El debilitamiento de la fiscalización laboral, un problema que deja el 2017

Balance. El año que pasó deja cosas positivas, como la negociación colectiva en el sector público o la transferencia del CAS en Essalud. Pero también deja algunas dudas.

1 Ene 2018 | 6:00 h

El incendio ocurrido en la galería Nicolini, el pasado 22 de junio, no solo reveló las precarias condiciones laborales a las que son sometidos los jóvenes peruanos, sino también la inactividad del Estado en materia de fiscalización laboral.

¿Qué hemos aprendido tras la muerte de Jovi Herrera y Jorge Huamán, quienes murieron calcinados en un container en el mencionado incendio? Pues, no mucho.

Año de retroceso

Javier Mujica, abogado especializado en temas laborales, considera que el 2017 ha sido un año de retroceso en materia de fiscalización, pues no solo se han reducido las multas a quienes no respeten los derechos laborales, sino también se han limitado las inspecciones a las empresas que realiza la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) a una sola por año.

"Si volviera a ocurrir un incendio parecido en ese edificio de Las Malvinas, en Lima, ya no se podría hacer una inspección laboral. Se han reducido las multas en más del 50%, lo cual es un incentivo a viola la ley laboral. Es más fácil obstruir una inspección de trabajo que cumplir con los derechos laborales", concluye el experto en temas laborales, Javier Mujica.

Más inspectores

El problema es más grave aún si se tiene en cuenta que solo existen 120 inspectores de Sunafil con plenas facultades, según explica Milagros Paz Zegarra, secretaria general del Sindicato Único de Inspectores de Sunafil. La cantidad de fiscalizadores se encuentra muy lejos de los 2.000 recomendados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Este año se ha dado un debilitamiento normativo de la inspección de trabajo. Solo hay 120 inspectores con todas las facultades de fiscalización. Es un tema urgente contar con mayor cantidad de inspectores para fiscalizar los incumplimientos laborales y más con aquellos que ponen en riesgo la vida de los trabajadores", dice Paz Zegarra.

lo positivo del 2017

Sin embargo, no todo ha sido malo en el 2017. Javier Mujica destaca la aprobación de la negociación colectiva en el sector público, pendiente de aprobación en el Pleno del Congreso, así como la transferencia de los trabajadores de régimen CAS de EsSalud al régimen laboral común.

"Esperamos que el Ejecutivo respalde la negociación colectiva. El régimen CAS es discriminatorio y el caso de EsSalud debería convertirse en un ejemplo en el Estado", dice Mujica.

Los problemas del Perú son de alerta internacional

  • Según revela Javier Mujica, existe una queja contra el Perú por no respetar el capítulo 17 del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. El Departamento de Trabajo de EEUU solicitó al Estado peruano un conjunto de medidas para proteger a los trabajadores. "Una situación parecida se ha presentado con el título 9 del acuerdo comercial con la Unión Europea", sostiene.
  • Desde hace nueve meses no hay presencia de los sindicatos en el Consejo Nacional del Trabajo. Para el sector de trabajadores, este espacio no promueve el diálogo con el Ejecutivo, pues muchas de las normas promovidas no fueron consultadas. "Ha perdido su razón de ser", sostiene Mujica.

Te puede interesar