Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Siembra odio, cosecha violencia23 Set 2021 | 6:18 h

Lucia Solis

Mujeres en medios y al centro16 Set 2021 | 6:22 h

Lucia Solis

Ciudadanas por la igualdad09 Set 2021 | 5:15 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia II02 Set 2021 | 5:44 h

Es ahora

“La ola fascista y misógina es peligrosa. No podemos estar al margen. Es importante tomar posición...”.

A tres días de la primera vuelta electoral hay incertidumbre, hartazgo (sobre todo después de los debates) y una triste y familiar sensación de repetición; esa que tenemos cada cinco años cuando vemos resignadas y resignados aquella cédula con opciones malas y peores, pero que allí están, a la espera de que optemos siempre por lo que sea que para cada unx signifique “el mal menor”.

Los problemas que afectan al Perú son estructurales e históricos. Son demasiados para enumerarlos. Y a las mujeres nos suele tocar lo peor. Es probable que a lo largo de los procesos electorales hayamos reproducido aquello que nos ordena este sistema patriarcal y machista: poner a los demás por encima, ser sumisas y acompañar las decisiones de otros; y nosotras hemos sido funcionales a esto.

La ola fascista, misógina y de odio es peligrosa. Mujeres, disidencias, comunidad LGTBIQ+ no podemos estar al margen. Tratarán de amedrentarnos diciendo que hay problemas más urgentes que los nuestros. Que no son prioridad en esta coyuntura. Pero que tengamos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, a la identidad, a vivir y elegir morir dignamente, una educación laica, con enfoque de género, que deje de replicarse el clasismo, el machismo y la discriminación bajo el espejismo de la “libertad”, la inclusión de poblaciones infantilizadas y discriminadas, tener políticas públicas ecológicas es urgentísimo, es cambiar de estructura, esa que nos ha dejado en el verdadero atraso.

Este fascismo desenfrenado y tan rancio no es difícil de identificar. Solo hace falta escuchar y leer los planeamientos de algunos candidatos cuando les traiciona el inconsciente (aunque lo piensen y digan bien conscientes). Por eso es importante tomar posición. La neutralidad también es una de ellas: que nada evolucione. Pero somos personas, no robots. Tenemos intereses, cosas que defender. Somos humanos. Somos peruanas, peruanos a punto de decidir en qué país queremos vivir y cuál debemos dejar atrás. El momento es ahora.