Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

Mejor leer a Groucho que a Carlos Marx27 Oct 2021 | 7:35 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Con una gran simpatía por el desorden 26 Oct 2021 | 9:42 h

Augusto Álvarez Rodrich.

La confianza tomando dos clonazepam25 Oct 2021 | 6:57 h

Augusto Álvarez Rodrich.

El Gobierno debe empezar a gobernar ya 24 Oct 2021 | 10:29 h

Cerrón pone coche bomba en la PCM

Pedro Castillo dinamita el futuro de su presidencia.

La designación de Guido Bellido en la presidencia del consejo de ministros del gobierno del quizá por muy poco tiempo más presidente Pedro Castillo, pues quizá no llegue ni a diciembre, significa un desafío al país que debilitará profundamente su estabilidad.

Bellido, integrante del partido de Vladimir Cerrón, es un simpatizante abierto de Sendero Luminoso, acusado de apología del terrorismo, defensor de dictaduras como la cubana, y exponente vulgar de la homofobia y la misoginia, es decir, un absoluto impresentable e inaceptable para ser premier.

Su nombramiento confirma que el real patrón del régimen es Vladimir Cerrón, y que Castillo no llega ni a portero del edificio de las ambiciones de su jefe.

Significa un parteaguas parecido al que dividió al país cuando Alan García quiso estatizar la banca en 1987, en donde es imposible dejar de tomar partido.

Y quedará con la mayoría en contra. La designación de Bellido implica que el nuevo gobierno saldrá muy aislado, con el rechazo de un sector creciente de la ciudadanía, el congreso, la fuerza armada, la inversión privada, la iglesia, políticos, técnicos que hasta anoche iban a jurar el cargo de ministros, y hasta del periodismo que, sin simpatizar con Castillo, valoraba el respeto del principio democrático de que gana la presidencia el que logra más votos, y que merece, por tanto, el beneficio de la duda. Como esta pequeña columna.

Castillo, quizá sin tener la capacidad elemental de comprender las consecuencias de la decisión que le impuso Cerrón de nombrar a Bellido, ha dinamitado la ruta de construcción de confianza en él, y ha puesto a su gobierno en la cuenta regresiva hacia un final prematuro, con la posibilidad creciente de una vacancia y de una convocatoria a nuevas elecciones en un plazo breve. ¿Verano de 2022?

Será una frustración grande para los votantes de Castillo que se ilusionaron con la posibilidad de su gobierno, pues lo que está haciendo desde hace unas semanas, y confirmando desde anteayer, es dinamitar su presidencia.

Al poner a un coche bomba en la PCM, Castillo ratifica que no da la talla para ser presidente, que no tiene capacidad de administrar el país, ni de formar un gobierno que sea políticamente viable y sostenible. Qué pena. Es el fin.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.