una vez al mes, en un plan para paliar el agudo desabastecimiento. La última bolsa trajo dos kilos de frijoles, uno de arroz, dos litros de aceite, un kilo de leche en polvo y cuatro kilos de harina. ​Ya se agotó, pues Luber vive con Betzaida, de 36 años, la segunda de cuatro hijos, y tres nietos. Dependen de su sueldo, que podría reducirse 35% si la declaran en invalidez.

Venezuela está al límite de un default, luego de que el presidente Maduro anunciara que buscará “refinanciar y reestructurar” la deuda externa de unos 150.000 millones de dólares. “No sé si eso (el default) es lo que necesita Venezuela para terminar de abrir los ojos. Lo que sí vamos es a pasar mucha más hambre y necesidad”, asegura Luber.

En enero abandonó la quimioterapia cansada de no hallar medicamentos, escasos en 90% según la Federación Farmacéutica. “Una sola pastilla la venden en 5.000 bolívares y necesito una diaria, no puedo costearla”, lamentó.

La mujer se cansó de ir en vano a los hospitales en busca de medicinas y gastarse el poco efectivo, que también escasea. Un enésimo problema que Maduro intenta resolver con el uso masivo del dinero electrónico, pero en el barrio de Luber no hay internet porque se robaron el cableado.

La delincuencia allí está desatada como en casi todo el país. Los tiroteos entre bandas rivales, un peligro constante que la obligó a reubicar las camas para alejarlas de las ventanas. ​“Estoy resignada a lo que Dios quiera”, afirma la mujer, caminando sobre unas sandalias viejas.

Unos días decisivos

El viernes venció una cuota por 81 millones de dólares en intereses de un bono de Petróleos de Venezuela (PDVSA) con vencimiento en 2027, de lo cual aún no hay reportes oficiales del pago.

Hoy lunes se realiza la reunión del comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que analizará en Nueva York las consecuencias del retraso en el pago de 1.161 millones de dólares del bono 2017 de PVDSA.

Maduro acusó a las calificadoras de riesgo de formar parte de una “guerra financiera”. En cambio, destacó las negociaciones en marcha con sus aliados China y Rusia, los mayores países prestamistas de Venezuela, a los que adeuda 28.000 millones y 8.000 millones de dólares, respectivamente.

Especialistas advierten que un default profundizaría la recesión en un país con cuatro años de contracción (36%), inflación descontrolada y una producción petrolera que cayó 23% desde 2008 hasta 1,9 millones de barriles diarios.

Maduro aceptó este domingo, por primera vez, que Venezuela entra en “hiperinflación”, aunque aseveró que es “inducida” por sus adversarios.

Maduro asegura que su país nunca se declarará en default

Maduro aseguró que su país “nunca” se declarará en default, en vísperas de una reunión hoy lunes en Caracas con tenedores de bonos para renegociar la deuda externa, de unos 150.000 millones de dólares. “Han jugado a que Venezuela se declare en default. El default nunca llegará a Venezuela”, dijo. Agregó que Venezuela “siempre tendrá una estrategia clara”, y “es renegociar y refinanciar toda la deuda”. “Que estén claros todos los acreedores y agentes financieros”, sentenció. Expertos dudan del éxito del encuentro, pues las sanciones de EE.UU., que impiden a Venezuela recurrir a fuentes externas de capital, prohíben a sus inversionistas negociar nueva deuda emitida por el gobierno y PDVSA.

Te puede interesar