La verdad de la mentira

Keiko Fujimori versus El Comercio en caso Odebrecht.

11 Nov 2017 | 6:00 h

La verdad suele ser la primera víctima de la guerra, y eso podría estar ocurriendo en esta lucha por conocer la influencia de las constructoras brasileñas en las elecciones peruanas, a propósito del interrogatorio del fiscal peruano a Marcelo Odebrecht.

La primera reacción ocurrió el jueves en el hemiciclo, cuando la bancada de Fuerza Popular celebró como gol peruano a Nueva Zelanda la versión que le transmitió Edward García, abogado de Keiko Fujimori.

Como lo tuiteó poco después el secretario general de FP José Chlimper, la conclusión del interrogatorio a Odebrecht realizado anteayer en Curitiba sería que este “no conoce a Keiko, nunca le dio dinero a Keiko, y que no le consta que Odebrecht Perú haya apoyado a Fuerza Popular”.

Es una versión que requeriría la declaración de quien era el responsable de la operación peruana de Odebrecht, Jorge Barata, para conocer si esa empresa aportó a la campaña de Keiko Fujimori.

Pero el diario El Comercio trajo ayer una versión firmada por su jefa de la unidad de investigación Graciela Villasís que es distinta y concluyente de lo que habría dicho el jefe de la constructora brasilera.

Según la nota, Marcelo Odebrecht habría dicho que tiene la certeza de que se entregó dinero para la campaña de Keiko Fujimori y otros candidatos en las elecciones 2011; que ‘aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita’ implica que hubo una entrega previa de dinero; y, entre otras revelaciones, que el ‘AG’ en su celular es Alan García.

Si el testimonio de Odebrecht coincide con la versión de Villasís, la reacción de FP el jueves en el hemiciclo sería un psicosocial y pondría en serios apuros a Keiko Fujimori.

Como ya está bastante claro, en el Perú no constituye un delito penal recibir dinero para campañas y no declararlo, pero, como se mencionó el jueves en esta columna, si se aplicara el mismo estándar empleado para enviar a la cárcel en prisión preventiva a Ollanta Humala y Nadine Heredia, pues Keiko Fujimori debiera ir al mismo sitio en breve.

La jefa de FP ha amenazado con una denuncia penal por difamación a El Comercio por su versión de ayer: ‘Odebrecht afirma que financió campaña de Keiko’, agregando se debe corroborar los detalles con Barata.

Solo queda esperar la versión escrita del testimonio de Odebrecht, pero entre una periodista responsable y experimentada como Villasís y el secretario general de FP Chlimper, que en la última campaña protagonizó el escándalo de audios alterados, es fácil sospechar dónde puede estar la verdad y dónde la mentira.

Te puede interesar