La pérdida de la audición

El oído es uno de los sentidos que nos permite desarrollar la comunicación.

El oído es uno de los sentidos que nos permite desarrollar la comunicación.

La pérdida de la audición sucede cuando disminuye la capacidad de oír y sucede por la exposición a ruidos fuertes y permanentes y también por el envejecimiento natural de las personas. 

La Organización Mundial de la Salud informa de que 360 millones de personas viven con pérdidas auditivas incapacitantes y que el número de personas en riesgo de sufrir pérdidas auditivas va en aumento. Unos 1 100 millones de personas de entre 12 y 35 años, están expuestas a ello en parte debido a la mayor exposición a sonidos recreativos demasiado fuertes.

Debido a que la audición es esencial para poder hablar, estudiar, participar en la vida social, tener acceso a una mejor situación laboral, etc., la pérdida de audición, sobre todo en países en vías de desarrollo, es un serio obstáculo para los niños. El 60% de los problemas de audición infantiles pueden prevenirse o recibir ayuda muy temprana.

CAUSAS: 

Existen causas congénitas que pueden determinar la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después. Puede obedecer a factores hereditarios y no hereditarios o a complicaciones durante el embarazo y el parto, entre ellas:

- Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo.
- Bajo peso al nacer.
- Asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto).
- Uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.
- Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

En los niños, la otitis media crónica es una causa común de pérdida de audición. Si nota cualquier problema en su audición, si cree que no oye bien, acuda a un especialista de inmediato.

Te puede interesar